El pesebre y el Niño Jesús en Venezuela – Gustavo Mirabal

El pesebre y el Niño Jesús en Venezuela, espacios significativos en la vida cotidiana dicembrina.

Artículo # 96 de la serie

Gustavo Mirabal en Venezuela

El Pesebre, tradición venezolana

En otros tiempos no muy lejanos, cuando las calles se llenaban de aromas  de guisos  de hallacas y las noches  de los callejones, de las tiendas, de las avenidas yde los mercados de los pueblos y las ciudades se llenaba de luces de colores diminuta, tambien  se hacían los nacimientos en prmer lugar y se espaeraba al niño Dios. El pesebre y el Niño Jesús en Venezuela son compañeros inseparables  en nuestro sentir y en nuestras costumbres.

 

Es una tradición venezolana, asumido en muchas familias. con profundo fervor. Hacer el pesebre, no sólo es una tradición y una costumbre religiosa, es una experiencia que se vive en familia. El pesebre y el niño Jesús en Venezuela forman parte de un sentir y un recuerdo que van más allá del tiempo y del espacio.

Si bien es cierto que los tiempos cambian y ya no vivimos  la Navidad como antes en ninguno de los sentidos, también es verdad  que todavía en muchas familias se conserva el calor,  la esencia, el sentido de la Navidad.

Hacer el pesebre es una de las experiencias  que se conservan todavía en muchos pueblos de Los Andes Venezolanos y en otras regiones del país.

Qué es un pesebre

 

Hablar de un pesebre es pensar en la humildad, en la sencillez, en las cosas más sencillas, como diría Aquiles Nazoa. Esa sncilles y humildad están asociadas  con el niño Jesús, el redentor de la humanidad, según lo plantea  la iglesia católica.

Ahora bien, veamos algunas  definiciones  de pesebre:

El vocablo latino praesepe se convirtió, en la lengua española , en pesebre. El término, en su sentido más amplio, refiere al receptáculo o depósito en el que se les deja el alimento a los animales para que éstos puedan comer.

Cuenta la tradición cristiana que  fue en uno de esos cajones donde puso la Virgen a su hijo recién nacido, porque, al no tener sitio en la posada, tuvieron que resguardarse María y José en una cueva de la montaña que los pastores de la zona aprovechaban como cobijo para ellos y sus animales.

“Y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, por no haber sitio para ellos en el mesón” (Evangelio según San Lucas 2, 7.)

También se  relaciona  con la palabra establo, donde pastan los animales: Recinto cubierto en el que se encierra el ganado para su descanso y alimentación. “Todas las noches conduce sus vacas al establo.

Cómo vemos, si hablamos  de humildad, el Niño Jesús no podía haber buscado un lugar  más sencillo para nacer y dar ejemlo de sencillez.

En la tradición cristiana

El uso más común del concepto, es sin embargo, es el que le atribuye la religión cristiana. Se conoce como pesebre o belén a la representación de la llegada al mundo de Jesús, la cual se exhibe en la época navideña, ya sea en los templos, en las casas, en las tiendas o en diversos espacios públicos.

Dentro del catolicismo, por lo tanto, el pesebre es un elemento muy importante durante la celebración de la Navidad. Existen diferentes tipos de pesebres, siendo los más habituales aquéllos en los que se emplean pequeñas figuras para representar la escena del nacimiento.

Es como una representación

De esta manera, un pesebre hogareño puede incluir un establo en miniatura con muñecos que representen a los animales, a los Reyes Magos que siguieron una estrella para ver el nacimiento del hijo de Dios y, por supuesto, al bebé Jesucristo, entre otros personajes (como José y María).

Los pesebres vivientes

Los pesebres vivientes, por otra parte, son aquéllos en los que no se utilizan figuras o muñecos, sino que hay actores que se encargan de interpretar las escenas. En algunos casos, estos pesebres presentan también animales reales, como ovejas o cabras.

El origen del pesebre, Belén o Nacimiento

El origen del pesebre es muy hermos y ha marcado la vida  de millones  de personas  en el mundo.

La representación del nacimiento de Cristo es una tradición de la Iglesia que tiene más de ocho siglo de historia. Comenzó con el Belén de San Francisco de Asís en 1223, situado en Greccio (Italia).

Cuentan que San Francisco era devoto de la Natividad de Cristo y en la Navidad de 1223, cuando se encontraba en la ermita de Greccio, sintió la necesidad de reproducir el misterio del nacimiento, solicitando la autorización del Papa Honorio III.

