Gustavo Mirabal Castro

Gustavo Mirabal Castro, el último hombre que falta por ser reconocido en EE.UU  | Albertonews

Gustavo Mirabal Castro, el último hombre que falta por ser reconocido en EE.UU  | Albertonews

Gustavo Mirabal Castro

Gustavo Alberto Mirabal Castro, es un abogado e hijo del prominente adeco y ex
gobernador de Caracas, Gustavo Mirabal Bustillos.

Mirabal amasó una gran capacidad para gerenciar proyectos gracias a sus vínculos magistrales con importantes figuras champions, que le permitieron convertirse en un poderoso profesional del derecho y las finanazas con oficinas en los Venezuela, Estados Unidos, Dubái y España.

Gustavo Mirabal Castro, es además el testigo fiel de cómo diseñar un esquema de emprendimiento que enaltece a la nación mediante la adquisición de un lugar para entrenar caballos de salto.

Un negocio que estaba concurrido en el estado de Florida, sin embargo, trascendió lo local y  logró gran aceptación pública tanto de Estados Unidos como del mundo.

“Una fuente ultra confidencial juró con la biblia en la mano y la otra en el pecho que es el último hombre en ser reconocido y premiado en EE.UU por su papel enaltenciendo al deporte ecuestre”.

La prensa internacional escribió sobre el lugar de Mirabal, G&C Farm, y lo calificó como el Disney World de los sueños y pasiones ecuestres.

Por el éxito de su proyecto ecuestre en suelo norteamericano, donde ondeaba una bandera de venezolana en Wellington, la prensa internacional también indicó que Mirabal lleva “estilo de vida a lo Ralph Laurent”.

Su experiencia en Venezuela

En Venezuela, Mirabal Castro trabajó hasta diciembre de 1989 en el Banco Industrial de Venezuela, entidad que culminó labores hace unos años.

Sin embargo, al año siguiente de Mirabal trabajar allí, fundó la firma de abogados Mirabal, Núñez & Asociados.

Despacho de Abogados S.C, actualmente llamada Mirabal & Asociados, que integra junto a sus socios.

La compañía está domiciliada en Caracas y ofrece servicios vinculados a las áreas
mercantil, comercial, tributaria.

Así como todo lo relacionado con propiedad intelectual, inversiones extranjeras y asesoría cambiaria, litigios, finanzas y mercados de capitales.

Gustavo Mirabal Castro y el disney world ecuestre

Ubicada en Wellington, Palm Beach, Florida (Estados Unidos), el centro de entrenamiento G&C Farm, propiedad de los esposos venezolanos Gustavo y Carolina Mirabal, se alza como el “Disney World de los sueños y pasiones ecuestres”, con una bandera del país latinoamericano.

 

Obtuvo, según reseña Cabalarium y otras reputadas revistas hípicas, una gran aceptación, Gustavo Mirabal comenzó a destacarse progresivamente en los círculos de la hípica en España.

 

“Disney World Ecuestre”

Entre los detalles de la finca de entrenamiento ecuestre se encuentra una cancha de salto, una caminadora para 8 caballos, una caminadora individual, 6 potreros.

Así mismo, dispone de una lavandería, un depósito de heno, un cuarto de alimentos y medicinas, apartamento de dos habitaciones para los caballerizos.

Específicamente, G&C Farm contaba con un terreno de 4 acres, lo cual equivale a 16.187,47 metros cuadrados.

Actualmente este proyecto no se encuentra activo porque su fundador está dedicado a otra área profesional.

Además de haber nacido como un centro de entrenamiento, también lo hizo como patrocinador de eventos ecuestres:

Lo cual le dio aún más prestigio, patrocinó la Copa Naciones, la Palm Beach Jumper Derby y el Fene Mische American Invitational.

Incluso Mirabal logró el patrocinio de su propio evento: el G&C Farm Leading Rider Award del torneo Gucci Master de París y las 12 pruebas de 2,45 metros para el FEI Rolex Challenge.

