Paradura, robo y búsqueda del Niño Jesús – Gustavo Mirabal

La Paradura, robo y búsqueda del Niño Jesús tiene lugar después del 25 de diciembre en todos los estados andinos venezolanos.

Esta es una tradición que se mantiene en el tiempo y que pasa de generación en generación. Además los lugareños se sienten muy orgullosos de celebrar esta adoración al niño Jesús.

 

 

Artículo # 121 de la serie:

Gustavo Mirabal en Venezuela

La Paradura, Robo y búsqueda del niño Jesús en los estados andinos

Es una tradición andina que se celebra en Venezuela, en los estados Mérida, Táchira y Trujillo, y con mayor relevancia en los pueblos del páramo y los Pueblos del Sur de Mérida.

Ángeles que cuidan la casa de la Paradura del Niño

La Paradura del Niño se trata de una fiesta tradicional que se celebra por fieles católicos, que consiste en rezar un rosario al Niño Jesús para celebrar que ya puede pararse.

La celebración es muy diversa, según el devoto que la organiza, que va desde lo más sencillo con el rezo del rosario en familia hasta las grandes fiestas con la representación viviente del nacimiento.

La Paradura del Niño se realiza desde el 1 de enero hasta el Día de la Candelaria que es el 2 de febrero. Se hace en familia o con la participación de la comunidad.

Hay paraduras rezadas y paraduras cantadas, donde el anfitrión busca a un grupo de músicos tradicionales para que entonen los versos para agasajar al Niño.

Los dueños de la casa designan a los padrinos del niño, si el Niño Jesús ha sido “robado” de su casa, hay que ir a buscarlo en procesión hasta el lugar donde se encuentra en medio de cánticos.

Una vez en su casa el Niño, se coloca en el pesebre, se reza el rosario, se ilumina con velas y se pasea por la casa para que la familia anfitriona reciba la bendición del Niño Jesús.

Algunas paraduras también se hacen para pagar promesas al Niño Jesús y las personas  se organizan para pagar estas promesas  con familiares y amigos  que  colaboran con la celebración, desde la preparación de los rezos y los cantos, hasta la preparación de las comidas y las bebidas.

La Paradura, Robo y búsqueda del Niño Jesús

Es una de las tradiciones venezolanas  más bonitas de la cultura popular tradicional venezolana.

Tiene lugar en toda la región andina y comienza  a celebrarse después  del 25 de diciembre en algunos lugares y en otros se celebra a partir del 1 de enero hasta el 2 de Febrero, día  de La Candelaria. Tiene sus orígenes en los autos sacramentales y se conserva en el Ciclo de la Navidad  en Venezuela.

Sin duda alguna los más pequeños de la casa disfrutan mucho de esta celebración pues los visten de pastorcitos.

A los niños los visten con camisa de cuadros y un pantalón de kaki mientras que a las niñas las visten con faldas largas y una blusa blanca y las pintan moderadamente.

Estos son los protagonistas de esta bella celebración como es la paradura, robo y búsqueda del Niño Jesús.

Representa la infancia de Jesús

La idea popular de representar la vida del infante Jesús sigue con el Robo, Búsqueda y Paradura del Niño.

Con lo primero se recuerda al niño perdido y luego hallado por su angustiada madre platicando en el templo con los doctores de la ley.

Este hecho es escenificado mediante la idea de hacer desaparecer o robarse de un pesebre la imagen del Niño, irla buscando por el pueblo hasta llegar a la casa donde se sabe está.

Es una representación de calle, semejante, en esencia, a la búsqueda de posada por parte de San José para el nacimiento de su hijo.

Este es uno de los aspectos más fuertes de la vida de Jesús como salvador de la humanidad pues desde que era un bebe su vida corría peligro

Después del hallazgo del niño, la celebración

El hallazgo del Niño genera toda una fiesta de la que no están excluidas la diversión generalizada y el consumo de bebidas espirituosas.

¡Dichosos padrinos
qué dicha tendrán
han paseado al Niño
por todo el zaguán!

Uno de los padrinos, entonces, toma la imagen y la coloca de pie en el pesebre, entre la Virgen y San José. En algunos sitios los padrinos entregan al Niño a la dueña de la casa que es quien hace La Paradura.

Al terminar la ceremonia se agasaja a la concurrencia con bizcochuelos y vino, para dar inicio a la adoración, las peticiones, el rosario, las letanías y el bendito.

Hermosos recuerdos del ritual de la paradura, robo y búsqueda del Niño Jesús en nuestra infancia.

El día de la celebración los concurrentes se agrupan frente al pesebre en la casa de algún devoto, donde un grupo de músicos, cantantes y rezanderos conducen la celebración.

ROBO Y BÚSQUEDA DEL NIÑO

Con antelación, los dueños de la casa designan a una o hasta cuatro parejas de padrinos del Niño, quienes dan inicio a la festividad repartiendo las velas que se llevarán encendidas durante la procesión.

