ROCINANTE EL CABALLO DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA – GUSTAVO MIRABAL

La figura del caballo en la literatura.

En el mundo de las artes literarias el caballo ha tenido un protagonismo excepcional. En muchas de las expresiones del arte literario está presente como un motivo relevante, bien sea, como personaje principal o como co protagonista.

El caballo ha estado presente fundamentalmente  en la literatura épica, en las  grandes epopeyas de la literatura universal, como la Ilíada, La Odisea, Los Nibelungos, La Canción de Roldán. Basta con recordar el emblemático “Caballo de Troya” de la Ilíada,  Babieca, el caballo (la yegua) del Cid Campeador, por  poner  sólo unos ejemplos.

No olvidemos la importancia  de las novelas  de caballerías, en las que las aventuras  desarrolladas  en este género literario estaban centradas  en un contexto muy específico donde caballos y caballeros y sus actos heroicos protagonizaban una trama de acontecimientos  históricos y fabulados, que envolvió a buena parte de la humanidad durante los siglos XVI y XVII.

Posteriormente la figura de los caballos y el mundo equino en general ha poblado las expresiones literarias, tanto en prosa como en poesía, en fábulas, cuentos, novelas y otras expresiones literarias.

Miguel de Cervantes y Saavedra, creador del personaje que nos ocupa.

Ciertamente, antes  de detenernos en Rocinante, el caballo de Don Quijote  de la Mancha, deberíamos detenernos un poco en la novela escrita por Miguel de Cervantes y Saavedra, El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha…

Miguel de Cervantes y Saavedra. Nació en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547 y murió el 22 de abril de 1616 y según algunos de los historiadores fue enterrado el 23 de abril, razón por la cual se celebra en esta fecha el Día Mundial del libro.

Escritor novelista, poeta y dramaturgo español.

Es considerado la máxima figura de la literatura española. Es universalmente conocido, sobre todo por haber escrito El ingenioso Hidalgo Don Quijote  de la Mancha que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal. Se le ha dado el sobrenombre de Príncipe de los Ingenios.

Algunas  de las obras de Cervantes:

Miguel de Cervantes escribió además del Quijote, otras  novelas  entre las cuales  podemos mencionar: Rinconete y Coratdillo, La española inglesa, El licenciado Vidriera, La fuerza de la sangre, Novela del casamiento engañoso, el celoso extremeño, entre otras novelas.

También escribió teatro. En el género de la tragedia histórica, sus obras  más reconocidas  se cuentan El cerco de Numancia y el  Trato de Argel.

Escribió algunas comedias: El gallardo español, El laberinto del amor, La gran Sultana Doña Catalina de Oviedo, La casa de los celos, El juez de los divorcios, entre otras expresiones de la comedia.

El ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha

 

Portada de la obra El Ingenioso Hidalgo Don Quijote  de La mancha

Don Quijote de la Mancha​ es la novela más importante de las letras españolas,  escrita por el español Miguel de Cervantes y Saavedra. Publicada su primera parte con el título de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha a comienzos de 1605. Dicen los críticos que es la obra literaria más leída después de la Biblia.

(https://es.wikipedia.org/wiki/Don_Quijote_de_la_Mancha#Tem%C3%A1tica ) Consultada 23 de julio de 2019

En 1615 apareció su continuación con el título de Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha.

El Quijote de 1605 se publicó dividido en cuatro partes; pero al aparecer el Quijote de 1615 en calidad de Segunda parte de la obra, quedó revocada de hecho la partición en cuatro secciones del volumen publicado diez años antes por Cervantes.

 La obra que desmitifica las novelas  de caballería

 

Es la primera obra genuinamente desmitificadora de las obras de caballería, por su tratamiento burlesco.

Alonso Quijano, pierde el sentido después de leer muchas novelas de caballería. Pierde el juicio y en medio de su locura emprende un sinfín de aventuras.

La riqueza temática de esta obra de arte, es tal que, en sí misma, resulta inagotable.

Supone una re escritura, recreación o cosmovisión especular del mundo en su época. No obstante, pueden dibujarse algunas directrices principales que pueden servir de guía a cada lector.