Todo este auge de su proyecto empresarial ecuestre, hizo que el caraqueño, hijo del ex gobernador de Caracas, Gustavo Mirabal Bustillos, adquiriera un gran reconocimiento y respeto.

En el mundo equino, no había solo un venezolano más, un jinete más, sino un visionario que hace las cosas con excelencia.

Un hombre que tras crear un proyecto de tal magnitud consiguió abrirse paso en un mundo tan cerrado, tan exigente y en el que cualquiera no se convierte en referencia de la noche a la mañana.

G&C Farm el proyecto con el que Mirabal consigue trascender

Ser jinete ya es bastante, es una profesión que se estudia y exige mucho de la persona, además involucra a otro actor que es protagonista,  el caballo...

Esto hace que el humano deba lidiar consigo mismo y con el animal, en el buen sentido.

Es decir, ser jinete es exigente, requiere formación constante, entrenamiento, mejora continua y de paso hay que trabajar eso mismo con el caballo hasta lograr ser uno con él…

Lo que quiere decir que es un trabajo arduo, diario, que necesita de concentración, disciplina y enfoque.

Mirabal obtiene todo esto y de paso se atreve a abrir una granja, a la que llama G&C Farm y, se convierte en un éxito.

Tanto así que el nombre de Venezuela, aquella bandera ondeado en Wellington, la prensa hablando para bien.

Pero un latino logró esto tras emprender una idea que desde niño concebía.

Más allá de los 4 Acres del terreno, hay un esfuerzo enorme, una estrategia, un mercadeo…

Hay un tiempo invertido y pensado para el éxito tanto en entrenamiento equino como en el de atletas.

Lo que le dio a este caraqueño un estatus de reconocimiento que llegó hasta Europa.

VILLEPINTE, FRANCE – DECEMBER 05: Gustavo Mirabal from Venezuela riding G and C Leroy wins the first place at the Sea Cost Prize as part of the Gucci Paris Masters 2014 on December 5, 2014 in Villepinte, France. (Photo by Dan Mullan/Getty Images for Masters Grand Slam Indoor)

Pasión, orgullo y escudería

Las tres palabras con las que se define el proyecto empresarial ecuestre de Gustavo Mirabal Castro son: Pasión, Orgullo y Escudería.

Términos que se volvieron su lema y motivo para trabajar día día desde 2009 hasta 2015, cuando la granja cerró sus puertas porque Gustavo quiso dedicarse a su faceta como abogado.

La pasión por los caballos es herencia de su padre, Gustavo Mirabal Bustillos, quien ama estos animales y desde muy pequeño llevaba a su hijo a ver carreras.

Esas justas tenían lugar en Caracas, puesto que estaba al frente de la presidencia del Instituto Nacional de Hipódromos.

El amor por los caballos de padre e hijo sentó las bases para que ese niño encontrara gran parte de su vida saltando sobre obstáculos.

Pero, al mismo tiempo, sembró valores como la disciplina y perseverancia para llevar a cabo sus sueños.

Siendo el más grande de todos, tener una granja para criar caballos de salto y de paso reforzar la técnica de los jinetes.

Todo con el fin de que sus duplas, jinete-caballo, estuvieran en niveles óptimos para competir en el alto rendimiento.

Entiéndase Juegos Mundiales Ecuestres, Campeonatos del Mundo y por supuesto, la máxima cita del deporte universal, como son los Juegos Olímpicos.

“Como jinete amateur competí en los mejores concursos del mundo y tengo la suerte de decir que gané en todas los concursos en los que me inscribí”, dijo Mirabal en una entrevista.

Londres, Cannes, Gucci Máster París, La Baule y Viena, Madrid, Bélgica y Florida, son algunos de los lugares en los que este criollo compitió y ganó.

