LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Es preferible prevenir  que lamentar      

La prevención de la violencia de género es un tema  que debería  ocuparnos  desede la más tiena infancia. Le compete al entorno familiar, al ámbito educativo y muy especialmente, al ámbito jurídico y penal.

Reza una expresión coloquial  “Más  vale prevenir  que  lamentar”. Este decir popular  es válido para  las  experiencias  de todas  las personas y esto,  nos motiva para hacer algunas precisiones significativas.

La violencia de género se ha incrementado

Vivimos en sociedades violentas y esta violencia  se ha incrementado en los últimos  tiempos y dentro de este fenómeno doloros, la violencia machista se torna cada vez más significativo. En este sentido, es urgente, la prevención de la violencia  de género.

Todas las personas contaríamos otras historias y muy diferentes, si la mayoría  de las personas, pudiera estar sensibilizada y formada para prevenir la violencia y  particularmente para prevenir la violencia contra  las mujeres y las niñas.

En este sentido, no sólo es importante considerar la prevención de la violencia  de  género, pensando en las familias y en la educación.

Es necesario llevar esta preocupación a los espacios jurídicos.

Es importante que las abogadas y los abogados  se sensibilicen y se formen en materia de conocimiento de la pprevención y abordaje de la violencia  de género.

Tomar medidas para la prevención de la violencia de género

Más vale prevenir  que lamentar, pues hablar de la violencia hacia las mujeres y las niñas, nos convoca urgentemente  a tomar medidas para la prevención y la  erradicación de la violencia  basada  en género.

Remediar, solucionar es importante, pero mucho más, es prevenir las situaciones problemáticas y dolorosas. La verdad,  no nos hacen falta estadísticas específicas para hablar de un tema tan conocido.

Este problema nos afecta  tan profundamente a nivel mundial y es la violencia  hacia  las mujeres y las niñas, presente en el entorno familiar, en la sociedad en general, en todos los  estratos sociales y económicos.

La violencia de género afecta la dignidad  de las mujeres

Hoy en día, se incrementa la violencia hacia las niñas y las adolescentes en el entorno escolar, sin descontar y mencionando  muy especialmente, la violencia basada en género, sufrida por mujeres, niñas y adolescentes, a consecuencia de los fundamentalismos religiosos.

La violencia de género afecta especial y significativamente a la dignidad y la integridad de las mujeres, las niñas y las  adolescentes y está  basada  en una cultura androcéntrica, de muchos siglos de historia,forman parte de un largo proceso donde las mujeres  son invisibilizadas,  maltratadas y excluidas.

La desigualdad  y la discriminación de la mujer, el no reconocimiento de sus  derechos, un inadecuado desarrollo de las  relaciones de poder entre mujeres y hombres ha marcado una larga historia de desigualdad y de maltrato hacia las mujeres.

 

La Convención Belem Do Pará

La Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar  la  violencia  contra  la  mujer, Convención de  Belem Do Pará (1994) señala  en su preámbulo que la violencia contra las mujeres constituye una  violación de los  derechos humanos  y de sus  libertades  fundamentales y además limita a las mujeres, el reconocimiento, goce y ejercicio de tales y derechos  y libertades.

“…Es una ofensa a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres”

¿Qué establece la Convención?

La Convención de Belém do Pará, establece por primera vez el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia.

Este tratado interamericano de derechos humanos ha dado pauta para la adopción de leyes y políticas sobre prevención, erradicación y sanción de la violencia contra las mujeres, formulación de planes nacionales, organización de campañas e implementación de protocolos y de servicios de atención, entre otras iniciativas; y ha sido un aporte significativo al fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

 

La prevención de la violecia  de género en la Convención Belem Do Pará

Sensibilizar y capacitar a los juristas y a las y los educadores

En este sentido es relevante hacer hincapié en la prevención de la violencia  contra las mujeres y las niñas, partiendo de las experiencias iniciales  en la vida  de todos los  seres humanos, desde la primera infancia.

 

Las normas y las leyes en los medios  de comunicación

En estos  espacios, hoy en día  cobran especial interés los medios  de información masiva, las nuevas tecnologías  de información y comunicación.

Prevención de la violencia  de género

 

Algunas premisas fundamentales

No podemos  avanzar  para prevenir  y erradicar este flagelo de la sociedad, si no partimos  de algunas premisas  fundamentales:

La violencia hacia las mujeres y las niñas constituye un problema  social y de salud pública, que no debemos extraer como una pieza aparte  de este gran rompecabezas que  constituye la realidad.

Es ésta, una realidad que  requiere una  lectura de amplio espectro y debe ser realizada con lentes de género.

Es importante considerar esto último, como una categoría analítica que cruza transversalmente toda la estructura social y puede ser aplicada a todas las áreas del desarrollo social:  lo político, lo económico, lo ambiental, lo social, lo cultural y lo institucional.

La perspectiva de género en las leyes

El género es reconocido como un principio de organización de la vida social (Gómez, 2008) que afecta todo el conjunto de las relaciones sociales.

