ADIVINANZAS Y CABALLOS – GUSTAVO MIRABAL

La  adivinanza

La adivinanza es una expresión lingüística a través de la cual se plantea una pregunta que incita al raciocinio y pide una solución o explicitación.

Según la real Academia Española (1.947), el término alude a adivinación, acción y efecto de adivinar.

Predecir el futuro o descubrir las cosas ocultas, por medio de sortilegios, o descubrir por conjeturas, alguna cosa oculta o ignorada; tratándose de un enigma, acertar lo que quiere decir; o acertijo, especie de enigma para entretenerse en acertarlo.

Etimología de palabra

El origen de la palabra “Adivinanza” tiene su proceso evolutivo dentro del latín clásico y vulgar:

De la palabra deus (dios) del latín clásico se formo el adjetivo dius, posteriormente divus, y por fin, divinus, de lo perteneciente a un Dios. Este término se aplicaba a lo que tenía que ver con los dioses; el ejercicio religioso, la adoración divina, los sacrificios, entre otros.

Significado de la palabra divinus

Posteriormente divinus  llego  a significar “divinamente inspirado”, inspirado por los dioses, profético. Pasó luego como un sustantivo: adivino, pronosticador, profeta.  Sobre esta base del latín clásico se creó el verbo adivinare (preveer, adivinar), también predecir, pronosticar. En Plinio se halla adivinare, adivinar pronosticar.

El verbo adivinar

Sobre este verbo “addivinare”, es posible que el latín vulgar haya formado el sustantivo “adivinantia”. En el siglo XIII la palabra ADIVINANZA se halla en español en el Libro de Apolonio y en la Vida de Santo Domingo de Silos de Gonzalo de Berceo.

Orígenes de la adivinanza

La adivinanza ha sido un género muy cultivado, tanto por grupos de formación académica así como por las clases populares. Aparece en la historia de la humanidad como un recurso que incita a las personas a poner a prueba su ingenio y su agudeza.

Ha sido una diversión para niños, niñas y adultos; como la describe Rafael Olivares Figueroa “…Es una especie de gimnasia mental en la cual el hombre puede recrearse”. (O. Figueroa, 1.948: 53)

Sentido re creativo de la adivinanza 

Este sentido recreativo acompaña al hombre desde el mismo momento que siente la necesidad de comunicarse, manifestarse delante de los demás seres que le rodean y a su vez le lleva a indagar y profundizar en el origen de las cosas. La antigüedad de la Adivinanza, data de épocas muy remotas.

 

La adivinanza más  antigua

Algunos autores ven como una de las adivinanzas más antiguas, la propuesta por Sansón a los filisteos.

La Adivinanza  en cuestión es la siguiente: Del devorador salió manjar y del fuerte salió dulzura”. La respuesta que Sansón a su enigma está relacionada con una vivencia por el mismo con anterioridad:

“…Bajó pues Sansón con su padre y su madre de Tamnata y al llegar a las viñas de la ciudad, se dejó ver un león cachorro, rugiendo feroz, el cual arremetió contra él. Más el espíritu del Señor entro en el al león, haciéndole trizas….

Esas cosas de la adivinación

Pasando algún tiempo… apartose del camino para ver el cuerpo muerto del león y he aquí me encontró en su boca, un enjambre de abejas y un panal de miel; el que habiendo cogido con las manos, se lo iba comiendo por el camino; y volviendo a unirse con su padre y su madre les dio parte de él y comieron ellos también; más no quiso descubrirles que había tomado la miel de la boca del león…”    (Libro de los Jueces, Cap. XIV: 5-9)

Es Sansón quien hace la propuesta

Sansón  propone el enigma a sus vecinos durante los siete días de convite en su boda; el enigma no fue suficientemente resuelto por los invitados, la esposa de Sansón se vale de ardides para darle la respuesta al enigma a los vecinos y estos durante el séptimo día dan la respuesta: “Que cosa más dulce; ni quien más  fuerte que el león?”. (Libro de jueces, Cap. XIV: 9-18).

 

Una adivinanza en Edipo Rey

Otra de las Adivinanzas más antiguas, proviene de Grecia, siglo V antes de Cristo: Una esfinge que era un animal con cuerpo de león y cabeza humana, personifica al sol entre los antiguos egipcios.

Según una leyenda de la antigua Grecia, en una comarca de Beocia, esta esfinge era un monstruo enviado a castigar a los habitantes de la ciudad de Tebas.

El oráculo anunció la tragedia

Un oráculo había avisado a Edipo, hijo de Layo y Yocasta, que mataría a su padre y se casaría con su madre.  Edipo fue recogido por unos pastores y llevado al rey de Corinto.

Cuando Edipo creció, un oráculo le manifestó su destino; camino hacia Tebas mato a su padre. Para ese momento, la esfinge recorría distintos lugares de Tebas. Creón, rey de Tebas, ofrece su trono y su hermana Yocasta a quien le librara del monstruo.

La esfinge propone la adivinanza

La esfinge propone a Edipo la siguiente adivinanza: “Cual es el animal que camina en cuatro pies por la mañana, en dos al medio día y en tres por la tarde?”.

Edipo acierta; la respuesta a la adivinanza corresponde al hombre, quien gatea durante la infancia, caminando con las dos manos y con los pies (cuatro pies); durante la juventud y la madurez con dos pies y durante la vejez se ve en la necesidad de apoyarse en un bastón (tres pies).

La esfinge vencida, furiosa se precipito al mar. Edipo fue premiado y lo coronaron rey de Tebas y se casó con su madre sin conocerla. (Elemento central de la tragedia griega de Sófocles).

 

Los caballos en las adivinanzas y en los juegos de palabras

La literatura de tradición oral está llena de expresions en las que se juega con las palabras y se expresa la sabiduría popular.

Parte de esta sabiduría popular está muy relacionada con la relación que las personas establecen con on la fauna y con la flora, con lo queéstas les aportan y con la afectividad que se genera en este conocimiento.

En la relación con el mundo animal, existe un conjunto de adivinanazas, refranres, retahilas , entre otras expresiones, que reflejan esta sabiduría. El mundo equino, especialmente el de los caballos, está aquí presente.

No hace falta decir especialmente que la respuesta a las siguientes adivinanzas tienen un sólo protagonista: ¡el caballo!

Desde hace miles de años hemos transportado al hombre; ahora nos lleva escondidos en el motor de su coche.

Cuatro tiene la baraja, también cuatro el ajedrez, muchos hay en los establos, ¿sabes decirme que es?

No lo parezco y soy pez, y mi forma la refleja una pieza de ajedrez.

Lo rascaba llorando de la crin a la cola y en él se iba trotando por una loma.

Si un caballo blanco entra en el Mar Negro, ¿cómo sale?

Noble porte, y bella cola tiene este fiel animal que corre por los caminos con zapatos de metal.
Además de los caballos, los asnos también son considerados en esta amplitud de la fauna, del mundo equino y de las adivinanzas:
La literatura oral proporciona algunas herramientas par el desarrollo de la expresión y la comunicación oral.
Es amena y divertida. Facilita en los primeros años de vida, entrar en contacto con la función lúdica de la literatura.
Permite a la vez, establecer contacto  con espacios de la realidad que quizás sean más difíciles de desarrollar con estrtegias más complejas que requieren el dominio de otros conocimientos.

Referencias Bibliográficas

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/

https://www.unprofesor.com/lengua-espanola/caracteristicas-de-los-personajes-de-edipo-rey-1807.html

https://www.ventadecaballos.es/consejos-equinos/adivinanzas-sobre-caballos/1607

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code