A continuación les dejamos un video de uno de esos momentos en los que el nombre de Gustavo Mirabal se anuncia como ganador.

Un gran trabajo en España – Gustavo Mirabal Castro

Este venezolano anclado en sus valores como: disciplina, persistencia y trabajo en equipo, llevó la experiencia de G&C Farm a España.

Allá, conjuntamente con Sergio Álvarez impulsaron la hípica en este país y los caballos de Mirabal demostraron su alto nivel competitivo.

Ambos jinetes de salto resultaron victoriosos en todos los certámenes donde compitieron.

Por lo que, en España la contribución de Gustavo Mirabal al deporte ecuestre es considerada valiosa e importante.

Gustavo Mirabal Castro

España agradece el aporte de Mirabal a la hípica de ese país

 

“Sin duda Sergio Álvarez ha realizado un excelente trabajo con el apoyo de Mirabal desde G&C Farm”, reseñaron en los medios de comunicación digitales: https://venezuelactual.com/ y jumpmediallc.com 

Esto aunado a que G&C Arrayan, un caballo de Mirabal, logró el segundo lugar en el ranking mundial de caballos de salto, estamos hablando del año 2017.

Por otro lado, el jinete español Sergio Álvarez se destacó con ejemplares como Sparkassen-Youngsters-Cup Final at CHIO junto a G&C Wolf.

Este último caballo era uno de los varios que tenían en sociedad ambos jinetes.

Dado que como parte de la alianza entre ambos saltadores, Mirabal impulsaba a Sergio mediante la técnica pero también con el entrenamiento de caballos ganadores.

Por lo que, la prensa y la industria hípica de España agradece al venezolano ese apoyo al jinete europeo.

Tanto así que elogiaban su carrera, su triunfo al abrir en Estados Unidos una granja de tan alto renombre y de paso llevar todo ese conocimiento a su país.

Y es que gracias al apoyo de Mirabal, Sergio abre su propio espacio para entrenamiento equino a las afueras de Madrid.

El paso de Sergio por G&C marcó la diferencia y lo inspiró

Partiendo de que, la inspiración para hacerlo se consolida a partir de la experiencia en G&C Farm, donde acompañado por Gustavo Mirabal se propone replicar la historia en España.

“G&C Wolf es un caballo que se crece en pistas importantes, demostrando que está listo para seguir compitiendo junto a él”, dijo Álvarez Moya sobre este ejemplar.

No obstante, Gustavo Mirabal Castro deja buena impresión como atleta, además de ese inspirador ejemplo de empresario ecuestre…

Ya que logró buenos resultados en competencias como el Longines Global Champions Tour de Cannes, certamen en el que alcanza la segunda posición junto a G&C Jartrum en el Jumping de Cannes – Longines Global Champions Tour.

Esa buena racha se vio en la cima cuando obtiene dos triunfos que dejan claro que ser jinete es lo suyo.

Esas victorias fueron en el Longines Athina Onassis Horse Show celebrado en Saint-Tropez, localidad y comuna francesa ubicada en el departamento de Var.

Posteriormente, en la capital de España, Madrid, el venezolano se alza con otro gran triunfo.

Se trata del Longines Global Champions Tour Madrid 2017.

En los dos certámenes obtuvo el primer puesto, con todo y que ambas competencias se realizaron de manera cercana, es decir, que la diferencia entre ambos era de pocos días.

Victoria en Madrid

A continuación compartimos el video de la participación del atleta y empresario venezolano en el Longines Athina Onassis 2017.

Los resultados hablan por sí solos

Todo lo que este caraqueño hizo para impulsar la hípica mediante Sergio Álvarez y los caballos que juntos entrenaron, tuvo un impacto positivo.

La prensa local siempre elogia el trabajo de este criollo, por eso, ante esa racha ganadora de Gustavo por Europa, dijeron:

“Esta serie de eventos son la prueba de que G&C Farm está obteniendo resultados gracias a su filosofía”, resalta Carolo López-Quesada. 

