Cambia tu mentalidad

Cambia tu mentalidad y cambiarán tus finanzas | Gustavo Mirabal

Cambia tu mentalidad

Cambia tu mentalidad

La forma en la que pensamos influye mucho en nuestro éxito o fracaso, en el crecimiento o depresión de nuestro negocio, empresa, familia, etc.

Es por ello que hoy les diremos cuáles son los tipos de mentalidad financiera y el efecto que posee tener una forma de pensar “escasa”.

No obstante, les daremos un par de consejos que de seguro les ayudará a conocer más sobre el tema y experimentar el cambio por ustedes mismos.

Las buenas y las malas decisiones suceden primero en nuestra cabeza: Podemos ver el éxito o el fracaso antes de intentarlo y según lo que hayamos concebido será el resultado.

Sólo como ejemplo, vamos a analizar una persona que tiene en mente emprender una panadería.

Si lo primero que piensa es: “¿quién me va a comprar? ¿Les gustará lo que haré? ¿Y si nadie entra a mi panadería y pierdo todo el pan que horneé?”.

De repente abre el local, inaugura la panadería y los primeros días o semanas no recibe la cantidad de clientes que esperaba, entonces recordará los pensamientos previos al acto de inauguración…

Sus peores miedos se hacen realidad… Aquellas cosas que se imaginó comienzan a rondar por su cabeza... Y finalmente cierra.

Lo que no vio nuestro emprendedor… cambia tu mentalidad

Esta persona no se dio cuenta que tal vez le hacía falta un poco más de publicidad, hacer promociones o jugar con los precios analizando la competencia alrededor…

Y además, si a todo lo anterior le agregaba algo innovador que atrajera a los clientes, quizá habría logrado que entraran aunque sea por curiosidad.

Una vez adentro, una atención sin aparente interés, sólo con el fin de que se sintiera a gusto habría bastado para que el futuro cliente dijera: “Qué agradable venir a este lugar porque tratan bien”.

Ese detalle de quizá darle un café gratis, un dulce pequeño, o un pan pequeño recién salido del horno como obsequio, cumple un efecto positivo y capta la atención del público, esto sin duda hará que ese visitante sea un futuro cliente.

Cambia tu mentalidad

Lo que sucede en el mundo empresarial es que no todas las personas lo conciben de la manera correcta.

En la escuela preparan a las personas para que trabajen en función del dinero. Por ello, pasan toda la vida enfocadas tratando de conseguir un empleo que les de mejor sueldo.

En esa búsqueda dejan sus sueños rezagados y como resultado viven con una constante insatisfacción, buscando dinero a cambio de los mejores años de su vida.

Al final, la mensualidad de la jubilación no es la que esperaban, a veces los despiden tras 20 años de servicio, 30 años de servicio, y les cuesta reinventarse.

Esto ocurre porque en la escuela enseñan a trabajar para otros y no a producir por nosotros mismo y para nosotros mismos.

Fortalezas mentales que impiden el crecimiento – cambia tu mentalidad

Como resultado de esa enseñanza en la que “nacimos para ser el esclavo de un patrono” en vez de ser el patrono, se crean fortalezas que impiden a las personas ver su potencial.

Esto significa que en vez de conocer lo que pueden ser, se quedan sirviendo en el sueño de otro, haciendo crecer la empresa de otro.

Algunas de ellas son: “Ya todo está inventado, qué puedo hacer yo”; “Lo que yo hago no es lo suficientemente bueno, pero lo que hace tal persona sí lo es”; “No tengo dinero suficiente”; “Si tan sólo tuviera todo ese dinero haría tal cosa”, etc.

¡Cambia tu mentalidad! ¡Tú puedes emprender y triunfar! 

Los tres tipos de mentalidad financiera

Tras conocer algunas de esas fortalezas mentales, vamos a hablar sobre los tres tipos de mentalidad financiera: 1- Mentalidad de escasez, 2- Mentalidad de lucha, 3- Mentalidad de abundancia.

A continuación vamos a describir cada uno de estos aspectos.

