DERECHOS DE LA MUJER, LA VINDICACIÓN

Artículo # 3 de la serie:

Derechos de la mujer

Derechos de la mujer. Quién fue Mary  Wollstonecraft

 

Vindicación de los derechos de la mujer es la obra más importante de Mary Wollstonecraft.  Nació en Londres en 1759 y murió en 1797. Fue una filósofa y escritora inglesa.  Considerada una figura destacada del mundo moderno, escribió novelas, cuentos, ensayos, tratados  y un libro de literatura infantil.

Rompió paradigmas en su época – Derechos de la mujer

Como mujer del siglo XVIII, fue capaz de establecerse como escritora profesional e independiente en Londres, algo inusual para la época. En su obra más conocida Vindicación de los derechos de la mujer, escrito en 1792, argumenta que las mujeres no son por naturaleza inferiores al hombre, sino que más bien, parecen serlo porque no reciben la misma educación, y que hombres y mujeres deberían ser tratados como seres racionales.

Derechos de la Mujer
Mary  Wollstonecraft

Imagina, asimismo, un orden social basado en la razón. Con esta obra, Mary Wollstonecraft estableció las bases del feminismo moderno y la convirtió en una de las mujeres más populares de Europa de la época.

Incursionó en el mundo de la literatura – Derechos de la mujer

Wollstonecraft ha tenido lo que personas  como Cora Kaplan denominan un “curioso” legado: “para ser una autora activista aficionada a muchos géneros, en el último cuarto de siglo la vida de Wollstonecraft se ha seguido mucho más de cerca que sus escritos.”

Derechos de la Mujer

No fue hasta finales del siglo XIX cuando la escritora volvió a ser aplaudida. Con la llegada del movimiento feminista,  mujeres relevantes  en el mundo de la literatura y con opiniones políticas tan diferentes como Virginia Woolf, autora de Una habitación propia y Emma Goldman, activista feminista y anarquista,  recuperaron la historia de Wollstonecraft y celebraron los “experimentos de su vida”, como Woolf los llamó en un famoso ensayo.

Derechos de la Mujer

Muchos, en cualquier caso, continuaron despreciando el estilo de vida de Wollstonecraft y valorando muy poco su obra literaria.

 

Vindicación de los derechos de la mujer

 

Derechos de la Mujer

Es considerado el primer libro feminista. Es una obra en la que se mezclan varios  géneros expositivos y literarios —un tratado político, una guía de comportamiento y un tratado educacional. Con el fin de discutir la posición de la mujer en la sociedad, Wollstonecraft desarrolla las conexiones entre cuatro términos: derecho, razón, virtud y deber.

Pasión y razón en la escritura del texto.

Cuentan algunos investigadores que esta obra fue escrita de manera muy rápida. Dicen que apenas  necesitó tres  semanas para lograr  su cometido. Esto responde  a la gran motivación de la autora; pues si bien tuvo una vida muy complicada y quizás por estas circunstancias sintió un gran impulso para escribirla.

Derechos de la Mujer

Pese  a ser un libro escrito en el siglo XVIII es de gran actualidad, pues  sus planteamientos  siguen teniendo vigencia en el siglo XXI. Por supuesto, esta vigencia está relacionada  con la lucha que aún mantiene las mujeres, por reivindicar  sus derechos.

En respuesta  a Juan Jacobo Rousseau

Uno de los principales argumentos de Wollstonecraft en Vindicación de los derechos de la mujer es que las mujeres deberían ser educadas racionalmente, de modo que pudieran así contribuir a la sociedad. Wollstonecraft contesta así de forma mordaz al filósofo y educador Jacobo Rousseau, quien sostenía  que  la mujer no necesita educación racional.

Rousseau, como ya sabemos, argumenta en el Emilio (1762) que la mujer debería ser educada para el placer. La mujer debe ser educada  para proteger y embellecer el hogar y debe embellecerse para gradar al hombre Contrariamente, Wollstonecraft mantiene que las esposas deberían ser las compañeras racionales de sus maridos.

Los derechos y deberes están completamente ligados para Wollstonecraft —si se tienen derechos cívicos también se tienen deberes cívicos. Tal y como ella comenta brevemente “sin derechos no puede haber ninguna obligación.

