CAPACHO DE MIS AMORES – GUSTAVO MIRABAL

Artículo#57 de la serie:

Gustavo Mirabal en Venezuela

Seguimos viajando por el estado Táchira

Continuamos viajando por el estado Táchira, en compañía de Gustavo, María Gabriela y la abuela Isabel Teresa

El autobús había pasado la ciudad fronteriza de San Antonio del Táchira, con su dinámico aeropuerto y actividad comercial.

 

Llegando a Capacho

El colectivo se fue deteniendo poco a poco y el chofer con un evidente acento andino dijo:

-¡Pasajeros a Capacho!

-Aquí es!-dijo María Gabriela y con un salto llegó a la puerta del autobús lista para bajar.

-Oye abuela, que nota este pueblo-dijo Gustavo con expresión de alegría-es demasiado bonito.

-Tienes razón Gustavo, dijo la abuela Isabel teresa, extasiada- es sencillamente bello.

 

Conociendo la historia del pueblo

Dos niños residentes de la zona se acercaron a ellos y se pusieron a la orden para contarles la historia del pueblo.

-Bueno, de las dos, de Capacho Nuevo y Capacho Viejo-aclaró Francisco de 13 años.

 

Existen dos Capachos

-¿Y por qué dos Capachos?-preguntó María Gabriela.

-Eso fue a raíz del terremoto, en 1.875, que destruyó el pueblo casi por completo y sus pobladores se trasladaron a lo que es hoy Capacho Nuevo-respondió el otro niño, llamado Gregorio que representaba unos 10 años.

-¿Y Capacho Viejo?-preguntó confundido Gustavo.

-Fue reconstruido y ahora está habilitado también-advirtió Gregorio

-Ahora ¿qué quieren visitar?-preguntó Francisco-nosotros podemos acompañarlos.

-Digan ustedes, niños, ¿qué nos recomiendan?-preguntó la abuela Isabel teresa.

 

Con ganas de seguir  conociendo…

-Podemos ir al Parque Zoológico, que es muy grande y tiene una laguna-dijo entusiasta Gregorio-también pueden visitar el Mausoleo del General Cipriano Castro.

-Ah… el que fue Presidente de Venezuela-dijo enfático Gustavo

-Sí, sus restos están aquí y en el museo se pueden apreciar sus pertenencias-dijo Francisco-también les ofrecemos un paseo por el Hato de la Virgen, donde se producen las piñas de mesa más dulces y jugosas del país.

-También pueden ir al Parque Cristo Rey que es muy bonito-continuó Gregorio- a Lomas Bajas, donde tenemos familias de artesanos, que transforman materiales naturales en hermosas piezas de artes…

Tomando decisiones

-¡Ay…que dilema!, como escogemos si hay tantos sitios-dijo preocupada María Gabriela.

-Bueno, creo que debemos conocer primero el Zoológico y el Parque Cristo Rey-propuso la abuela Isabel Teresa-y mañana me gustaría visitar la tumba del Ex presidente Castro y después ir a la aldea Agro turística el Topón.

-O sea que… ¿se quedan?-preguntó entusiasmado Gregorio.

-Por esta noche-asintió la abuela Isabel Teresa.

-Entonces tendremos más tiempo para mostrarles nuestro lindo pueblo y contarles mejor su historia-acotó Francisco, tomando la maleta de la abuela Isabel Teresa con una clara actitud protectora, y preguntó-¿dónde se hospedan?

-Ay hijo…que amable, gracias. Ayúdenos ustedes a buscar un lugar-les solicitó la abuela a los pequeños anfitriones.

¡Que lindo son los Capachos!…pueblo de historia, flores, paisajes y refugio tranquilo.

 

Después de Capacho, Michelena…

Después de un largo recorrido, de verdes montañas y de paisajes, que en algunos casos parecen sacados de un cuento, María Gabriela, Gustavo y la abuela Isabel teresa llegaron a Michelena.

El alojamiento lo realizaron de manera tranquila, como todo en el pueblo. Un airecito frío acariciaba sus rostros y, caminando cerca de la iglesia de San Juan Nepomuceno, se consiguieron a Alirio Albornoz, un profesor universitario, oriundo de la zona, muy instruido, conversador y extrovertido.

 

Estableciendo contactos

-Y ustedes… ¿no son de aquí, verdad?-preguntó el señor Leandro

-No, amigo… ¿se nos nota?-respondió sonriendo la abuela Isabel Teresa.

