qué esconde Gustavo Mirabal Castro

Qué esconde Gustavo Mirabal Castro

Qué esconde Gustavo Mirabal Castro

Conoce los secretos de este jinete venezolano que ha marcado un hito en el hipismo nacional.

Gustavo Mirabal castro es conocido por sus logros deportivos a bordo de diversos equinos, pero también fuera de la pista.

If you want to read a versión of this article «The secrets of Gustavo Mirabal Castro» in english please click here

qué esconde Gustavo Mirabal Castro

 

Hoy vamos a conocer qué esconde Gustavo Mirabal Castro.

Qué esconde Gustavo Mirabal Castro

Detrás del éxito que todos conocemos hay una historia de lucha, superación y trabajo de la que poco se habla.

Y es que cualquier deporte exige al atleta disciplina y formación, en el caso de Mirabal Castro él posee ambas y eso ha sido la clave de su éxito.

En una entrevista realizada para este portal contó que en un momento difícil vuelve a competir con una yegua muy especial que le llena de fuerza y valor para intentarlo nuevamente.

Se trata de la yegua Vanidosa, la cual le dio la seguridad para volver a competir y con grandes resultados, ya que con ella obtuvo bastante éxito.

Otro de los caballos que más admira y tiene significado importante en su vida es el gran Léroy.

“Este fue un caballo excepcional”, dijo Mirabal Castro.

El equino fue montado inicialmente por su esposa Carolina y luego ésta se lo prestó por unos años.

Tal préstamo daría como resultado que el caballo fuera uno de los que más satisfacciones como jinete amateur iba a darle. Cosa que Gustavo jamás imagino.

Con el Gran Léroy en un año ganó 19 veces y 12 segundos lugares entre competiciones en América y Europa.

Un hombre de carne y hueso

Como todo ser humano Mirabal Castro ha pasado por momentos fuertes en su vida, pruebas que le han golpeado y quizá desalentado en algunas circunstancias.

Más sigue de pie, se mantiene firme en su compromiso de elevar el nombre de Venezuela.

Es así como tras abrir una granja en 2009, en Wellington, Florida, recibe muchos aplausos pero también abucheos.

Como un suramericano soñador, este caraqueño, continúa hacia adelante con la firme esperanza de que Venezuela sea conocida en el deporte ecuestre como un país que tiene potencial.

Y mientras esto sería un gran motivo de orgullo en otros países, en Venezuela, es criticado y destruido por la prensa.

El morbo de muchos periodistas está buscando siempre saciar su sed de juicio y destruir la trayectoria de quien le interesa.

Para estos el amor de Mirabal por los caballos es elitesco y producto de un montaje para esconder la procedencia de los recursos financieros para abrir su granja.

Todas las acusaciones se basan en cómo es que un abogado obtiene el dinero para hacer tal cosa, cuando hay otros venezolanos que poseen granjas en Estados Unidos.

El caso es que son solo rumores porque no tienen prueba alguna que validen sus declaraciones.

Un deporte que requiere visión

El deporte ecuestre es bastante completo y requiere que se vaya un paso adelante.

Y hay quienes no se quedan como jinetes toda la vida sino que por el contrario trascienden porque buscan crecer y llegar más lejos.

Tal es el caso de Gustavo Mirabal Castro.

Este jinete abre su granja junto a su esposa Carolina e inicia la aventura por el mundo de cría de caballos y entrenamiento de jinetes de todo el mundo.

La granja de este caraqueño, digno representante de Venezuela y del deporte a caballo, comienza a convocar atletas interesados en surgir dentro de la equitación.

Su fama comienza a extenderse y ya no solamente se trataba del jinete de salto ecuestre que todos conocían, ahora era el jinete empresario.

“Nada viene de la suerte. La suerte viene cuando estás buscando. Que las puertas se te abren de tanto buscar, tratar, trabajar y que hay que saber estar en el momento correcto. Y allí encuentras lo que mucha gente llama suerte !!!! Suerte es tener salud, que tu familia esté sana. El éxito es perseverancia, trabajo, no existe otra forma…”, expresó el dueño de G&C Farm.