San Buenaventura (Juan de Fidanza 1217 – 1274), un teólogo y Cardenal italiano, es quien narró este acontecimiento de San Francisco de Asís:

Tres años antes de su muerte, él (Francisco) quiso celebrar en Greccio el recuerdo del nacimiento del Niño Jesús, y deseó hacerlo con toda posible solemnidad, a fin de aumentar mayormente la devoción de los fieles. Para que la cosa no fuese adjudicada a manía de novedad, primero pidió y obtuvo el permiso del Sumo Pontífice.

 

Desde este momento se ha representado el Belén, el nacimiento del Niño Jesús

Ojalá tuviéramos el tiempo suficiente para hacer un recorrido más largo para hablar de esta expresión cristiana que ha llenado el mundo de expresiones literarias, escénicas, musicales, presentes  en todo el mundo. Probablemente  los hagamos progresivamnete, pero de momento queremos centranos en la experiencia venezolana. Queremos hablar  sobre El pesebre y el Niño Jesús en Venezuela.

El pesebre en Venezuela

 

En Venezuela, el pesebre fue introducido por las órdenes religiosas durante la época colonial, que vieron en los pesebres además un efectivo medio de evangelización de los indígenas.

Los religiosos de todos los conventos armaban nacimientos, involucrando en esta tarea a miembros de las comunidades aledañas. De igual forma lo hacían los sacerdotes de las iglesias.

La riqueza cultural venezolana se expresa a través de diversas manifestaciones típicas navideñas tanto de carácter religioso como pagano de las distintas regiones del país y por la múltiple variedad de formas y maneras de arreglar los pesebres.

Los pesebres  de Los Andes

A pesar de la influencia de otras expresiones foráneas y de la imagen de San Nicolás, Santa Claus o Papa Noel como lo llaman otros, o el árbol de Navidad, el pesebre sigue siendo una de las tradiciones navideñas más auténticas y con una riqueza connotativa única. En Venezuela se evidencia especialmente  en la región de Los Andes.
La realización del pesebre es algo más que poner un adorno, porque representa la unión familiar o de una determinada comunidad, donde todos y todas,  cada uno colaboran, ayudan y participan.

Asimismo el pesebre guarda un rito religioso en el cual se encierran bellas manifestaciones fervorosas: fe, esperanza y anuncio de buena nueva.

En el estado Trujillo

De los estados venezolanos, Trujillo es quizás uno de los más fieles a esta tradición decembrina que se niega a perecer ante la invasión de modismos y costumbres ajenas. A eso hay que sumarle que en los últimos tiempos la crisis ha atentado contra dicha tradición. Aun así los trujillanos se las ingenian para mantener vivo ese fervor.

Esta es la época donde, Jesús, María y José, acompañados por los tres reyes magos, la mula y el buey, son puestos en escena en espacios públicos, privados y en cada uno de los hogares trujillanos en el marco de la tradicional instalación de los pesebres durante la Navidad.

Cada año sus autores se las ingenian para conservarlos lo mejor posible, con materiales reciclados y luces de años anteriores, pues  a pesar  de las situaciones  de crisis, la gente  conserva el fervor por la Navidad.

 

El pesebre y el Niño Jesús en Venezuela forman parte de la esperanza, de un sueño, de un comienzo.

El pesebre en Guayana

Una de las tradiciones navideñas que identificó por algún tiempo a los guayaneses y especialmente  a la gente  de Ciudad Bolívar fue realizar recorridos por las calles de la ciudad para admirar la creatividad de algunas personas, que realizaban hermosos nacimientos que cubrían todo el frente de sus casas.

El paseo se hacía en familia y era momento propicio para realizar peticiones y lanzar ofrendas al pesebre.

 

Aunque en la actualidad muchas familias continúan realizando los nacimientos, cada día ha ido mermando esta costumbre de salir “en familia” a disfrutar de los pesebres de Ciudad Bolívar.

El grupo musical Serenata Guayanesa, ha inmortalizado la navidad  venezolana con esta canción Y ha formado parte  de muchas experiencias de encendido de las luces de navidad, de elaboración de nacimientos, entre otras expresiones  de la navidad  venezolana.

 

El pesebre y el Niño Jesús en Venezuela

EL PESEBRE NOS ACERCA  A LA TRADICIÓN RELIGIOSA. EL NIÑO jESÚS, NOS UNE  EN EL AMOR, LA GENEROSIDAD Y LA ILUSIÓN DE LOS  NIÑOS.

Es una costumbre venezolana dar regalos  alos niños y a las niñas. La mayoría de los venezolanos  hemos revisado al lado del nacimiento para ver que nos trajo el Niño Jesús.

Esta es una epxeriencia  de contraste socio económicos, pues mientra muchos niños y niñas  reciben regalos, otros niños de hogares con mucha carencias no pueden recibir  regalos. Este Es otro tema que requiere atención pero lo podríamos tocar  en otra oportunidad. Pero no podemos negar la belleza de la experiencia de hacerle la carta al Niño Jesús.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code