Gustavo Mirabal junto a sus amigos y el presidente Donald Trump

El verdadero Gustavo Mirabal Castro

El verdadero Gustavo Mirabal Castro

“Mi sueño fue que el deporte que tanto quiero trascendiera las fronteras de Venezuela y que nuestro pabellón nacional fuera reconocido en la hípica mundial”

Gustavo Mirabal Castro

 

Gustavo Mirabal se inició en el mundo del deporte de salto ecuestre a muy corta edad. Su amor por los caballos surgió a los 9 años de edad cuando su padre lo llevó a las caballerizas del club. Poco tiempo después allí comenzaría la práctica del salto ecuestre.

Paralelamente Gustavo Mirabal Castro se desarrolló como un alumno integral que cumplía con sus compromisos académicos y deportivos. Debido a ello en sus pasos se notaba la marca “Mirabal”. Su padre Gustavo Mirabal Bustillos  estuvo especialmente vinculado al mundo hípico. Fue dueño de un haras en Venezuela, Presidente del Instituto Nacional de Hipódromos y había tenido caballos ganadores. Entre los caballos ganadores se destacaron caballos como Tropigold y Rayo Laser.

Al llegar a la universidad Gustavo Mirabal Castro volvió a tomar la senda familiar. Decide estudiar para Abogado al igual que su padre Gustavo Mirabal Bustillos. Muchas similitudes para ser casualidad lo que indican que la figura paterna marcó el rumbo de su vida.

Posterior a la universidad, Gustavo Mirabal Castro inició su carrera profesional en el Banco Construcción. Poco a poco ganando experiencia profesional se dedicó a su sueño, tener su propio bufete de abogados.

 

Mirabal & Asociados, un bufete para construir los sueños

En la actualidad, Mirabal & Asociados, el bufete de Gustavo Mirabal Castro, tiene más de 10 años ofreciendo sus servicios a clientes de la talla de Toro Capital Sociedad de Corretaje, Mi Casa Entidad de Ahorro y Préstamo, Unicapital Casa de Bolsa, Uno Valores Casa de Bolsa, Veritas de Venezuela, American Bureau of Collection (USA), Hotel Tamanaco Internacional, Inverunion Banco Comercial y la Procuraduría General de la República de Venezuela.

Con esta trayectoria, es de suponer que las leyes serían la más grande pasión de Gustavo Mirabal Castro. La realidad es que nunca las leyes fueron mayor pasión. Su visita a los 9 años de edad a las caballerizas de la Lagunita Country Club fue un momento que dejaría huella en su psique por el resto de su vida. Posteriormente esta huella le haría emprender su más grande proyecto, una empresa de cría y entrenamiento de caballos.

En los primeros momentos, Gustavo Mirabal Castro inició su proyecto en el Alto Hatillo. El Alto Hatillo es una zona conocida por ser frecuentada por la alta sociedad venezolana y por sus deportes de élite como es el salto ecuestre en Venezuela. En ese contexto, Gustavo Mirabal Castro decidió constituir un centro de entrenamiento ecuestre. Años más tarde expandiría su presencia al estado de Florida en Estados Unidos, internacionalizando la marca “Mirabal”. Allí en Florida establecería lo que sería su más grande éxito, G&C farm. G&C Farm llegaría a ser conocido como el “Disney World ecuestre” de Norteamérica.

 

G&C farm, el “Disney World ecuestre”

Con el conocimiento de Gustavo Mirabal sobre los negocios y sobre los caballos como jinete amateur, G&C Farm creció rápidamente y se convirtió en un referente de la localidad de Wellintong, siendo esta una de las comunidades ecuestres más importantes del país norteamericano. Rápidamente adquirió notoriedad en los círculos ecuestre del país Nortemericano e incluso notoriedad internacional.

Gustavo Mirabal junto a sus amigos y el presidente Donald Trump
Gustavo Mirabal y Donald Trump

Siendo G&C Farm un éxito meteórico de un venezolano interesado en levantar la bandera venezolana como referencia del mundo ecuestre internacional comenzó despertar envidias y rencores que al día de hoy se mantienen procurando empañar una obra del esfuerzo y la constancia.

Pronto, G&C Farm fue reconocida en medios como referencia del hipismo internacional y fue denominada por los medios el “Disney World ecuestre”.

Sólo el dinero no pueden construir empresas e instituciones exitosas. Pero de aquellos que no desean ver el éxito y la alegría en otras partes surge la mezquindad. Con oscuras intenciones aprovechando cualquier conexión real o ficticia deciden destruir la imagen de un ser humano.