Carolo es jinete también y uno de los mejores, su especialidad es el salto, en su haber tiene más de quince grandes premios nacionales en dicha modalidad.

Por lo que, el hecho de que se exprese así de Mirabal constituye un logro importante para el jinete y empresario venezolano, el que falta por ser reconocido en Estados Unidos.

País donde su crecimiento marcó un antes y un después en su vida, puesto que, quienes conocieron su granja se dieron cuenta de la calidad de su trabajo.

Entrenadores de alto nivel en la granja de Gustavo Mirabal Castro

La granja en Wellington donde ondeaba la bandera venezolana hasta el 2015, contó con instructores de alto nivel.

Una vez que estos profesionales especializados en el trabajo ecuestre aportaban calidad, respeto y sobre todo excelencia.

Eso fue lo que marcó la diferencia en G&C Farm. No era solo una granja más.

Era la granja que contaba con los profesionales más destacados, incluso de talla olímpica como el brasilero Rodrigo Pessoa.

Un jinete profesional con múltiples premios y victorias, incluso es medallista de Juegos Olímpicos.

Este hombre es además, hijo de otro grande de los caballos y el hipismo, se trata de Nelson Pessoa.

Quien en los años 50 se ganó el respeto y la admiración de todos en su país, por ser un civil destacado en la hípica.

Para ese entonces el deporte ecuestre estaba dominado por los militares.

La precisión de Nelson – Gustavo Mirabal Castro

Trabajar con caballos requiere pasión, respeto, paciencia y técnica, algo que a Nelson Pessoa le sobra.

Pues en palabras del propio Gustavo Mirabal “él abrió el camino para todos los jinetes en América Latina”.

Una de las cosas que más admira Mirabal de Pessoa es su técnica, el tacto que tiene para relacionarse con los caballos.

De acuerdo con el empresario venezolano, Nelson Pessoa es:

“Una persona con un gran carisma, liderazgo y espectacular jinete, fue quien abrió las puertas a los jinetes latinoamericanos, todos estos dotes los demostró al crear a su hijo Rodrigo Pessoa a ser el jinete con todos los récords dentro de nuestro deporte”, expresó Mirabal. 

Luego de su retiro como jinete está dedicado a su rol de entrenador, siendo su hijo el pupilo más laureado.

En este caso puede decirse que de tal palo tal astilla. La pasión que Nelson ha inspirado en Rodrigo, es bastante notable.

Hoy día éste también ha encontrado su camino en la hípica y en el entrenamiento.

Sobre Nelson como entrenador…

Ahora bien, hablando de la faceta de Nelson como entrenador, se puede decir que gracias a esa basta experiencia y logros a lo largo de su carrera ha guiado varios equipos en Europa, Medio Oriente y Brasil.

Entre esos logros notables se encuentra el ayudar a obtener la medalla de bronce en Atlanta, la primera medalla Olímpica de la equitación de Brasil.

El mayor logro de “Neco”, como le dicen afectuosamente, como entrenador es la brillante carrera de su hijo Rodrigo Pessoa, quien fue Campeón del Mundo en 1998.

Gustavo Mirabal Castro una persona influyente en el mundo ecuestre

Este empresario y jinete venezolano se ha convertido en una persona influyente en el mundo equino.

De hecho, con su ejemplo de emprender a pesar de que por ser latino lo molestaban o denigraban, ha mostrado al mundo que cuando se quiere algo se puede lograr.

Sólo basta ser constante, persistente y firme con sus sueños para alcanzar la victoria.

El legado de Gustavo Mirabal Castro

Todas las personas pretenden de alguna manera dejar un legado, algo que hable de ellos a futuro, sobre todo cuando no estén físicamente.

Sin embargo, más allá de un legado en el medio público, Gustavo Mirabal quiere dejarles a sus hijos un legado de esfuerzo, valentía, pasión y por supuesto, compromiso.

