DESDE LA BOCA HASTA CHORONÍ, DE NUEVO !

Artículo #41 de la serie:

Gustavo Mirabal en Venezuela

En una sola mirada

Gustavo,  María Gabriela y la abuela Isabel teresa continúan viajando por todo el país. En este momento retoman su viaje por la costa del estado Aragua.

Para realizarlo esta vez conjuntamente con otros turistas, tomaron una lancha desde el muelle de La Boca en Ocumare de La costa, hasta Choroní. Todos juntos y en una sola mirada apreciaron las bellezas  de la costa del estado Aragua.

 

¡Ups! Delfines a la vista!

Luego de tomar la lancha estaban todos de los más  entretenidos, cuando de pronto el señor que la conducía , bajó la velocidad y les pidió que  hicieran silencio y les dijo que  hicieran silencio, que les quería dar una sorpresa. Lo que  la verdad sea dicha, como que no les hizo mucha gracia y hasta se asustaron…

Pero en cuestión de unos tres minutos, escucharon un sonido que  no sabían distinguir, parecían como varios pajaritos hablando, más  que cantando… O parecían como unos monos chillando. ¡Vaya usted a saber!…

De pronto, para sorpresa  de todos, pudieron divisar y escuchar por lo menos a una media docena  de delfines que emergieron de las aguas del mar, con esa belleza grisácea y ese espíritu danzarín que transmite tanta alegría.

Los delfines vistos por los viajeros desde la lancha

¡Qué bellos! Comentaban todos los viajeros mientras los veían. Esta era la hermosa sorpresa que les deba el conductor  de la lancha, al parecer con mucho conocimiento y experiencia en estas lides. Sabía  que en cualquier momento aparecerían los delfines.

Los delfines fotografiados  por Gustavo y María Gabriela

Entonces, llegaron a Choroní

Llegaron a Choroní, al reconocido pueblo de Puerto Colombia. Allí divisaban a Playa Grande.  Comentaron que es una playa hermosa, de oleaje moderado y bordeada por palmeras. Desde allí se fueron hacia el pueblo.

 

Los pescadores tejen las redes en la orilla del mar

A penas llegaron, les llamó particularmente la atención la cantidad  de pescadores sentados a la orilla de la playa tejiendo sus redes. Algunos hacían nuevas redes, otros, las reparaban, con sumo cuidado y dedicación y mientras tejían contaban y recordaban historias entre ellos.

 

Una santa que nació en Choroní

 

Otro dato importante de Choroní es que aquí nació la Madre María de San José. ¿Ven esa casona grande que está frente a la plaza? Es la casa donde ella nació. Ahora es una especie de santuario y de museo al mismo tiempo.

-Ya entiendo. Aquí nació la monjita que visitamos en el santuario de Maracay- comentó María Gabriela y siguió hablando y hablando que  es lo que más le gusta hacer.

 

Pensando, hablando y soñando, escuchando el sonido del río…

 

Así continuó María Gabriela con sus pensamientos, la abuela Isabel teresa con su conversación y Gustavo con sus anotaciones, mientras caminaban hacia la posada donde se quedarían. En el silencio de la noche, los tres podían escuchar los sonidos y la fuerza del río, que pasaba detrás de la casa.

 

La fiesta de Santa Clara

 

Qué suerte tienen nuestros viajeros; coincidieron con la celebración de las fiestas patronales del pueblo de Choroní, la celebración en honor a Santa Clara de Asís. En la mañana fueron a la misa y conocieron la iglesia que estaba preciosa, llena de flores, y la virgen estaba iluminada. Asistió mucha gente. Luego hubo muchas actividades para los niños y niñas, y en la tarde comenzaron los golpes de tambor. Asistió gente de los pueblos cercanos para celebrar en grande.

 

El viaje de regreso

No se imaginan la de peripecias que todavía les tocó vivir a nuestros queridos  viajeros. Al día siguiente después de la celebración de Santa Clara, la Abuela Isabel Teresa, Gustavo y María Gabriela emprendieron el viaje de regreso a Maracay.

Por el camino iban hablando de toda la experiencia, Gustavo comentaba que en esta visita a Choroní no habían montado los caballos de Don Simón, pero aún así consideraba que la experiencia había sido extraordinaria también. Había llovido mucho y como suele ocurrir en la carretera de Choroní hacia Maracay, se producen algunos deslizamientos  de tierra. Había pequeños derrumbes, pero con la precaución  de la mayoría de los choferes, lo carros podían pasar. Pero, ¡oh! Sorpresa!, llegó un momento en el que se encontraron unas piedras enormes  atravesadas y aquí  se hizo imposible avanzar.

 

 

Intercambio de vehículos

 

En medio de la sorpresa, la angustia y la confusión de los viajeros  que iban de regreso de Choroní hacia Maracay y los que iban rumbo a Choroní, no hallaban  qué hacer… Bueno, no les quedó más remedio que esperar hasta que aparecieran las máquinas que removerían las piedras, como ocurre siempre.

 

La abuela Isabel Teresa, Gustavo, y María Gabriela se quedaron “boqui abiertos” cuando se dieron cuenta que dos jóvenes choferes intercambiaron las llaves de sus respectivos carros y con las mismas se cambiaron de lugar y públicamente fijaron la hora del encuentro al día siguiente en la ciudad de Maracay, 11 de la mañana, en un restorancito que quedaba frente  a La Maestranza de Maracay.

La confianza, un valor de significativa trascendencia

 

Esto se llama confianza en el otro. La verdad fue una situación que los dejó reflexionando a todos. ¡Qué maravilla cuando logras ponerte en lugar de la otra persona y  puedes entender sus necesidades! En este caso ambos  jóvenes tenían urgencia de llegar  a Choroní y a Maracay respectivamente y sin conocerse siquiera, intercambiaron sus vehículos para resolver sus respectivas  emergencias.

María Gabriela, ambos escribieron sobre este viaje

 

Uno de las comentarios de María Gabriela en su diario: “Debo decirte querido diario que  unos muchachos intercambiaron sus carros cuando nos quedamos parados  en la carretera y no sabíamos  si nos iban a rescatar. ¿Qué tal? … Increíble, cerramos  con broche de oro, como dice mi abuelito y también la abuela Isabel Teresa”

Gustavo en su libro de notas, se puso más filosófico: “Yo nunca había  visto esto.

¡Qué nota! Bueno, la verdad es que me puso a pensar, me acordé que una vez un amigo me pidió mi álbum de la colección de barajitas de la hípica para ayudarme a completar y me dijo que yo podía  hacer lo mismo con su colección y a mi d no me dio confianza y no lo acepté… De pronto hubiera sido bueno y ambos nos hubiéramos ayudado. Así es la vida…”

 

Referencias bibliográficas

http://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/el-verdadero-gustavo-mirabal-castro/

http://www.gustavomirabal.es/uncategorized/gustavo-mirabal-en-el-mundo-ecuestre/

https://www.gustavomirabal.es/equitacion/el-hipismo-en-venezuela-tiene-nombres/ 

http://gustavomirabalcastro.online/

https://www.instagram.com/gustavomirabal.es/

https://www.linkedin.com/in/gustavomirabalcastro/

https://twitter.com/gmirabalcastro2

http://about.me/gustavomirabal

https://www.google.com/search?q=imagen+del+pueblo+de+Choroní&tbm=isch&source=iu&ictx=1&fir=MEJ2gcCJz9NImM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code