Recordamos  tiempos de nuestra infancia en la que nosostros mismos escogíamos quienes  serían los padrinos de nuestro Niño Jesús en nuestra casa y algunas veces seleccionábamos muchachos de nuestra misma edad, aunque los adultos  no estaban de acuerdo siempre, pero igual nos los aceptaban.

Los cantores y las canciones

Los cantores dirigen la Paradura entonando coplas alusivas a la ceremonia. Los padrinos se dirigen al pesebre y toman la imagen colocándola sobre un pañuelo de seda.

Cada uno de ellos toma una punta del pañuelo y se inicia entonces la procesión o Paseo del Niño alrededor de la vivienda o por el patio de la misma.

En el estado Trujillo, este ritual se conoce como Serenada del Niño, y los creyentes participan en él con rezos y coplas alusivas al acto.

El paseo por la casa y por la comunidad – Paradura del niño Jesús

Este paseo tiene como objetivo lograr que el recién nacido bendiga y proteja el bienestar familiar y asegure la prosperidad de las tierras en los campos.

Al terminar el paseo, la procesión regresa al pesebre frente al cual se realiza el Beso del Niño, acto en el cual los presentes se arrodillan para besar la figura de Jesús.

Seguidamente el dueño de la casa hace la Parada o Paradura, colocando de pie la imagen del Niño en medio de las de San José y la Virgen.

Después de parar la imagen en medio de cantos que celebran el acto, se entonan versos pidiendo a Dios por la salud, protección y fortuna de los presentes durante el nuevo año.

Si la Virgen fuera Andina: Un canto propio de la región

El distinguido canto que suena en las paraduras de niño en la región andina muestra el popular canto de la canción Si la Virgen fuera Andina.

La autora es Isabel Herrera y su música por Luis Morales Bance.

Esta es una canción icónica de  los aguinaldos venezolanos a su vez resalta ese fervor de los venezolanos y por supuesto no puede faltar en las actividades religiosas propias de la época.

Esta es una de las canciones favoritas de Gustavo Mirabal Castro y su familia.

 

Si la Virgen fuera andina

y San José de los llanos

el Niño Jesús sería

un niño venezolano.

 

Tendría los ojos negritos

quién sabe si aguarapados

y la cara tostadita

del sol de por estos lados.

Por cuna tendría un chinchorro

chiquito muy bien tejido

y la Virgen mecería

al Niño Jesús dormido.

El crecería en la montaña

cabalgaría por los llanos

cantándole a las estrellas

con su cuatrico en la mano

Niño Lindo: Otra canción que suena en La Paradura, Robo y búsqueda del Niño Jesús

Esta es una de las canciones para adorar al niño Jesús en el proceso del evento de La Paradura, Robo y búsqueda del Niño Jesús.

Sin duda alguna se siente ese fervor de los feligreses adorando al niño Jesús.

Gustavo Mirabal Castro lo vistieron de pastorcito en una oportunidad que su familia lo llevo a Mérida para que experimentara esta hermosa tradición andina.

Niño Lindo

Ante Ti me rindo,

Niño Lindo,

eres Tú mi Dios (bis)

 

Esa tu hermosura;

Ese tu candor,

el alma me roba,

el alma me roba,

me roba el amor.

 

Con tus ojos lindos,

Jesús mírame,

y sólo con eso

y sólo con eso

me consolaré.

La vida, bien mío,

y el alma también,

te ofrezco, gustoso,

te ofrezco, gustoso,

rendido a tus pies.

De mí no te ausentes

pues, sin ti ¿qué haré?

Cuando tú te vayas

Cuando tú te vayas

haz por llevarme

 

Fuego al cañón: Una canción que hace reír a los que van a la celebración

Esta es una canción que es muy alegre y que muchas veces hacer reír a los que van cantando simulando el ruido del mortero.

 

Fuego al cañón

Fuego al cañón

Para que respeten nuestro parrandon (bis)

Niño chiquitito

Niño parrandero (bis)

Venga con nosotros

Hasta el mes de enero (bis)

 

 

Fuego al cañón

Fuego al cañón

Para que respeten nuestro parrandon (bis)

Esta casa es grande

Tiene cuatro esquinas (bis)

Y en en medio tiene

Rosas y clavelinas (bis)

Fuego al cañón

Fuego al cañón

Para que respeten nuestro parrandon (bis)

 

Celebración y brindis

Para finalizar se hace un brindis, en el cual tradicionalmente se ofrece bizcochuelo o mantecada, vino y miche. Después el rezandero conduce el rosario, al final del cual se cantan romances y décimas.

Luego de finalizar los rezos se le da un beso al niño Jesús representado en un muñeco de yeso y los asistentes besan los pies de la figura.

Este último rito se hace con mucha fe dando gracias por los favores recibidos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code