El tema central de la obra gira en torno a si es posible encontrar un ideal en lo real. Este tema principal está estrechamente ligado con un concepto ético, el de la  libertad en la vida humana.

Podemos leer El Quijote muchas veces  en nuestra vida y siempre le encontraremos un nuevo sentido. Por esto es una obra maestra.

 

Palabras que marcaron la historia de la literatura y de la humanidad

En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que  vivía un hidalgo de los  de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

Una olla de algo más  de vaca  que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos  los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura, los domingos consumían las tres partes de su hacienda…

(Inicio del primer capítulo de Don Quijote  de La Mancha, edición de 2004, publicada por la Real Academia Española de La Lengua Española)

Son estas las primeras palabras de la novela El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes y Saavedra, publicada por vez primera en 1604.

Por qué estas  palabras  nos transforman…

Estas palabras transforman la vida de la humanidad, en la medida que muchas personas  las repiten, no sólo los estudiosos de la literatura, sino también aquellas personas  que las han escuchado alguna vez, pronunciadas  por sus maestros, por sus profesoras y profesores de castellano y literatura, o por otras personas  con ciertas características de erudición.

Estas palabras transforman la humanidad, porque  son las primeras  de una obra clásica  de la literatura española y de la literatura universal.

Una obra que nos habla del sentido de la vida y que nos pone frente a dos experiencias concretas: el idealismo representado por Don Quijote y la concreción de la realidad, el pragmatismo representad por su escudero Sancho Panza.

 Rocinante: el caballo del Quijote

Podríamos decir tanto y al mismo tiempo no decir nada sobre este personaje que ha formado parte de tantas historias y sobre el cual se ha escrito de manera infinita.

También podríamos describirlo y compararlo con otros caballos históricos, legendarios. Podríamos inclusive, como hemos hecho alguna vez, escribirle cartas o crear monólogos centrados en él.

Podríamos escribirle y cantarle una canción, como efectivamente ya se ha hecho y en algunos casos se le atribuyen características  de caballo alado como Pegaso.

Una canción para Rocinante

Canción del grupo Asfalto (1978), en homenaje a Rocinante (el rocín de Don Quijote), y a esa historia universal que nos dejó Cervantes “El Quijote de la Mancha”, con imágenes e ilustraciones de la comarca de la mancha.(JOSS)

 

Rocinante y Don Quijote, aparejados en ideales

En fin, podríamos seguir recreándolo de mil maneras. Sin embargo, en esta oportunidad nos conformaremos con recordar que Rocinante, fue el compañero de Don Quijote

Conjuntamente, con su escudero Sancho Panza, también fue sancionado varias veces, cuando el ingenioso Hidalgo caía en algunas de sus aventuras alocadas y en su afán idealista por conquistar el mundo y ayudar  a los desamparados.

Ciertamente, todos los que nos hemos acercado a la literatura y muy especialmente, a la literatura española, recordamos la historia de Alonso Quijano, un hidalgo que se hizo llamar de Don Quijote de la Mancha. 

Recordamos a este héroe, caballero y soñador andante, que quería ayudar a los pobres y lograr el amor de Dulcinea del Toboso (Aldonza Lorenzo) y que además, tenía un escudero que se  llamaba Sancho Panza.

Escogiendo el nombre del rocín  del Quijote

Para la elección del caballo, el que debía acompañarle en sus labores y aventuras, Don Quijote pensaba que su caballo debía tener  “un espíritu libre”. Debía poseer una fortaleza inquebrantable para superar los obstáculos que se le presentaran en el camino:

«Cuatro días se le pasaron en imaginar que nombre le pondría… y así después de muchos nombres que formó borró y quitó, añadió, deshizo y tornó a hacer en su memoria e imaginación.

Al fin le vino a llamar Rocinante, nombre a su parecer alto, sonoro y significativo de lo que había sido cuando fue Rocín antes de lo que ahora era, que era antes y primero de todos los rocines del mundo»

En todo ese recorrido, su caballo rocinante siempre acompaña al Quijote  y se convierte en una especie de co protagonista.

Vemos cómo Rocinante acompaña a Don Quijote de la Mancha en sus aventuras. La literatura refleja el vínculo especial entre humano y caballo.