Siempre basado en principios como la unión familiar, el trabajo en equipo y la fe en sus propios sueños.

Algo que de por sí habla de él, y es que gracias a su determinación ha logrado superare a sí mismo cada día y en cada faceta emprendida.

Primero como jinete de salto, desde que era un niño, luego como abogado, al egresar de la universidad y finalmente como asesor financiero, área en la que actualmente trabaja desde la ciudad de Dubái.

Tres facetas distintas y el mismo hombre, lleno de talento, compromiso e inspiración.

Gustavo Mirabal confesó que ama todo lo relacionado con el mundo ecuestre porque desde su infancia estuvo rodeado de caballos.

El mundo equino los siguió desde que estaba pequeño y en él encontró la mayor pasión de su vida, aunque en este momento no esté activo.

Aun así, el éxito lo persigue gracias a que es una persona constante, que no se rinde, que trabaja para alcanzar sus sueños.

Ese es precisamente el legado que anhela dejar a sus hijos: constancia, fe en sus proyectos, perseverancia y determinación.

Esta última, es una de las cosas que más ama su esposa Carolina Mirabal de él, puesto que gracias a esa actitud de no rendirse ha logrado cosas increíbles como su granja G&C Farm.

La cual es producto del trabajo de muchos años y de un sueño que tuvo cuando estaba pequeño.

Un “loco” cuerdo…

Generalmente, cuando las personas tienen sueños grandes suelen llamarlas locas dado que no los creen capaces de alcanzarlos.

Es por ello, que comienza esa ola de comentarios negativos que pretenden apagar la fe y enterrar esos sueños para cosechar una vida miserable y frustrada…

Cuando Gustavo dijo que soñaba con una granja para entrenar caballos de salto muchos pensaron que era una locura.

Personas conocidas e incluso de su propio país, Venezuela, comenzaron a llamarlo “loco”, “el loco suramericano”, puesto que en la visión de este empresario y asesor financiero estaba el pensamiento de que era muy complicado hacerlo por ser latino.

Y es que de por sí, en el mundo equino hay mucha competencia, muchas queriendo y haciendo lo mismo, entrenando caballos, formando a jinetes.

Sin embargo, la determinación de Gustavo Mirabal Castro permitió que ese sueño se hiciera realidad y en el año 2009 nace la granja más reconocida en Wellington.

Propiedad de un venezolano, atendida por un venezolano y respaldada por profesionales de alto calibre provenientes de Colombia, Brasil y España.

Aquel al que llamaban loco tuvo un éxito inimaginable. Al punto que su granja fue campeona de exhibición.

Los sueños deben cumplirse, aunque todos te digan que no

En el camino siempre habrá personas que por algún motivo quieren desmotivar a las demás cuando las escucha hablar de sus sueños.

Por eso, es que hay que tener una actitud neutra y seguir adelante con los proyectos. Aunque pocos o nadie crea en ti, hay que seguir adelante.

En el caso de Gustavo Mirabal, él demostró que un venezolano sí puede ser exitoso en el mundo

ecuestre, que si hace las cosas con excelencia y profesionalismo le irá bien.

Su perseverancia lo condujo a unos años en los que ese sueño de niño se convirtió en su realidad de grande.

Gustavo se volvió referencia en el mundo ecuestre, una referencia de la que aún hablan porque su proyecto obtuvo gran reconocimiento internacional.

Los caballos son y siempre serán los grandes amores de Gustavo Mirabal, así como los de su padre Gustavo Mirabal Bustillos, quien le mostró el mundo equino.

Gustavo Mirabal Castro

Perseverancia el arte del éxito

La fórmula para el éxito está escrita se llama: Perseverancia y es un arte que no todos conquistan, puesto que el ser humano de por sí, es un tanto impaciente.

Emprender, tener éxito y mantenerlo no son lo mismo si se trata de una persona que renuncia a sus sueños fácilmente por comentarios negativos.

