caballos salvajes en Andalucía

Caballos salvajes en Andalucía | Gustavo Mirabal

Caballos salvajes en Andalucía

caballos salvajes en Andalucía

El primer indicio sobre la aparición de un grupo de caballos en las montañas nevadas de Andalucía surgió hace cuatro años atrás.

Se trata de un grupo de ocho caballos encontrados en el cerro de la Majada del Arce, montaña situada a 1.800 metros sobre el nivel del mar.

Desde ella se puede apreciar una impresionante vista hacia la vega de Alhama de Granada al norte y al Mediterráneo al sur, informa El País.

Por estas montañas suelen circular senderistas que van hacia la cumbre de La Maroma, este es el pico más alto de la toda la provincia de Málaga, Andalucía.

Nadie sabe de dónde vienen y cómo llegaron hasta allí. No tienen chip, y sólo uno de ellos fue sacrificado porque tenía una pata rota.

El hallazgo

En el 2016 fueron hallados estos equinos deambulando por las montañas.

Fueron vistos por unos senderistas, quienes denunciaron la presencia de estos caballos abandonados.

En aquel entonces los caballos estaban en mal estado, muy flacos.

Los equinos estaban para ese momento a 2.066 metros sobre el nivel del mar. Lo que preocupaba a los senderistas que los encontraron.

El frío tan fuerte que hace en la zona es lo que preocupaba. Sin embargo, los animales descendían para buscar alimento entre el pasto que abunda en la zona.

Allí consiguen agua y pasto fresco.

Los veterinarios revisaron a los caballos y, dado el mal estado de salud de uno de ellos autorizaron dormirlo.

De los 8 caballos hallados, uno era un potro.

Al enterarse de esta situación el Club de Montaña de Rincón de la Victoria se puso a la orden y ayudó para que los caballos estuvieran a salvo.

De hecho, hicieron una petición a través de change.org, la cual firmaron 953 personas.

La información llegó hasta  El Refugio del Burrito -Fundación sin ánimo de lucro y con sede en Fuente de Piedra- quienes se pusieron en contacto con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en Granada.

Estas organizaciones se cercioraron de que los animales estuvieran bien, por lo que en varias ocasiones subieron hasta donde se encontraban los equinos y revisarlos.

Estos caballos resultaron ser dóciles, a pesar de vivir en un clima extremo en el que el frío arrecia con fuerza.

La primera visita que hicieron fue en el verano del 2016, allí se dieron cuenta de que eran 8 caballos, cinco hembras, dos machos y un potro.

No tienen identificación los caballos salvajes en Andalucía

Lo primero que se hizo al momento de hallarlos, según la descripción otorgada por los montañeros, fue revisar si tenían chip.

Pero a pesar de que los chequearon con detalle, no encontraron ninguno.

“Sus dueños se los habían quitado”, dijeron representantes de el Seprona a El País.

A pesar de que estaban solos, sin un dueño aparente, los animales no murieron.

Todo gracias a que existen pequeños pastos en la zona de los cuales se alimentan. Lo que les ayuda a mantenerse en buen estado de salud.

El lugar adecuado para ellos

Luego de encontrarlos surge la pregunta acerca de cuál es la mejor ubicación para ellos.

No sabían si llevarlos a un establo donde estuvieran bajo el cuidado humano o dejarlos en libertad.

Ante la disyuntiva, autoridades de el Refugio del Burrito dijeron que lo mejor era dejarlos en el ambiente donde estaban.

Puesto que no representan peligro para las personas, y a su vez, consideraron mejor que siguieran en libertad.

 “Es una zona con mucha comida, hierba, agua…”, dijeron.

Por esta razón los caballos fueron dejados allí y aún se les monitorea a fin de no perderles el rastro.

A pesar de que estarían allí solos, sin presencia humana cerca, las autoridades del refugio sostienen que están mejor allá arriba que en un establo.

Sostuvieron que el lugar cuenta con bastante hierba para ellos, así como arroyos y una fuente de agua permanente.

Por lo que no hace falta domesticarlos sino dejarlos vivir en su hábitat.

No consiguieron a los dueños

Desde el primer momento que se supo sobre la existencia de estos ejemplares, denominados ahora, caballos salvajes en Andalucía, la policía local comenzó la búsqueda de los dueños.

Pero, la búsqueda no dio con el aparente responsable de los caballos.

Incluso, las autoridades tenían una teoría acerca de quién o quienes tenían relación con los caballos, más al interrogarlos, estos dijeron que no eran los dueños.

Al respecto, el alcalde de Alhama de Granada,  Jesús Ubiña, sostuvo que todos los esfuerzos por hallar al dueño o dueños de los caballos fue inútil porque no los encontraron.

“A petición de la propia Policía Local también hicimos nuestras pesquisas y, aunque intuíamos de quiénes eran, nos decían que no eran suyos”, dijo el Alcalde.

Foto tomada por un turista en la Sierra de Granada

Decisión correcta

Cuatro años después, se confirma que la decisión tomada por la entidad animal fue la correcta.

 “Están en buen sitio, es su territorio. Están preparados a ese tipo de zonas porque evolucionaron en las praderas de Asia y Europa”, dijeron a El País, expertos del  Refugio del Burrito. 

Un argumento que ofreció la gente del Refugio acerca de por qué era mejor para estos caballos vivir en la montaña que en un establo es porque allá tienen comida, agua y sobre todo se acostumbraron a ese ambiente.

Y probablemente el calor o la escasez de comida y agua les podría afectar.

A su juicio les costaría acostumbrarse a la vida dentro de un establo.

Mientras que en la libertad que tienen pueden comer cuando quieran y beber agua cuando lo deseen. La comida y el clima no son el problema para ellos.

El Alcalde Jesús Ubiña, añade:

“En cualquier caso, los agentes forestales tienen nuestro contacto, así que, si en algún momento estos ejemplares tienen algún problema de salud, podemos subir a tratarlos”, acotó el Alcalde.

Acotó que si en algún momento se presenta alguna eventualidad relacionada con estos ejemplares, ellos están dispuestos a ayudar.

Se multiplicaron

De acuerdo con información actualizada, desde 2016 hasta la fecha, estos caballos se multiplicaron.

Es decir, que la manda creció en los últimos 4 años. Actualmente son 10 caballos.

Recordemos que inicialmente eran 8 y uno fue sacrificado, por lo que quedaron 7.

Actualmente de los 10 que hay, 1 es un potro, de color lanoso y con bastante pelo.

La manada se puede ver en las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. Así como en bosques cercanos a esas cierras donde se alimentan tranquilos.

Autoridades del Seprona concluyen que a pesar de que en un momento dado se les domesticó (pero sin llevarlos a un establo) ahora se encuentran en estado salvaje.

Es decir, no son agresivos, pero no quieren seguir reglas humanas, sino las de ellos mismos.

Por lo que ahora se les conoce los caballos salvajes en Andalucía.

Así que si en algún momento caminan por las Sierras mencionadas y los encuentran, tengan respeto hacia ellos.

No representan peligro, sin embargo, cuando ven a los senderistas se quedan mirándolos y a veces pueden acercarse. A veces, los miran de lejos.

Acerca de los caballos

Los caballos son animales amigables por naturaleza, ellos no suelen hacer daño a nadie, generalmente salen corriendo cuando se sienten amenazados.

Sin embargo, cuando los agreden entonces responden con patadas o tumbando al humano, si este se encuentra sobre sus lomos.

Estos animales mantienen su buen ánimo y siempre están dispuestos a cooperar con los humanos. A quienes adoptan como el líder de la manada una vez que son domesticados.

Foto tomada por un turista en Granada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code