-Sí, sus miradas delatan la expectativa de ver lo desconocido-dijo alegre Leandro.

-Ah, caramba… ¿Y qué cosa desconocidas tendríamos que ver?- le preguntó la abuela Isabel Teresa, siguiendo el juego a aquél simpático personaje.

-Bueno, este es un pueblo enclavado en las montañas andinas, de gente emprendedora y trabajadora, cuyos antepasados dejaron sus huellas como prueba de su permanencia en la región.

María Gabriela, inquieta como siempre

 

-¿Y cómo es eso?-preguntó María Gabriela

-Que Michelena, niña, no es solo un pueblo hermoso, tranquilo, esencialmente católico y cuna de un ex presidente de Venezuela-dijo Leandro- sino que cuenta también con piezas históricas del pasado que comprueba la presencia, en una época, de culturas propias.

-Que interesante amigo, y… ¿qué cosas exactamente han encontrado?-preguntó la abuela Isabel Teresa.

 

Gustavo recuerda la visita  otros museos

 

-Petroglifos, armas, utensilios caseros-respondió Leandro

-Nosotros vimos varios fósiles en el Museo del Táchira-dijo Gustavo, recordando aquella maravillosa visita.

-Sí, recuerdo todo lo que dejaron sus ancestros: vasijas, cerámicas y cestas-agregó María Gabriela.

 

El legado de los antepasados

 -Además de eso, existen caminos empedrados, cimientos de piedra, rocas con su vértice orientado hacia el sol, que constituyen pruebas evidentes de la presencia de antiguas culturas en nuestro territorio-recalcó Leandro, demostrando un gran conocimiento del tema.

-Dígame, joven ¿dónde se encuentran esos petroglifos?-preguntó la abuela Isabel Teresa, muy interesada.

-Mire, en varios lugares, en la Aldea Uvito en las Peñas, en el Peñon la Aldea Machado, en Piedra Rota.

 

También encontraron unos en la intersección de las vías a San Juan de Colón, Seboruco y Michelena, en la Aldea Vegones y otras-explicó pacientemente Leandro a los visitantes,

Continuó contando que el hallazgo más reciente se efectuó en las inmediaciones de “Los Guamos” en el 2.004, encontraron un fósil de 50 millones de años.

 

Qué  forma tenía este hallazgo

Tiene forma de ave, donde se les reconoce el pico y el lugar en que tenía los ojos.

Tuvieron tiempo de seguir conversando, se sentaron en la placita del pueblo y Leandro narró algunos aspectos de la tradición y costumbres de este legendario pueblo.

 

Nos contaron que

Michelena fue fundada el 4 de marzo de 1.849, después del terrible terremoto que destruyó a Lobatera.

El origen de su nombre

Su nombre  es un homenaje que se le rindió al eminente político y hacendista venezolano Don Santos Michelena, quien tuvo una ejemplar labor en la organización de las relaciones exteriores de Venezuela y de la Hacienda Pública nacional.

A sus gestiones se les debe el arreglo definitivo del pago de la deuda pública de los Estados que habían integrado la Gran Colombia y las conversaciones relacionadas al tratado de límites con  Colombia, llegando a una fórmula con su homólogo colombiano, llamada Michelena-Pombo, que luego fue rechazada por la Cámara de Representantes del Poder Legislativo, en 1.835.

María Gabriela  escribe  en su diario

Diario querido, espero estés muy bien. Tenía muchas  ganas de hablar  contigo y contarte  que  este viaje por Capacho ha sido muy interesante. Descubrimos  que existen dos Capacho y es algo así como que existe un Capacho viejo y un Capacho nuevo, ¿qué tal?…

Me encanta, es  un pueblo precioso. Aquí han nacido personajes  muy importantes  como en todos los pueblos andinos.

Hablando del Pueblo de Michelena

Y en Michelena  también lo pasmos chévere. Gutavo recordó cuando estuvimos en otros pueblos y hemos visto fósiles y arqueología. De pronto Gustavo se entusiasma por  una ciencia que se llama antropología… Jeje… Es que él inventa mucho. No sé  si ahí podrá estudiar los caballos, que  a la hora de la verdad es lo que más  le gusta.

Bueno Diario querido, tengo mucho sueño , vamos  a dormir que mañana hay que levantarse  muy temprano y ya todos  se acostaron. Cuídate mucho.

María Gabriela ha logrado personalizar tanto a su diario que lo trata como a otro compañero de viaje. Es decir, lo trata como a otro hermano.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/

  

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code