 

No todo es felicidad en el “Disney World ecuestre”

Ninguna vida e historia que se precie puede ser pura felicidad. La historia de Gustavo Mirabal Castro está marcada por circunstancias especiales que han forjado su carácter luchador y respetuoso.

Recibiendo inquietantes e injustas acusaciones de su propia hermana, Gustavo Mirabal Castro ha tomado la estoica decisión de evitar la confrontación directa. Soportando de manera heroica numerosas injurias. Dichas injurias son especialmente dolorosas por demás al venir de un ser querido. Ella tienen la atenuante de ser vertidas a través del filtro de una inestabilidad emocional de larga data, pero definitivamente diagnosticada en 2009.

La hermana de Gustavo Mirabal Castro, sin mirar ni medir el daño hecho (impedida por su situación psicológica), no sólo ha volcado sus agresiones contra su propio hermano. Estas agresiones han ido contra el resto de su familia, contra las casas de estudio en las que sus propios hijos hacían vida y contra sus vecinos (entre los cuales se cuenta el ex rector del CNE Vicente Díaz). Incluso poniendo en riesgo su propia visa norteamericana a vertido graves acusaciones usando nombres de senadores norteamericanos.

No se puede culpar de todas esas dolorosas situaciones a una persona que no está en pleno uso de sus facultades psíquicas. Es impresionante el esfuerzo de Gustavo Mirabal Castro para evitar una confrontación directa con su propia hermana para evitar perjudicarla, aún siendo atacado pública e injustamente.

Un testimonio doloroso

Estas circunstancias fueron expuestas públicamente por su propio hijo (sobrino de Gustavo Mirabal Castro) en un audio para evitar males mayores ante la falta de previsión de consecuencias de su madre y hermana de Gustavo Mirabal Castro ante la vinculación de su nombre al de un senador norteamericano (consulte aquí el audio ).

Creemos que estas circunstancias han forjado el carácter de la familia de Gustavo Mirabal Castro y así mismo son un testimonio vivo de que tomar por verídica cualquier denuncia de las redes sociales no es razonable ni justo, menos cuando esas denuncias provienen de personas cuya estabilidad emocional se encuentra en tela de juicio.

Al final de su audio, su hijo Gustavo Enrique Arrieche Mirabal, pide la bendición a su madre y le recuerda que siguen siendo familia. El amor de la familia siempre trascenderá cualquier diferencia y son el mejor tratamiento para los males del alma.

Con origen en esto se han suscitado otros ataques mediáticos se han suscitado contra Gustavo Mirabal Castro. Basados en cualquier conexión que sirva para desprestigiarle no se detienen en la verdad. Esos ataques están vinculados a la envidia y a detestar el éxito de los venezolanos en el exterior. Son una mezcla de xenofobia, prejuicios y competencias desleales desde el punto de vista comercial. Todo ello se transfigura para perseguir al éxito y al exitoso, debido a que es una sociedad donde el éxito está mal visto y despierta sospechas.

 

Gustavo Mirabal Castro y su familia
Gustavo Mirabal Castro y su familia

¿Quién es Gustavo Mirabal Castro?

 

Su cercanía familiar, su pasión por las leyes y el trabajo, su trayectoria hablan por sí mismos. Sus palabras y sueños de dejar en alto la bandera de Venezuela en el deporte ecuestre internacional habla de sueños grandes que sólo son para almas generosas.

 

Sólo a través del éxito de G&C Farm, su bufete de abogados y los logros en el mundo del hipismo así como su sólida relación familiar podemos medir al verdadero Gustavo Mirabal Castro. Un soñador que cada noche sueña con caballos y con la bandera de Venezuela en alto mientras suena el himno de su país.

 

 

“Creo haber logrado ese sueño y no sólo Gustavo Mirabal lo relacionan en el deporte, sino que “Gustavo-Venezuela-caballos” es una sola palabra”

Gustavo Mirabal Castro

¿Cómo se ha ganado el respeto Gustavo Mirabal Castro?

Antes de contarles cómo es que este atleta, abogado y empresario venezolano se ha ganado el respeto en el mundo encuentro hagamos un breve recuento de su historia.

De niño su padre estaba al frente del Instituto Nacional de Hipódromos por lo que visitar establos era muy frecuente.

Y prácticamente la familia Mirabal Castro crió a sus hijos muy cerca de estos animales por lo que el pequeño Gustavo desarrolla esta pasión ecuestre.

La misma que con el pasar de los años se convierte en el motor principal de su vida.
Al tiempo que la combina con una vida universitaria y profesional.

Para 1988 este atleta egresa como abogado de la Universidad Santa María, en Caracas.