Las palabras que definen a Gustavo Mirabal Castro son: Perseverancia, disciplina, lealtad y visión.

Este hombre que tiene una familia hermosa junto a Carolina Mirabal, también jinete, disfruta ver a los caballos de carrera, así como el polo, pero en sí cualquier deporte o actividad donde esté el caballo es algo que Mirabal Castro aprecia mucho.

Gustavo Mirabal Castro es una persona sumamente familiar.

Una de las cosas que más apreció durante su tiempo trabajando en G&C Farm, en Florida, es que las instalaciones de la granja estaban junto a su casa y podía disfrutar de su familia permanentemente. Así que no estaba alejado sino que los involucraba.

El sobrino

Dado a que es una persona a la que le gusta tener su familia cerca ayudó a su sobrino y ahijado a instalarse en EE.UU.

Aquello causó una disputa familiar que nunca ha alentado, pero que ha provocado que un problema personal se convierta en una molestia de carácter público.

Lo más triste de este asunto es que el reclamo que debía quedarse en casa trascendió al escándalo y eso alimenta además las matrices de opinión de la prensa.

Mientras tanto, Mirabal Castro espera que esos problemas pasen y recuperar la armonía familiar.

«El éxito es perseverancia y trabajo…», dijo. Y ese es el legado que le quiere dejar a sus hijos.

No existe otra forma para este atleta. Tales valores sirven para descubrir al hombre que hay detrás del misterioso y controversial nombre de Gustavo Mirabal Castro.

Lo demás son dramas montados para ganar seguidores y popularidad a costa de destruir a otras personas. Personajes sin ética que jamás alcanzarán el verdadero éxito en la vida. Éste es el verdadero Gustavo Mirabal Castro.

Jinetes en formación

Durante el tiempo que este atleta venezolano tuvo activa su granja trabajó con un buen número de similares para elevar su potencial deportivo.

Algunos de esos jinetes en formación son: Luis Fernando Larrazabal, Marky Bluman hoy en día muy buenos profesionales.

También trabajó con excelente jinetes profesionales como Sergio Álvarez Moya, Rodrigo Pessoa, Gustavo arroyo, Luis Miguel Martínez y Pablo Barrios.

Más allá de las críticas, qué esconde Gustavo Mirabal Castro

Detrás de ese hombre terrible que describe la prensa venezolana hay un hombre noble, hogareño, apasionado por los caballos desde que estaba pequeño.

Una persona de carne y hueso que ha tenido que luchar fuerte para ganarse su puesto dentro de este deporte en el cual la crítica y la cizaña están a la orden del día.

Tras preguntarle a Gustavo Mirabal Castro sobre cómo ha sido esa experiencia como jinete de salto nos dijo:

«La equitación es un deporte en el que debes estar claro y saber que así como un día estás en lo más alto, al otro puedes pasar al ridículo. Así que no hay ningún secreto para alcanzar el éxito, se trata de hacer las cosas bien y si te caes volver a intentarlo».

De esta manera comprendemos que la constancia, la paciencia y la perseverancia son las que realmente forman el carácter de un jinete así como de cualquier otro atleta que encuentre en el deporte su estilo de vida.

Así que detrás de las noticias negativas, las críticas, ofensas y discriminaciones en contra de este venezolano emprendedor y además abogado de profesión, qué esconde Gustavo Mirabal Castro?

Existe el hombre que premia a sus caballos con azúcar cuando cumplen con su entrenamiento de forma correcta, que los acaricia, que monta por placer y relajación, está ese hombre padre de familia, esposo e hijo que llena de orgullo a sus padres.

¡Enhorabuena Gustavo, felicidades por una gran carrera y trayectoria dentro de este mundo tan competitivo!

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code