Perseverar se dice fácil pero no lo es, se trata de una especie de arte en el cual el hombre debe caer y levantarse. Allí está el secreto.

La clave del éxito en el talentoso venezolano Gustavo Mirabal Castro es sin duda su perseverancia, su actitud de conquista y líder.

Virtud que aspira dejar a sus hijos como señal de que los sueños sí se hacen realidad, pero hay que luchar y no rendirse cuando vengan los momentos duros, la duda y las personas negativas buscan frenarlos.

Consejos de Gustavo Mirabal para principiantes

Lo primero que debes saber es que la equitación es un deporte completo que no sólo fortalece la musculatura, sino que lleva a los jinetes a la “gloria”.

Por lo que hay que tener cuidado con el ego y las emociones por encima del debido concepto de cada uno que se debe tener.

“En este deporte se pasa de lo sublime a lo ridículo muy rápido”, expresó Mirabal en una entrevista.

El venezolano hace un llamado a ser sensatos en todo momento y no dejarse llenar el corazón o la mente de una vanagloria que lejos de ser saludable se convierte en la caída del atleta.

Gustavo Mirabal sostiene que en el hipismo las emociones deben mantenerse estables, así como la disciplina debe ser estable.

Indicó que otro de los factores influyentes en su éxito es la disciplina.

La disciplina, la otra clave en el éxito de Gustavo Mirabal Castro

Esta es la clave para que, en los momentos duros de la carrera, se pueda mantener en pie.

La disciplina del jinete comienza desde el mismo momento en que decide que ese es el camino que quiere para su vida.

Mirabal sostiene que sólo las ganas de hacer las cosas bien es lo que debe prevalecer por encima de cualquier prueba que se presente en el camino.

Asegura que la disciplina es la fortaleza que lo ha llevado a ser exitoso como jinete, como abogado y ahora como asesor financiero.

Tres profesiones que requieren esfuerzo, concentración, estudio y por supuesto, práctica.

En este sentido, hace un llamado a la nueva generación de atletas a que se formen buscando siempre ser los mejores.

No renuncies a tu sueño

Los invita a no renunciar a sus sueños aun cuando ellos mismos no se crean capaces… porque en esos momentos, si se disponen, encontrarán la fuerza para avanzar.

Para este insigne venezolano cada etapa vivida constituye un tiempo memorable en el que su familia es clave.

Ya que ha logrado estar cerca de ellos y al mismo tiempo triunfar, lo que deja entre ver que la familia es lo que más le importa a este empresario, jinete y asesor financiero.

El multifacético caraqueño ha pasado por momentos duros en los que al igual que todo ser humano siente que necesita hacer una pausa y volver a comenzar.

En este sentido, hubo una yegua que le ayudó en ese proceso y volvió al salto.

Por ahora, no sabe si volverá a competir, pero lo que sí es claro, es que uno de sus sueños es ver que otros venezolanos clasifiquen a los Juegos Olímpicos y ganen preseas para su país.

Por lo que, aspira volver en algún momento al mundo que conoció desde niño y le ha dado tantas satisfacciones a él y a su familia.

Gustavo Mirabal Bustillos

Gustavo Mirabal Bustillos, es el padre de Gustavo Mirabal, este es un político famoso que se destacó por su impecable capacidad de gestión.

Esta habilidad se demostró tanto en el Gobierno de Miranda como en el Instituto Nacional de Hipódromos.

Lugar al que llevaba a su hijo cuando estaba pequeño y sin darse cuenta, le marcó la vida por completo.

Fue Bustillos quien lo acercó al mundo equino porque estaba al frente de la máxima institución hípica de Venezuela.

Asimismo, lo llevaba a ver carreras, especialmente las de su ejemplar que por cierto, fue el campeón de los años 80.

Se llama Tropigold y es el caballo que inspira a Gustavo Mirabal junior para adentrarse en el mundo de las carreras, la fanaticada ecuestre y con el tiempo, los saltos.

