PAMPATAR TIERRA DE CASTILLOS Y SALINAS – VENEZUELA

 

Pampatar, tierra de castillos y salinas, es uno de los espacios más bellos y luminosos del estado Nueva Esparta

Artículo # 87 de la serie

Gustavo Mirabal en Venezuela

Ese día de acuarelas

Pampatar, tierra de castillos y salinas. De Venezuela, una de las regiones más hermosas. Ese día, el sol amaneció con ganas de pintar de colores el cielo. Y es que no había duda de que ese amanecer era más que hermoso.

María Gabriela, Gustavo y la abuela Isabel teresa terminaban su desayuno, cuando el señor Marcano exclamó: ! Pampatar, tierra de  castillos y salinas!

—Estos amaneceres siempre me recuerdan los paisajes de las salinas.

Gustavo  y María Gabriela se miraron extrañados, mientras Marcano, dirigiéndose a la abuela Isabel Teresa agregaba sus comentarios.

 

Qué  son las salinas

-Seguramente los muchachos no saben qué son las salinas. Son formaciones de sal que el oleaje del mar va dejando sobre la arena.

EnPampatar, tierra de castillos y salinas, al secarse el agua del mar por la evaporación, la sal queda sobre la arena y se hace visible; entonces los “Salineros” la reúnen en las montañitas de sal que por allí se ven. Por eso, Pampatar se llama así, “la tierra de la sal”.

 

Cómo la llamaban los indígenas

 

Los indígenas la llamaban Mampatar, que significa “tierra de la sal” porque antiguamente se sacaba este mineral de allí.

-Bueno -dijo Marcano–, ése será nuestro último destino de hoy. Prepárense para un espectáculo, porque es una tierra de cristales multicolores, morados, rosados, azules y blancos al mismo tiempo, tan lindo como este amanecer –siguió diciendo Marcano. Y supiró repitiendo !Pampatar, tierra de castillos y salinas!

 

Vamos  a Pampatar

 

-¡Hacia Pampatar entonces! – exclamó animada María Gabriela, al tiempo que se ponía en pie y marcaba en el mapa la ruta hacia esa tierra del color.

Antes de salir, tomaron nota de los otros  sitios que querían visitar e hicieron su mapa de rutas para el viaje.

Estuvieron de acuerdo con la idea de ir al Castillo de San Carlos de Borromeo, el Fortín de Santiago de la Caranta, la Cueva del Bufón y, por último, a la hora del atardecer, rumbo a “Las Salinas”. Acto seguido, tomaron el bus hacia Pampatar.

 

Y  muchas  sorpresas

 

Lo bueno de los viajes es que siempre hay espacio para las sorpresas. Y esta vez, Gustavo, María Gabriela y la abuela Isabel Teresa realmente se llevaron una. ¿Por qué? Pues porque lo que habían planificado como un viaje en el tiempo hacia la época de los conquistadores y las batallas, terminó siendo el descubrimiento de uno de los sitios más exquisitos de toda la isla.

Y por exquisito se quiere decir sabroso, pues es en Pampatar donde actualmente existe la mayor diversidad de comidas de toda Nueva Esparta.

 

Comida variadita

 

Por eso, luego de recorrer el Castillo de San Carlos de Borromeo y la Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje, decidieron entrar en un lugar cercano al Castillo donde degustaron un chicharrón de mero y una tortilla de chipichipi.

 

Eleonora, la dueña del lugar, los atendió muy amablemente y se encargó de que los cocineros prepararan todos los platos al frente de María Gabriela y Gustavo, quienes iban tomando nota de los ingredientes y la preparación.

Ellos seguín con una expresión apretada en el pecho !Pampatar, tierra de castillos y salinas!

 

Camino al Fortín de La Caranta

 

Al finalizar el almuerzo, tomaron el camino del Fortín de Santiago de La Caranta, que es una de las edificaciones más antiguas de Margarita, construido casi ochenta años antes que el Castillo de San Carlos de Borromeo.