Comienza a ejercer su profesión y después en Estados Unidos retoma su carrera deportiva.
Siempre dejando en alto el nombre de Venezuela.

Con el pasar del tiempo Gustavo Mirabal Castro da un paso que cambia su vida deportiva.

Empieza a trascender con la creación de su propia granja. Un centro de entrenamiento deportivo para venezolanos y jinetes de todo el mundo.

¿Cómo ha logrado trascender?

Este atleta caraqueño combina su pasión por los caballos con el mayor sueño de su niñez.
Y es que tener un lugar donde pudiera entrenar caballos y capacitar a otros colegas es lo que lo trasnochaba.

Ese sueño se materializa en 2009 cuando abre en Wellington, Florida, G&C Farm.

En compañía de su esposa María Carolina Chapellín de Mirabal comienzan esta nueva aventura en la que entrenan a otros atletas, caballos y además apoyan nuevos talentos.

Es conocido de forma internacional el apoyo que los esposos Mirabal Castro dieron a talentos emergentes.

De esta manera la granja de Gustavo Mirabal Castro se va ganando el respeto y admiración en el medio ecuestre.

Jinetes de otros continentes viajan hasta Florida para ser formados allí.

Lo cual empezó a acentuar la marca: Gustavo Mirabal Castro, G&C Farm, y por supuesto el nombre de Venezuela.

Nación que se veía en lo más alto del podio cuando el atleta venezolano ganaba las competencias en las que se inscribía.

La prensa española suele recordar con mucho agrado la forma en como Gustavo Mirabal Castro celebraba sus triunfos.

Pues siempre que ganaba se daba la vuelta y saludaba al público sosteniendo la bandera de su Venezuela natal.

Este gesto se fue volviendo característico en él, al punto, que ahora es una insignia.

Y cuando se habla de este jinete criollo quienes lo han visto en lo más alto del podio no pueden dejar a un lado el recuerdo de él con el pabellón de su tierra.

El respeto se gana

El éxito no viene solo, siempre está acompañado de una gran historia de esfuerzo.

Asimismo le ocurre a Gustavo Mirabal Castro quien fue muy criticado cuando hizo público su anhelo de abrir una granja.

Incluso un grupo de venezolanos residentes en Miami le instaban a renunciar pues no lo creían capaz de lograrlo.

Mucha gente dice que el deporte ecuestre es elitesco y sólo los grandes y adinerados pueden lograr hacer cosas de tal magnitud.

Pero el piloto criollo no se amilanó y por el contrario se decidió hasta lograrlo.

La determinación ha sido su clave para el éxito.

A pesar de que lo llamaron el “loco suramericano” él no se rindió y siguió adelante.

Esta valentía y coraje es lo que ha caracterizado su vida y carrera deportiva.

El Disney World Ecuestre

Dada la excelencia de este jinete caraqueño al crear su centro de entrenamiento deportivo los medios de comunicación comenzaron a referirse a G&C Farm como: El Disney World Ecuestre.

Algo que sin duda es motivo de orgullo pero también de críticas por parte de otros venezolanos.

Especialmente la prensa de su país que ha puesto en tela de juicio de este atleta así como sus capacidades para gerenciar y crear un negocio de ese tipo.

Lo que no ven quienes critican al caraqueño es que la hípica no es un “antojo de momento” sino una pasión que está en él desde niño.

Por lo que crear una granja para criar caballos y entrenar a otros jinetes no es algo descabellado sino más bien el producto de un sueño.

Luchando por un objetivo

 

Cuando se le ha preguntado a Gustavo Mirabal Castro la razón por la cual abrió G&C Farm su respuesta es enfática.

Él quería que el deporte que tanto ama trascendiera hasta que Venezuela sea conocida en este medio.

Y es que para muchos Venezuela es “sólo béisbol” pero en realidad hay una nueva generación de deportistas que día a día luchan para enaltecer al país.

Sea en Boxeo, Esgrima, fútbol, Natación, Patinaje, Ciclismo y disciplinas, aparentemente sencillas como el bowling, ajedrez, Venezuela está dando la talla.

En este sentido el deporte ecuestre ha cobrado mucha fuerza en ese país suramericano.

A tal punto que hoy día vemos jinetes de la talla de Emisael Jaramillo, Javier Castellano, Pablo Barrios, Gustavo Arroyo, entre otros que luchan por triunfar.

Venezuela tiene grandes atletas que un día aportarán al país más que medallas.

Es por ello que Gustavo Mirabal Castro también ha invertido tiempo y recursos en el respaldo a jinetes talentosos.