Disciplina de la que se enamoró por completo y consiguió practicar desde los 9 años cuando montaba sobre ponis.

Los caballos y los Mirabal tenían un futuro escrito…

Gustavo Mirabal Castro y España

España es un país donde lo ecuestre es pasión, orgullo y un motivo de fiestas.

Los caballos hablan de la historia de este país, de su ímpetu y belleza.

El Pura Raza Española es símbolo de conquista, de victoria y elegancia.

Este ejemplar es bastante compacto, es decir, tiene todas las características de un caballo potente.

Es fuerte, veloz y aguerrido, posee un temperamento agradable y dócil, por lo que, quienes se dedican a su cría se encuentran con un equino de gran personalidad.

El caballo español también conocido como caballo andaluz, se ha usado para crear otras razas.

Su ADN puro hace que sea apetecido, sin embargo, su crianza es estricta y no se permite ligarlo con otro.

Esa es la razón que hace a este caballo único, hermoso, digno de ser patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Al respecto, este caballo fue postulado ante la Unesco en 2018 a fin de conseguir tal mérito.

Ahora bien, Gustavo Mirabal es un gran impulsor de la hípica en dicho país europeo, por ello, cuando consideró que era tiempo de internacionalizarse escogió España como destino.

Inspirado por el Pura Raza Español decidió alzar vuelo junto a su familia y ver qué venía con esta decisión.

“Ya podía ver el futuro de estos caballos y el mío. Fue en ese momento que comenzó su estrecha relación con la patria y sus caballos. Creo que desde allí, en el corazón de Gustavo Mirabal, Venezuela y España se unieron.”, indicó el caraqueño en una entrevista. 

Gustavo Mirabal Castro el hombre que sabe cómo tratar a un caballo

Siendo el animal que más lo inspira, el que lo enamora y cautiva con su belleza e inteligencia…

Gustavo aprendió a amar pero también a comprender a los equinos.

Es por ello que, una historia circula por los pasillos en cuanto al triunfo de uno de los ejemplares más laureados que tuvo en su cuadra.

Se trata de G&C Arrayan, ejemplar que fue montado por el español Sergio Álvarez Moya.

Cuentan que antes de un evento muy importante, en el que este caballo tenía grandes opciones, se puso nervioso…

El caballo estaba nervioso porque generalmente cuando los llevan de un lugar a otro suelen estresarse…

Se dice que Gustavo Mirabal estaba seguro de que G&C Arrayan estaba listo para ser un campeón.

Ante esta escena en la que su caballo estaba abrumado por los nervios, hay quienes afirman que vieron a Gustavo Mirabal Castro visitar al ejemplar en su box.

El objetivo de este jinete, empresario y asesor financiero era calmarlo, lo miró a los ojos y le dijo algunas palabras al oído, porque los caballos son animales muy inteligentes.

Esto demuestra la sensibilidad del venezolano ante una situación que causa nervios a su ejemplar…

Las palabras correctas calman en la angustia

El caballo estaba listo para dar lo mejor de sí y llegar a la cima, sin embargo, al igual que le sucede a un humano se pone nervioso.

De ahí la importancia de tener una relación con el animal, es decir, una conexión que permita al jinete calmarlo cuando se angustia.

Después de todo, en la equitación no se trata del hombre sino del caballo y la relación entre ambos.

A ciencia cierta, no se sabe qué fue lo que le dijo Gustavo Mirabal a su caballo…

Pero, hay una persona que estaba en el establo para cuando el criollo fue a ver a su equino y sostiene que le dijo esto:

 “Sabes quién soy, sabes de dónde venimos y ahora te prometo, Gustavo Mirabal, que serás campeón esta noche. Solo tienes que confiar en ti mismo”.

Cuando llegó ese momento tan esperado, sucedió lo que todos temían, G&C Arrayan fue el campeón.