Mentalidad de escasez

Cambia tu mentalidad

La mentalidad de escasez es aquella en la que la persona prefiere buscar un culpable de su situación financiera…

En vez de reconocer que tiene problemas para administrar bien su dinero.

Una persona con este tipo de mentalidad le echa la culpa al gobierno de turno, al sueldo que percibe, a las “pocas” oportunidades que cree tener.

Siente que es víctima de la usura de los bancos, de los altos impuestos y por supuesto, de lo “mal” que pagan las empresas.

En este sentido, piensa que su situación financiera es el resultado de la “mala suerte” y ansía heredar una fortuna o ganarse la lotería para salir de “su miseria”.

Mentalidad de lucha

Este tipo de mentalidad no tiene que ver con el esfuerzo constante y las ganas de superación, más bien está asociado al despilfarro.

Y es que, quienes tienen una mentalidad de lucha se la pasan pensando en que “si gané dinero hoy me lo gasto hoy”.

Sienten algo de placer gastando lo que tienen y pensando en el hoy, para ellos, el mañana será otro motivo de lucha.

Mientras tanto, “lo que tengo hoy me lo gasto hoy”.

De esa manera viven su día a día y no tienen un fondo de ahorro, un plan cercano que permita crecer económicamente, no piensan en un negocio propio…

Al contrario van de empleo en empleo tratando de obtener un mejor salario, el cual se les va como agua entre los dedos. Suelen ser impulsivos.

Hay una película que sirve para ilustrar este punto se llama: Adicta a las compras, en inglés se encuentra como Confessions of a Shopaholic, es protagonizada por la actriz Isla Fisher.

Aquí les dejamos el tráiler, esta comedia de seguro le hará pensar en cómo está manejando sus ingresos…

Por su parte, Ricardo Gonzales, un coach mexicano de estrategia en aceleración de resultados, sostiene que las personas con mentalidad de lucha son más o menos así:

“Piensan más en la recompensa inmediata, ‘si me lo gané hoy, me lo gasto hoy, ya mañana veré’. Esto genera una sensación de vivir luchando para salir adelante”, describe Gonzales.

Mentalidad de abundancia

¡Cambia tu mentalidad!

Quienes poseen una mentalidad de abundancia no andan creyendo en la suerte, herencias o la lotería.

Son personas que gastan con sabiduría, que administran bien su salario y, sin afectar su presupuesto personal y familiar. Buscan crecer.

En su mente solo hay espacio para un desarrollo personal y una inversión.

Este tipo de personas suelen ser planificados y pueden enfocarse en proyectos que no comprometan su economía.

Generalmente, evalúan antes de invertir, toman el riesgo y tras ese análisis invierten con el fin de aumentar sus ingresos.

Si les funciona entonces lo siguen haciendo y saben al mismo tiempo cuándo detenerse. Piden consejos y no creen saberlo todo.

Son poco impulsivos y predecibles. Nunca gastan más de lo que tienen y saben cuidar su dinero.

Cambia tu mentalidad y verás que tus finanzas serán más saludables, el dinero no se irá como agua entre los dedos y tendrás una vida más amena.

Haz los siguientes ejercicios: Cambia tu mentalidad

Analiza cuál de estas tres mentalidades tienes tú. El primer paso para que todo cambie es reconocer qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal.

En ese sentido, toma cartas en el asunto y comienza desaprender hábitos como: malgastar el dinero, comprar más de la cuenta y derrochar por impulso.

Sólo así comenzarás a ver que tus ingresos alcanzan más de lo que te imaginabas.

Asesórate con un consultor financiero y analiza las opciones para invertir en algo que te genere nuevos ingresos.

Los expertos en el área financiera le ayudarán a conocer cuáles son esas mejores opciones para usted y recuerde esta frase de Roberto Kiyosaki, el autor de libros como Padre Rico, Padre Pobre.

Cambia tu mentalidad

 

Enlaces de interés

www.gustavomirabal.es/ 

https://twitter.com/gmirabalcastro2  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code