Sin duda alguna, es un lazo que se ha formado desde épocas remotas y se sigue viendo en nuestros días.

Rocinante, el corcel único

El corcel Rocinante proyecta ese espíritu, ímpetu y fuerza que va acompañando a Don Quijote en todas sus andanzas.

La fantasía de Alonso Quijano embellece y aumenta la figura de Rocinante, que en realidad era un caballo enjuto, muy delgado, casi raquítico, pero a los ojos de su caballero andante era un corcel robusto, muy bien plantado, fuerte y vigoroso.

Pero en cierta forma sí era todo esto por lo que representaba. Sobre sí cargaba el espíritu de la aventura, la bondad personificada, los ideales  de justicia y libertad.

Su cabalgadura llevaba nada más y nada menos, que al máximo representante  de la literatura universal, el personaje de los grandes ideales  de la humanidad.

Cervantes escribe su propia parodia en el prólogo del Quijote

Cervantes  parodia la costumbre de incluir exagerados versos encomiásticos entre los preliminares de los libros publicados.

De hecho, Cervantes, parece seguir el consejo del amigo ficticio del prólogo que encuentra al autor suspenso y perplejo ante la falta de sonetos laudatorios con que adornar su libro.

Este  amigo imaginario le ofrece la solución más sencilla: el mismo novelista puede escribirlos, poniéndoles nombres históricos o inventados.

Lope de Vega,  Rival de Cervantes

 Cervantes  critica a su contemporáneo, Lope de Vega, cuyas obras escritas inmediatamente antes de la publicación de la Primera parte del Quijote, contienen un abundante surtido de sonetos encomiásticos, muchas veces escritos por el mismo Lope de Vega.

Además, Cervantes hace alusiones poco veladas y tremendamente irónicas a su gran rival en todos los poemas.

En este aspecto, el diálogo entre Babieca, montura del Cid, y Rocinante es la composición más irónica entre todas. Al convertir a los autores en equinos (que en la literatura burlesca y en la tradición popular denotan estupidez, obstinación y carnalidad).

Cervantes satiriza la mayor vanidad ostentada por sus semejantes: el auto engrandecimiento.

Rocinante y Babieca

Este soneto cierra el prólogo de la primera parte del Quijote. Aparece entre los poemas agrupados bajo el título Al libro de don Quijote de la Mancha. En esta conversación entre el caballo del Cid y el de don Quijote la ironía de Cervantes raya a gran altura contraponiendo el hambre a los ideales y haciendo un juego de palabras con el nombre de Rocinante y el nombre de Babieca.

 

DIÁLOGO ENTRE BABIECA
Y ROCINANTE

 

Soneto

  1. ¿Cómo estáis, Rocinante, tan delgado?
    R .Porque nunca se come, y se trabaja.
    B. Pues ¿qué es de la cebada y de la paja?
    R. No me deja mi amo ni un bocado.
  2. Andá, señor, que estáis muy mal criado,
    pues vuestra lengua de asno al amo ultraja.
    R. Asno se es de la cuna a la mortaja.
    ¿Queréislo ver? Miraldo enamorado
  3. ¿Es necedad amar?
    R. No es gran prudencia.
    B. Metafísico estáis.
    R. Es que no como
    B. Quejaos del escudero.
    R. No es bastante.
  4. ¿Cómo me he de quejar en mi dolencia,
  5. si el amo y escudero o mayordomo
  6. son tan rocines como Rocinante?https://es.wikipedia.org/wiki/Soneto_dialogado. Consulta, 23 de julio de 2019

Babieca y Rocinante

No son gigantes, son molinos de viento…

 

Uno de los capítulos más hermosos del Quijote  es el capítulo  de Los molinos de viento. En este capítulo, perteneciente  a la primera parte  de la novela, Don Quijote cree avizorar unos gigantes horrorosos que  quieren causar daño y arremeten contra él su Rocinante y su escudero.

Sancho Panza le insiste  en que  nos  son gigantes, que so sólo molinos  de viento, que tenga cuidado que  puede lastimarse. Pero Don Quijote hace caso omiso a estas  advertencias y embistió contra uno de los molinos, saliendo gravemente heridos él y su caballo Rocinante. Sancho Panza trató de hacerle entra en razón y lo ayudó a  levantarse.