Algo que sin duda la prensa española ha destacado mucho en diversas notas de prensa.

El reconocimiento

Hablar en el extranjero de Gustavo Mirabal Castro es hablar de un soñador que logró triunfar.

De un hombre que es abogado pero también ama los caballos, la hípica, las carreras.

Es hablar de esfuerzo, de tenacidad, mucha disciplina y como él dice: de ganas de hacerlo.

Sin el querer no hay el hacer y esto es clave en la vida del deportista criollo que desde España sigue trabajando por el deporte a caballo.

Antes de crear G&C Farm, Gustavo Mirabal Castro era un jinete más en los diversos escenarios del calendario mundial de equitación.

Siempre sonriente y ondeando la bandera de Venezuela en cada triunfo.

Pero en el momento en que da el paso firme y abre su centro deportivo las cosas cambian por completo.

Se muda definitivamente a Florida con su familia y junto con su esposa María Carolina Mirabal dirige la granja.

Juntos empujan ese sueño apoyados por otros grandes jinetes como Rodrigo y Nelson Pessoa, Mark Bluman, Gustavo Arroyo, entre otros.

Es así como estas alianzas dan resultado y llaman la atención.

Entonces el nombre de Venezuela comienza a resonar ya no con Gustavo en una competencia sino con Gustavo como empresario ecuestre.

Llamando la atención

G&C Farm comienza a ser vista como un lugar respetable para entrenar.

Esto gracias al trabajo de Mercadeo que realiza Gustavo pero también a los resultados que sus caballos arrojaban en las competencias.

A medida que pasa el tiempo y sus equinos ganan más compromisos llegan más alianzas.

Es así como el jinete número uno en salto ecuestre (disciplina que practica Mirabal) decide entrenar con el venezolano.

Este par se conocieron en una competencia y desde entonces su pasión ecuestre los enrumbó hacia una gran amistad.

Tiempo después nace una alianza sólida en la que España disfruta del asesoramiento y experiencia de Gustavo Mirabal Castro.

El ataque

Una vez que la granja del caraqueño aumenta su auge y su nombre suena más y más comienzan los ataques.

Ataques hacia la integridad moral, profesional y personal del atleta criollo.

Su nombre no es sinónimo de éxito sino de contienda; Inicia una ola de desprestigio que continúa hasta hoy.

Sin embargo, el piloto venezolano no se ha rendido y sigue trabajando en pro del deporte ecuestre.

El verdadero Gustavo Mirabal vs el Falso

La razón por la que titulamos este artículo “El verdadero Gustavo Mirabal Castro” es porque nos estamos enfrentando a un Gustavo Mirabal Castro FALSO.

Sí, ése que pintan en los medios de comunicación venezolanos como el “jinete que montó su granja a punta de chanchullos”.

Pero en realidad no tienen prueba de esas acusaciones y se basan en suposiciones.

Lo único que hacen es amedrentar, denigrar, subestimar y por supuesto presentar a un atleta como parte de un juego político.

Es necesario que conozcáis al verdadero Gustavo Mirabal Castro.

Un hombre que ha logrado su éxito a punta de trabajo, esfuerzo, pasión y dedicación.

Es curioso que en su tierra natal sea tan difamado y en la prensa internacional, enfatizando en el caso de Europa, sea un jinete tan valorado.

Su trabajo es bien visto y reconocido además, su experiencia es un plus para otros jinetes y personas que ven en su trayectoria un ejemplo a seguir.

Incluso esa imagen de suramericano “loco” por querer construir sus sueños, a pesar de que tuvo muchos obstáculos, resulta admirable.

Todos sabéis que no es fácil como extranjero emprender un negocio y que sea rentable, pero Mirabal Castro ha encontrado la manera.

Él ha resuelto combinar su trabajo de abogado con el de jinete y ello ha dado grandes resultados de los que podéis fijaros.

El poder de los medios

Por otro lado, todos sabemos que la prensa puede enaltecer pero también “sentenciar, juzgar, enterrar” a cualquier personalidad pública.

Y en este sentido aclaramos que detrás de ese mamotreto, esa pantalla que han creado sobre este jinete venezolano, en particular, hay otro hombre que es necesario que conozcan.

El hijo de Gustavo Mirabal Bustillos, abogado, ex político venezolano y amante de los caballos, es un hombre luchador, trabajador, emprendedor.

Su disciplina, carácter y forma de enfrentarse a las adversidades que se le han presentado han hecho que la hípica española lo encuentre como buena referencia.

De hecho, tras su alianza con Sergio Álvarez Moya muchos fueron los cumplidos que le realizaron.
Mensajes de agradecimiento se pueden leer en portales de medios españoles.