Pero algo en el camino les recordó el trayecto de Punta de Piedras. Es que a llí estaban comenzando a conocer la Isla de Margarita

Y aquí también hubo una sorpresa, ya que si bien Gustavo y María Gabriela se habían acostumbrado a inventarse batallas en los castillos, aquí debían imaginarse la edificación completa e intentar reconstruirla en su imaginación.

Únicamente quedaban las ruinas desde aquel día de 1626 en que el pirata holandés Enrico Beduino lo destruyó casi por completo.

 

La bahía de Pampatar

 

Entre la caminata, las diversas conversas con los pescadores de la hermosa bahía de Pampatar, y el viaje hacia las cuevas del Bufón, se les fue volando el tiempo y estuvieron a punto de perderse una de sus metas de aquel día: ver caer los colores del atardecer desde el cielo y en la tierra, es decir, llegar a la tierra de la sal.

 

  • ¿Llegaremos a tiempo? –se preguntó Isabel Teresa para sus adentros.

Sin embargo, no había acabado de preguntarse esto, cuando los tres se quedaron sin palabras, disfrutando de un paisaje como pocos: el espectáculo de la luz y los colores en las salinas, con la luz del sol quebrándose en los cristales, reflejándose y multiplicándose por miles y miles de colores al mismo tiempo… Y recordando la frase poética que los tenía atrapados !Pampatar, tierra de castillos y salinas!

 

Gustavo descubre la sal

En eso, Gustavo se agachó y pasó la mano por la piedra. En verdad era sal, la misma con que había adobado los huevos fritos esa mañana, la misma con la que, desde la colonia, había sazonado los platos de esta tierra que bien merece llamarse Pampatar, el pueblo de la sal, los castillos y la sazón.

 

Pero Gustavo desarrolla su espíritu de investigador.

Piensa en actividades que pueden realizarse:

  • Se puede investigar quién fue Luisa Cáceres de Arismendi y cuál fue su importancia en las luchas de independencia llevadas a cabo en Nueva Esparta.
  • Imaginarse que son piratas o corsarios y que el objetivo es arribar a las costas de Pampatar, pasando entre los castillos de San Carlos de Borromeo y Santiago de la Caranta. Marquen el trazado que debe hacer el barco para evitar ser alcanzado por los cañones y llegar a salvo a tierra. Teniendo en  en cuenta que:

-Para atracar, el barco debe pasar por la ensenada de la bahía, es decir, entre los dos cañones.

-Los cañones de ambas fortificaciones tienen un alcance de 2000 metros cada uno.

-Los barcos requieren de 100 m mínimo para desplazarse.

-Para hacer la medición del alcance de los cañones en el dibujo pueden utilizar una regla, teniendo presente que 1 cm equivale a 500 m.

-En el dibujo anexo, los cañones están representados por los puntos gruesos, por lo cual se les sugiere que sea en este lugar donde coloquen la punta metálica del compás.

-¡Ah! No podemos olvidar realizar esta actividad en equipo o entre todos, para lo cual deberán seguir las orientaciones de su maestra o maestro.

 

  • ¡A hundir barcos piratas!

  • Sólo necesitamos una hoja cuadriculada y un lápiz o bolígrafo para cada compañero o compañera (se juega en parejas). Instrucciones:
  • Cada jugador y jugadora puede dibujar  en su hoja cuadriculada dos cuadrados que, a su vez, los divide en unos 12 cuadritos cada lado. En el lado izquierdo vertical del cuadrado se enumeran los cuadritos desde el 1 hasta el 12, y lo mismo se hace con el lado superior horizontal, pero esta vez, con las letras de la A hasta la L.
  • Uno de los cuadrados se usa para apuntar las combinaciones que se dicen al compañero o compañera para no repetirlas. En el otro, se dibujan los siguientes cuadritos: dos de cuatro cuadritos, tres de tres, cuatro de dos y cinco de uno. Los pueden colocar tanto vertical como horizontalmente, pero nunca unidos entre sí…

Y así siguió Gustavo  escribiendo en su libro de notas, desarrollando su imaginación y su espíritu científic, hasta que se cansó de escribir y se dedicó a hacer otras cosas.

Referencias Bibliograficas

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code