Victor Espinoza. Resiliencia y Gloria

Víctor Espinoza es un jinete de caballos de pura sangre, quien hasta los momentos ha logrado las siguientes hazañas en las disciplinas ecuestres:

  • En el 2000 ganó la carrera Breeders’ Cup Distaff, montando al caballo Spain
  • En el 2001 obtuvo el tercer lugar en el Derby de Kentucky y el segundo lugar tanto en la carrera Preakness Stakes en Baltimore. Así mismo obtuvo 2do lubar en la Belmont Stakes en Nueva York
  • Ganó las tres carreras que forman la Triple Corona hípica
  • En el 2016 la Copa Mundial de Dubái

Ahora bien, su camino para llegar a tantos éxitos  y glorias como jockey no ha sido nada fácil; puesto que en sus comienzos le tocó apartarse de su pueblo natal en Tulancingo, Hidalgo en México, y dirigirse a la ciudad de México en búsqueda de mejores oportunidades.

En consonancia, esto también limitó que Víctor Espinoza no culminara con éxito la escuela; y una vez que llega a la Ciudad de México, su primer trabajo fue como asistente de choferes.

Luego en su primer intento por ingresar a los Estados Unidos se las ingenió. Aprovecho el cansancio de los guardias y usando los documentos de su hermano se coló en una madrugada.

De hecho, Víctor Espinoza también trabajó como cuidador de caballos y en varias oportunidades durmió en los establos por no poseer el dinero suficiente para rentar una habitación. Estas situaciones fueron muy precarias y se dieron tanto en los hipódromos de México como en Estados Unidos. Sin embargo su capacidad para sobreponerse a las adversidades. La templanza y disciplina forjaron su carácter como persona y profesional en las carreras de caballos.

Los episodios descritos anteriormente, le permitieron a Víctor Espinoza conocer y comprender en profundidad el lenguaje corporal y personalidad de los equinos como seres vivos. Logró conocerlos hasta el punto de saber si un caballo estaba realmente preparado o no para una nueva hazaña.

Es importante destacar, que entre las limitaciones que tuvo este jockey fue su dificultad para aprender el inglés. Esto último incluso provocó que fuera objeto de burlas por sus compañeros de carreras. No obstante, la misma necesidad lo llevó a dominar el idioma para poder comunicarse con sus entrenadores, y entender en Estados Unidos las ofertas de trabajo que le hacían.

Victor Espinoza
¿Sabías qué Víctor Espinoza destina parte de sus ganancias para apoyar instituciones hospitalarias donde atienden niños con cáncer?

La discriminación a la cuál se sobrepuso

Así mismo, como emigrante vivió momentos aún siendo ya famoso, donde le negaban el ingreso a los Estados Unidos. Pero gracias a la asesoría de un abogado siempre cargaba consigo documentos que demostraban ante las autoridades de este país, que era una persona responsable de sus obligaciones, especialmente de los impuestos.

Como emigrante mexicano demuestra que es necesario tener fe, constancia, coraje, fortaleza. Ha demostrado que sobre todo tiene resiliencia para luchar en cada carrera y vencer los obstáculos que se le presentan en su vida.

De igual manera en Víctor Espinoza, se logra apreciar la disposición que tiene por aprender lo más posible sobre el deporte en el que se desenvuelve, amar y disfrutar lo que hace. Este es el componente necesario para poder llegar a la cima del éxito en cada hazaña que se propone.

Finalmente, esta historia deja como lección que es  necesario creer en los seres humanos, en sus destrezas, virtudes y fortalezas. Lo más importante es la satisfacción de poder ayudar a construir los sueños de quienes piensan en grande.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code