La influencia de Gustavo Mirabal Castro sobre el jinete español hizo que éste abriera su propia granja a las afueras de Madrid.

Algo que sin duda es una pasada. ¡Enhorabuena!

2017 un año fenomenal para Gustavo Mirabal

El año 2017 es uno de los que más ha sonado el nombre de Gustavo Mirabal Castro.

Esto se debe a que las victorias formaron parte de muchos eventos en los que compitió.

El Longines Monaco, Longines Cannes y el Longines Madrid tuvieron como ganador al jinete venezolano.

También el Longines Athina resultó ser especial para el jinete caraqueño de salto, tras llevarse el primer lugar.

Mirabal Castro, oriundo de Caracas, Venezuela, destaca durante su participación en el LGCT Cannes tras ubicarse en la segunda posición junto a G&C Jartrum en el Jumping de Cannes – Longines Global Champions Tour.

Posteriormente el piloto criollo se alza con dos primeros lugares en justas muy importantes como:
El Longines Athina Onassis Horse Show celebrado en Saint-Tropez, localidad y comuna francesa ubicada en el departamento de Var y otro en el Longines Global Champions Tour Madrid 2017.

Buena impresión

Sus victorias en las diversas justas hablaron muy bien y de él y de sus caballos, ya que todos los ejemplares con los que compitió fueron entrenados en su granja.

Esto hizo que todo su esfuerzo se viera recompensado y reconocido por los amantes de este deporte.

Quienes encontraron en él a un gran exponente del deporte ecuestre, proveniente de Venezuela y, a un gran empresario.

Por lo que su carrera coge auge y sus equinos respeto, admiración.

Consolida su alianza con Álvarez Moya

El 2017 también es el año donde se consolida su relación con Sergio Álvarez Moya.

Ya que juntos comienzan a trabajar en pro de la hípica española.

El piloto europeo empieza a nutrirse más de la experiencia del criollo, puesto que este se muda a Madrid.

Juntos comienzan a trabajar en el entrenamiento equino y con uno de los caballos de Gustavo Mirabal Castro Sergio se consagra como campeón de España.

No obstante esos resultados traen consigo alabanza por parte de los españoles y la consolidación de su amistad y proyectos.

Uno de los motivos que inspiró a Mirabal Castro para construir G&C Farm es la preparación de atletas y caballos para competir en las Copas del Mundo, Juegos Olímpicos y los Juegos Mundiales Ecuestres.

Ya sea que él clasifique o alguno de sus representantes, es decir, sus pupilos, significa una gran victoria.

Después de todo lo que más mueve a este deportista es enaltecer a su país y hacer de la hípica un deporte más cercano a todos.

Desmontando el mamotreto

Más allá de todas las noticias negativas que circulan en Venezuela sobre Gustavo Mirabal Castro tenemos que deciros algo:

Detrás de ese hombre que dibujan en la prensa de su país hay un hombre apasionado por la hípica, entregado al deporte ecuestre.

Un abogado que llegó más lejos de lo que quizá él mismo se imaginaba.

Tanto así que cuando se le pregunta por qué eligió la hípica como estilo de vida y deporte simplemente responde:

Porque los caballos son leales, hermosos y desde niño se enamoró de ellos. Lo inspiraron aquellos jockeys que de niño veía competir.

Y desde los 9 años se subió a su primer caballo para iniciar una carrera que no ha terminado.

Un recorrido que lo ha llevado a grandes escenarios deportivos, empresariales y familiares.

Puesto que sus hijos saben desde chicos lo que es ir a un establo, alimentar a un caballo, verlo correr y disfrutar de uno de los espectáculos más hermosos que os brinda este deporte:

El ver al caballo en todo su esplendor, sea como corredor de carreras, saltador de obstáculos, ejecutador de los diversos tipos de doma, etc.

La hípica no es un deporte elitesco es un deporte exclusivo para quienes como Gustavo Mirabal Castro están enamorados de los caballos y la vida ecuestre.

 

 

 

 

Fuentes:

https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela

https://www.wattpad.com/497522292-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela-g-c

Transcripción de una entrevista a Gustavo Mirabal Castro

Audio público de “Gustavo Enrique Arrieche Mirabal” https://www.spreaker.com/user/10919853/se-destapo-la-olla-de-la-loca

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/gustavo-mirabal-pasion-ecuestre/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/quien-es-gustavo-mirabal-castro/

http://gustavomirabalcastro.online/2018/11/22/conociendo-a-gustavo-mirabal-2/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code