Rechaza las ideas  de Rousseau

Mary Wollstonecraft rechaza los planteamientos de Rousseau cuando dice  que “la mujer debe  ser  el objeto más  deseable y la compañía más dulce para el hombre, cuando éste  quiera solazarse” y piensa la importancia  de un hombre con suficiente  autoridad que ponga final a esta interpretación de la naturaleza femenina.

Esta autora clamaba  por una educación para la igualdad. Clamaba por un hombre que  diera prioridad y ordenara la educación igual para niños y niñas  en 1792.

A propósito de la felicidad

Wollstonecraft establece su alegato en las mismas razones que los hombres habían invocado para justificar un cambio revolucionario. Sucedía entonces que cuando los hombres luchaban por su libertad y por juzgar «por sí mismos su propia felicidad», sin duda era «inconsistente e injusto subyugar a las mujeres», planteaba Mary  Wollstonecraft.

Esta razón no sólo requería el reconocimiento de las mujeres como iguales, sino que las mujeres necesitaban ejercer la razón si querían mejorar sus vidas. La razón posibilitaba que las mujeres dirigieran su vida desde el interior, guiando conscientemente su destino hacia la utilidad activa en la sociedad.

 

El empeño de Mary  Wollstonecraft

Este había sido el propio empeño de Wollstonecraft a pesar de las vicisitudes que había vivido en su propia crianza, educación y empleo. Aunque expresaba admiración por la fortaleza de algunas mujeres, sus esperanzas las ponía en las mujeres como ella misma, de la clase media.

Críticas a las mujeres  “aristocráticas”

Wollstonecraft es sumamente crítica con las mujeres aristócratas y quienes tratan de emularlas. Son para ella desde su opinión, inútiles y artificiales, merecedoras de su desdén por haber sido preparadas meramente para «callejear con desenvuelta elegancia»

Sobre la educación de las mujeres

La racionalidad y la pasión de Mary Wollstonecraft se funden en su discurso cuando habla de la educación y los derechos  de las mujeres y las niñas. Le recomienda  a las madres  seguir caminos totalmente  opuestos  a los que propone Rousseau, si quieren dar a sus hijas una educación para su dignidad  y para ser mujeres realmente libres y dueñas  de sí mismas, si quieren dar a sus hijas una educación para formar  su carácter y su espíritu independiente.

Las mujeres  no pueden pensar  en una educación para la belleza y la fragilidad, la dependencia y la sumisión.

Educación ¿para la debilidad?… – Derechos de la mujer

A través  de todo el libro de Vindicación de las Mujeres, Wollstonecraft reflexiona  sobre los planteamientos que hace Rousseau y  los cuestiona continuamente, pues  no comparte esa idea de la fragilidad, belleza y debilidad  de las mujeres. Rechaza totalmente la tesis de que la mujer debe educarse para  agradar  al hombre.

Las mujeres, pueden ser físicamente más frágiles o más débiles que los hombres y éste es un argumento que el género masculino ha aprovechado histórica y socioculturalmente para mostrar  su poder y su dominio. Esto es lo que conocemos universalmente  como “patriarcado”.

No obstante, pese  a lo dicho anteriormente, esa debilidad física tiene muchas excepciones. Decía  la autora que independientemente  de que podría ser cierto lo de la debilidad  física, ¿por qué  hacer de las mujeres, seres débiles intelectualmente? ¿Por qué afirmar eternamente que las mujeres  nacieron para ser coquetas y para convertirse en el adorno del hogar? ¿Que sucede entonces cuando la belleza se termina o languidece con el paso de los años?

La educación de las mujeres y las niñas

La autora dedica tiempo a estas reflexiones y queda a los lectores  extraer sus propias  conclusiones de estos planteamientos.

Para la autora, el camino para transformar esta realidad es la educación. Sugiere no solo la revisión de las propuestas de Rousseau, sino que hace planteamientos muy concretos  para la educación en la igualdad y para que las mujeres actúen desde sus propias  convicciones  y con independencia.

Hace propuestas específicas para la educación de las niñas, se adelanta  autoras  del siglo XX y XXI. Obviamente fue una mujer muy audaz y un planteamiento muy adelantado para su época.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/

http://www.nocierreslosojos.com/vindicacion-derechos-mujer-mary-wollstonecraft/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code