La diferencia sexual y su construcción social, permean todo el cuadro institucional y normativo de las sociedades modernas.

Hoy en día existen leyes sobre la violencia contra las mujeres en distintos países, pero no siempre se cumplen y se va más allá de textos muy bien escritos.

Es necesario ir a las accciones para la prevención de la violencia  de género.

La violencia de género está  en todos los espacios sociales

Todas las relaciones: económicas, políticas y simbólicas que regulan los intercambios entre los individuos, están modeladas por las jerarquías del género.

Todo ello se expresa en la desigualdad social, económica y política entre mujeres y hombres.

La prevención de la violencia de género comienza por casa

Todo estos aspectos deberían llevarse al estudio de las leyes y a la administración de justicia, lo que se está haciendo teóricamente en algunos países, pero todavía hay mucho trabajo por hacer  al respecto.

Sin comunicación no hay vida ni leyes.

En segundo lugar, la  violencia  hacia  las mujeres y las niñas está profundamente emparentada con las formas  y  relaciones  de comunicación, que obviamente, son relaciones de poder en menor o mayor grado.

La violencia se expresa de distintas maneras y todas estas expresiones, como tales, son registros  comunicacionales que bien vale  la pena  ser estudiados y analizados  en los diferentes ámbitos  socioculturales donde las mujeres y las niñas  son víctimas  de violencia de género.

Violencia no es solo el maltrato físico

No debemos  perder de vista que  violencia  no es sólo golpes y otros maltratos físicos, que la violencia  hacia  la mujer  se alimenta  de las incidencias  de la cultura patriarcal y sexista, de la discriminación por  razones  de género, étnicas, religiosas, socioeconómicas.

Todo ello se expresa tanto en el discurso, en la comunicación verbal, como en las formas no verbales  de la comunicación.

La violencia  de género está  presente en el  proceso de interacción  comunicativa, en el reconocimiento o no reconocimiento del otro, de la  otra persona.

Este es un aspecto fundamental a considerar en el estudio de la violencia  de género y e la posibilidad de crear propuestas para prevenirla y erradicarla.

La educación es importante

En tercer lugar: sin educación no podemos ni prevenir, ni erradicar ningún problema  de la sociedad.

Es imprescindible tomar en cuenta que sólo podemos asumir  la prevención y erradicación de la violencia  de las mujeres y las niñas, si fortalecemos la experiencia educativa  en este sentido.

La prevención de la violencia de género comienza por la educación para la igualdad.

Esta es una responsabilidad  de todos y de todas, pero las instituciones educativas en sus diferentes  niveles, deben dar prioridad al tema que hoy por hoy, constituye un gran problema en todos los  sectores de la sociedad y que incide en los  sectores más vulnerables que sufren todo tipo de discriminación.

 

Sensibilizar y capacitar en los basamentos legales

 

Es una necesidad vital, ésta  de sensibilizar y capacitar nos sólo  a los educadores y educadoras en ejercicio  en los  diferentes niveles  de educación primaria, secundaria y universitaria, también  es preciso sensibilizar  y formar a las y los  gerentes  de la educación, a las y los funcionarios públicos en todos los  sectores  de desarrollo del país.

Preciso es recordar que el derecho que  tienen las mujeres a una vida libre de violencia es un derecho humano y como tal debe ser estudiado y abordado en el ejercicio de la ciudadanía y de la equidad  de género.

Qué es lo fundamental

Para ello es fundamental transverzalizar el tema en la experiencia educativa en todos los niveles y sectores.

Esta  es la base primaria  de la prevención.

Sin educación no podemos transformar ni avanzar en ningún espacio significativo en la vida de los  seres humanos, mucho menos, prevenir, enfrentar los conflictos y erradicar la violencia hacia las mujeres y las niñas.

 

El papel fundamental de los Estados y Gobiernos.

En cuarto lugar, debemos considerar el papel fundamental que  deben ejercer los Estados y los gobiernos para garantizar  a las mujeres y las niñas, una vida libre  de violencia .

Esta responsabilidad  debería traducirse  en la creación y desarrollo de políticas públicas vinculadas con la prevención de la violencia  de género.

 

La violencia hacia las mujeres ha sido  invisibilizada,  tanto en las políticas públicas, como en los medios  de comunicación, en los espacios  jurídicos y de administración de justicia y en la sociedad en general.

Derechos  de las humanas

La omisión de esta obligación deviene en la generación de condiciones para la violación de los  derechos  de las humanas y en consecuencia, violencia contra las mujeres.

Por todo ello es importante hacer énfasis en la necesidad  de profundizar en estas obligaciones en los gobiernos locales y municipales, para incidir directamente en la población, en las diferentes comunidades.

 

En el área jurídica y en el área de salud

No sólo es importante capacitar a todos los funcionarios y funcionarias policiales en la atención de casos de violencia contra la mujer de manera integral.

Es necesaria y  muy pertinente, la capacitación de las personas  adscritas a la red de salud local.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/

https://www.oas.org/es/mesecvi/docs/Folleto-BelemdoPara-ES-WEB.pdf

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code