Sancho Panza, en el fondo de su corazón también es un idealista, sino lo fuera, no acompañaría  a su señor en estas aventuras.

Un caballo particular

Rocinante adelgazó y aún así «es mejor montura que los famosos Babieca del Cid y Bucéfalo de Alejandro Magno», dice un párrafo de la novela.

Desde el principio de la novela El Quijote idealiza  a todos sus personajes, idealiza especialmente  a su caballo Rocinante.

Una historia que recorrió el mundo

Desde que se publicara por primera vez a comienzos de 1605, la historia de Don Quijote, aparte de llegar a todas las partes del mundo, ha servido de inspiración tanto para músicos, guionistas de cine y televisión, y por si esto todavía no fuera suficiente, se han hecho historietas, como la de Quijote (del 2000)

Don Quijote de la Mancha y su gran caballo Rocinante han traspasado fronteras e idiomas, siendo una historia conocida en cualquier lugar de la tierra.

El amor del Quijote por Rocinante

El amor del Quijote por su amigo Rocinante ha servido de ejemplo y admiración, incluso ha inspirado a muchos, en su trato hacia los caballos.

Para los dueños de caballos así como todas las personas que una forma u otra tratan con caballos. Esta relación de Don Quijote de la Mancha con su caballo Rocinante es todo un ejemplo a seguir.

Ha cambiado la perspectiva, son amigos, compañeros de equipo, miembros de un todo para lograr el bien común.

Caballo y humano, más allá de la literatura

Un caballo y un humano forman un maravilloso equipo y esto se puede observar en los máximos triunfadores de las competencias ecuestres. Donde el vínculo que los une así como la sinergia de equipo los hacen brillar.

La obra de Don Quijote de la Mancha y su caballo Rocinante han dejado una en el mundo de la literatura. Pero no sólo eso ha tenido el privilegio de ser leída por distintas generaciones en distintas épocas e incluso la forma de ser percibida en las diferentes culturas del planeta.

Pocas obras literarias han corrido con tan semejante suerte de gozar de una larga trayectoria como Don Quijote de la Mancha y su caballo Rocinante.

En el pasado, en el presente y en el futuro los caballos siguen cumpliendo un rol fundamental en la vida del hombre. Por lo tanto sigue siendo una fuente de inspiración para los creadores de obras literarias, esculturas, pinturas, películas entre otros.

De generación en generación

Muchas generaciones disfrutaran la riqueza de esta obra literaria. Posiblemente ya no en los polvorientos libros, sino desde sus teléfonos inteligentes, la esencia del mensaje sigue siendo la misma.

Rocinante, el caballo del Quijote, aunque según las características físicas no son nada atractivas,  seguirá conquistando  a muchos lectores en el planeta. Pues su lealtad va más allá de cualquier cosa, sin duda alguna los animales nos dejan una gran lección.

Uno de los equinos más famosos de la literatura, el cine, los cómics y las obras de arte ese es Rocinante.

El idealismo y los sueños, más allá de las posiciones políticas y las empresas de la vida.

En todos los lugares  del mundos, en todos los países ha habido y siempre habrá gente con ideales y con ganas de cambiar las  cosas.

Siempre nos encontraremos con personas  con ganas de luchar y de transformar la realidad en aras de la justicia y de la libertad.

Espíritus Quijotescos

En Venezuela, como en otros países, existen los líderes  y los partidos políticos, podemos mencionar  a los copeyanos, lo adecos, los Masistas, los revolucionarios de ayer y de siempre.

Los profesionales de todas las áreas: abogados, educadores, médicos, empresarios, entre otros, luchan por sus ideales y por la transformación del país.

Igualmente padres e hijos en las familias y todos con un espíritu quijotesco, tratan de avanzar en la aventura de transformar la realidad, probablemente en su mayoría acompañados por  sus escuderos y con su Rocinante , su fiel y valiente acompañante.

Referencias Bibliográficas

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/

https://cvc.cervantes.es/literatura/clasicos/quijote/edicion/parte1/versos_preliminares/nota_versos.htm

https://www.youtube.com/watch?v=x8qOn2pwf3E

https://es.wikipedia.org/wiki/Soneto_dialogado

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code