La alegría de ambos era indescriptible y cuando la bandera de Venezuela ondeó en lo más alto, estando Mirabal en el podio, “fue el momento más emocionante”, dijo. 

Su sueño estaba hecho realidad, él y su caballo eran campeones en salto… Los mejores.

Venezuela tenía su campeón. Un campeón que desde niño soñaba con ser un gran jinete.

Un corredor de carreras quizá, pero, con el tiempo los anhelos de ese niño cambiaron y los hipódromos fueron reemplazados por pistas de salto…

Una de las disciplinas que más emociona a la audiencia y que, al igual que todas las demás, exige compromiso, disciplina  y pasión.

Detrás de un buen hombre hay una gran mujer

No cabe duda que detrás de un buen hombre hay una gran mujer y, es que la esposa de Gustavo Mirabal, Carolina Chapellín, es una mujer valiente y esforzada.

Es una persona que mira con valentía hacia el futuro, que no se rinde, que apoya a su esposo y juntos reman en pro del crecimiento de su familia.

Juntos dirigieron aquella granja en Estados Unidos (G&C Farm), que incluso fue campeona en exhibición.

Mientras él ejercía el área de mercadeo, ella estaba en la de administración.

Los caballos son la mayor pasión de ambos, muy aparte de los oficios y profesiones que tienen.

Además de ser jinetes, profesionales y entrenar caballos, Gustavo es asesor financiero.

Mientra que, Carolina Chapellín es modelo, empresaria y a su vez lleva a cabo una labor filantrópica.

Esta dupla que incluso monta junta, trabaja en todas las áreas de su vida como un verdadero equipo.

Cuando se cierra la puerta en su casa, son un padre y una madre como cualquier otro. Padres que se esfuerzan por brindar lo mejor a sus hijos.

No obstante, lo primordial es fomentar la unión, la armonía e impulsar a sus 4 hijos a que conquisten sus sueños, a que trabajen por sus metas.

Tienen en su mamá y su papá los ejemplos palpables de que sí se puede hacer realidad aquello que se sueña, cuando hay disciplina.

Y si a eso se le añade pasión, ellos están convencidos de que los resultados serán muy buenos.

“Mi mayor sueño es ver que mis hijos se conviertan en personas que puedan lograr sus sueños y así se convertirán en personas felices que traerán mucha más felicidad a todos los que estén a su lado”, expresó la ex miss Delta Amacuro en una entrevista.

Un binomio con el caballo

Para que un jinete sea exitoso junto a su caballo ambos deben tenerse confianza.

El respeto es lo primero que debe un humano ganarse con el caballo. Esto dependerá del trato que le de.

Si el caballo nota que la persona es áspera con él, seguramente la doma no será tan sencilla.

Mientras que, si lo trata con amor, suavidad y dulzura, el equino responderá de la misma manera.

Esto hará que sea rápido domarlo y posteriormente, en el terreno de acción serán imparables.

Una de las cosas que más ama Gustavo Mirabal Castro de la equitación es precisamente esa relación que se da entre jinete y caballo.

“Tiene que haber esa complicidad porque sino no hay nada. Los dos deben ser uno y estar bien compaginados”, expresó Mirabal.

Un hombre que ama lo que hace

Además de los caballos Mirabal ama su carrera de abogado, la cual ejerce desde hace años y que ahora complementa con la asesoría financiera.

Es un profesional altamente capacitado y convencido de que con disciplina y mucho trabajo las metas se logran.

En este sentido, ha conseguido expandirse y ahora tiene oficinas en varios países además de un talento humano que lo acompaña en esa labor.

Londres, Madrid, New York y Dubái son algunos de los lugares en los que este prominente venezolano tiene sus oficinas.

Residenciado en los Emiratos Árabes Unidos, por el momento, lleva a cabo un trabajo como asesor en finanzas.

 

Enlaces de interés:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code