Montar a caballo

Montar a caballo es una cuestión de confianza | Gustavo Mirabal

Montar a caballo es una cuestión de confianza

Montar a caballo

Cuando una persona decide practicar la equitación, hacerla su estilo de vida, debe saber que el montar a caballo es una cuestión confianza y destreza.

Para que exista un dueto exitoso en la disciplina ecuestre se requiere de dos actores: El hombre y el caballo.

Ambos deben trabajar en la construcción de la confianza, porque si no están seguros los resultados pueden ser desastrosos.

El mundo equino el caballo y el jinete tienen la responsabilidad de llevarse bien para que las cosas marchen de la forma correcta.

Ninguno de los dos va a progresar si no hay confianza, si no se entienden por algún motivo.

Así que voy vamos a enfocarnos en cómo construir esa relación con el animal.

montar a caballo

Cómo construir una relación de complicidad con el caballo

Para construir una relación sólida con el caballo tiene que existir confianza. Es la única forma en que el animal responde ante una instrucción.

De no confiar en el humano, el animal creerá que es un extraño y no le hará caso.

Es como si un hombre da una orden a otro, sin conocerlo, y pretende que le obedezca. Primero deben conocerse, crear empatía, de lo contrario lo ignorará.

Lo mismo sucede con los caballos. Son animales muy sensibles y requieren de comunicación. Algo que al hombre le cuesta porque siempre quiere hacer las cosas a su manera.

Pero, en el mundo animal, especialmente en el equino las cosas funcionan de otra manera.

El animal intenta acercarse en la medida que ve que el humano no representa peligro para él.

Los caballos perciben lo que pasa a su alrededor y pueden conocer las intenciones con que una persona se acerca. Por lo que, si notan que no es bueno, salen corriendo o reaccionan de forma defensiva.

Así que el primer paso para construir esa relación es acercarse con cariño, respeto, mostrándole al caballo que no tiene nada que temer.

El animal necesita saber que lo vas a cuidar y tal seguridad hará que él se conecte contigo, al punto que también te cuidará.

Una vez que esa conexión esté creada va a responder a lo que le digas porque confía en ti.

Como el caballo te ve

El caballo es un animal inteligente, con una memoria increíble que pareciera tener un puerto USB en el que va almacenando tus pasos, tus estados de ánimo, actitudes con él, etc.

Esa es la razón por la que puede armarse concepto sobre ti y decide acercarse o no.

Generalmente, cuando un caballo evita acercarse a una persona, relincha, lanza patadas, mueve bruscamente la cabeza de arriba hacia abajo, y se nota inquieto, es porque percibe algo que no le gusta o si antes ha estado en contacto con esa persona, no tiene buenos recuerdos.

Los caballos tienen la particularidad de que, aunque el pase el tiempo, si tuvo una mala experiencia con una persona o situación en particular, lo tiene presente en cuanto lo ve y reacciona de acuerdo al grado de la lesión.

Los equinos son emocionales, por eso hay que dirigirlos de la forma correcta.

Y la base de todo es la confianza. Sin confianza no existe la complicidad.

Montar a caballo por placer ocasional

Si no eres de los que planea una vida o carrera en la equitación pero te gusta montar a caballo ocasionalmente, presta atención.

No importa la excusa con la que te acerques a estos animales, si no eres un conocedor del mundo ecuestre necesitarás ayuda de alguien que sí posea conocimientos en esta rama.

Dar un paseo a caballo sin saber manejar las riendas es un peligro, porque si por algún motivo el caballo se asusta y no lo sabes controlar, podrías estar en riesgo.

Las caídas son dolorosas y muchas veces traen consigo fracturas, heridas leves o graves, dependiendo de la intensidad del momento.

Incluso, hay jinetes que han perdido la vida y muchos otros recuerdan sus años de gloria desde una silla de ruedas.

Así que ponte en contacto con un guía o instructor para que antes del paseo, os enseñe qué es lo que debes hacer para no lesionarte.

En este sentido, recuerda que durante el paseo debes estar tranquilo y acostumbrarte al modo de caminar del caballo.

Este movimiento natural del animal es bueno para la salud, científicamente está comprobado.

Recuerda: Si vas a dar un paseo a caballo, pide consejos al instructor, pídele que te explique lo básico y no presiones al animal.

Ten en cuenta que el acelerador de este animal se lo pones tú con el movimiento de las piernas. Si presionas demasiado con tu pierna, entenderá que quieres que vaya más rápido, cuando tú quieres todo lo contrario.

Trata al caballo con respeto y tendrás un aliado

La clave para que el caballo confíe en ti se llama: RESPETO.

Si tratas al caballo con respeto, éste verá que eres una persona confiable y por lo tanto, será amable y no se molestará si le pides que haga algo.

Él correrá, saltará, etc, porque sabe que sobre sus lomos lleva a una persona respetuosa, que no lo tratará mal.

Así que si tratas bien al caballo éste será un gran aliado.

De hecho, esa es la idea, que tanto el jinete como el caballo sean un gran equipo.

Beneficios de montar a caballo

Entre los beneficios que produce el montar a caballo se encuentra la mejora del equilibrio tanto vertical como horizontal.

Se fortalecen el abdomen, los glúteos, las piernas y la espalda. A medida que otras áreas del cuerpo se contraen regulando el tono muscular.

El hecho de subirse al caballo y estar atento a los movimientos que este hace, a cómo reaccionar cuando se asusta, etc, hace que estemos concentrados, y promueve una planificación motora.

La coordinación motriz y la falta de reflejos son cosas que cuando se monta a caballo se pulen.

Una de las cosas que más se promueve dentro de la equinoterapia es el manejo de las emociones y la confianza, por lo que, el montar a caballo resulta terapéutico.

Sin embargo, ese efecto lo causa tanto en personas sanas como en quienes por alguna razón necesitan la terapia con estos animales.

De hecho, es la sensibilidad de los caballos y su capacidad para comunicarse con el hombre, lo que hace que dicha terapia sea posible.

La concentración es algo que produce el montar a caballo

Cuando se suban a un caballo deben estar pendientes de todo lo que sucede alrededor.

El caballo se podría asustar, y, si eso sucede querrá salir a rienda suelta, sin embargo, allí es cuando la clase previa con el instructor tiene que ser recordada. Ya que deberás hacer que el caballo entre en razón.

De lo contrario te puede tumbar.

Es necesario que prestes atención a la charla que da el guía del paseo ecuestre, así como del entrenador si eres un jockey principiante.

Como ves la concentración y planificación para casos inesperados, son dos elementos que se agregan a la lista de beneficios producidos por montar a caballo.

Otra cosa importante que hace que la equitación o paseo a bordo de un equino sea positivo para la salud, es que relaja.

 

 

 

 

 

Enlaces de interés

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code