Beneficios de la equitación en niños | Gustavo Mirabal

Beneficios de la equitación en niños

Beneficios de la equitación en niños

La equitación es un deporte que trae grandes beneficios. Montar a caballo no sólo subirse sobre un equipo y comenzar a caminar.

La equitación es un deporte completo que permite tanto al humano como al caballo la oportunidad de conocerse, interactuar, comunicarse.

Empezando por ese privilegio de conocerse mutuamente y establecer una conexión, este deporte brinda otros beneficios.

Es por ello que tanto adultos como niños resultan beneficiados tanto en lo físico, lo emocional y psicológico cuando entran en contacto con estos animales.

Sólo por mencionar, la equitación tonifica los músculos del abdomen, la espalda y las piernas, y además mejora la capacidad respiratoria.

Beneficios de la equitación en niños

Como mencionamos anteriormente, este deporte va más allá de un paseo, y por esto, queremos ahondar en lo bueno que resulta en niños.

Aunque también abordaremos en una sección, lo positivo que es para adultos.

Mediante este deporte, el niño adquiere muchos de los valores y actitudes fundamentales que lo acompañarán por el resto de su vida, que lo harán mejor como ser humano y sus respuestas ante los problemas cotidianos serán más coherentes.

No obstante, el estar en compañía de un caballo le permitirá aprender la responsabilidad, el liderazgo, respeto por los animales y la naturaleza.

Así como, la cooperación, la disciplina, esfuerzo, autocontrol, entre muchas otras cosas.

No se trata de algo intangible sino de hechos reales que brindan al niño como a los padres la posibilidad de ir más allá, de formar un ser humano integral.

Un ser humano que conoce y respeta su entorno, que lo aprecia. 

El Dato:

La equitación es el único deporte olímpico en el que el atleta está en contacto directo con un animal.

Es precisamente ese contacto con el caballo favorece la circulación sanguínea ya que la temperatura corporal de estos animales es más elevada que la de las personas, (oscila entre los 37º y los 38º, mientras que en hombres y mujeres está entre 36º y 37º).

¿Qué pasa cuando se sube a un caballo?

La postura del cuerpo cuando se sube a un caballo no es la misma que cuando se está sobre una silla en la sala de la casa.

Desde el primer momento en que una persona se sube a los lomos de este animal, su tronco se mantiene erguido y esto ayuda a que la postura de la columna vertebral del jinete sea la correcta.

Esto hace que el jinete, sea niño o adulto, tenga menor riesgo a sufrir espasticidad.

La espasticidad es un trastorno que afecta a la contracción muscular y que está asociado a múltiples enfermedades y discapacidades.

Lo bueno de montar a caballo

Montar a caballo tiene un efecto positivo para la salud tanto en adultos como en niños; en personas sanas y en aquellas que tienen alguna discapacidad.

Sea cual sea el escenario, el caballo resulta ser terapéutico y el cuerpo humano, es el gran beneficiado.

Ciertamente cuando se está a bordo de un animal como estos hay que ser cuidadosos, hay que conocerlos previamente o al menos que alguien te diga cómo se comporta y qué tipo de temperamento tiene.

Un caballo dócil y obediente es el propio para los niños, puesto que ellos pueden socializar de una mejor manera.

No obstante, para adultos con problemas emocionales o discapacidad también son ideales este tipo de caballos (amables, nobles, y obedientes).

Puesto que esto les brinda seguridad, paz y la oportunidad de disfrutar de un día diferente en la naturaleza.

Si la actividad (la monta) es algo frecuente hará que desarrolles hábitos que involucran directamente al caballo.

Como por ejemplo, tendrás que aprender a cepillarlo, bañarlo, llevarle comida y pasar tiempo juntos.

Tener un caballo, sea propio, prestado o porque vas frecuentemente al lugar donde está el animal, implica responsabilidad, amabilidad y respeto.

5 beneficios de la equitación en niños

Tras este preámbulo vamos a ver cuáles son esos beneficios de la equitación en niños.

Los cuales vamos a resumir en 5 puntos muy importantes, que de seguro cobrarán mayor fuerza cuando los padres vean todo lo positivo que será para sus pequeños.

1- Mejora la atención y la concentración

Cuando un niño es muy hiperactivo siempre esta buscando algo que hacer, quiere saberlo todo y hacerlo todo a la vez…

Por ello, la equitación le permitirá conocer al caballo, aprender a conducirlo, y disfrutarlo al mismo tiempo.

Para esto, debe permanecer concentrado y atento porque todas las cosas no dependerán de él solamente, sino que tiene como misión controlar al animal y hacer que todo esté en orden.

Y esto no se logra de un momento a otro, requiere destreza, dedicación, constancia, tiempo y por supuesto, concentración.

2- Hace que el niño aprenda a socializar

Cuando un niño es muy tímido y le cuesta relacionarse con otros, unas clases de equitación le sentarán bien.

Esto porque al momento de conocer al caballo deberá ganarse su confianza, hablarle para que el equino lo comprenda y siga las instrucciones.

La equitación permite que el niño genere una conexión y un vínculo profundo con el animal, porque sólo de esa forma es que podrá abordarlo.

De lo contrario, el caballo no dejará que lo monte. Los equinos son muy receptivos y sólo se dejan montar por quienes han logrado establecer con ellos una relación, una conexión.

Este deporte favorece la expresión verbal y la no verbal. Por lo que, aquellos niños con problemas de integración encuentran en los caballos un amigo, un confidente.

3- Mejora la capacidad física

Los músculos del cuerpo se tonifican a medida que la persona, sea niño o adulto, monta a caballo.

Sin embargo, la equitación desarrolla la musculatura de los niños, fortalece sus articulaciones y mejora su movilidad. De igual manera, incrementa el equilibro, así como el sentido de la orientación y la coordinación motriz.

4- Mejora la confianza en los niños y promueve el autocontrol

La confianza no es algo con lo que se nace, es algo que se desarrolla a medida que se crece en la vida.

Viéndolo desde este punto de vista, por medio de la equitación, los niños aprenden a confiar en sí mismos, a controlar sus emociones, a respetar cuando se gana o se pierde.

Esa relación con su amigo el caballo les permite sentirse cómodos mientras van en sus lomos.

Les brinda la oportunidad de sentirse seguros y así, al momento de enfrentar algún conflicto podrán hacerlo de una forma más controlada y no impulsiva o agresiva. Incluso, se sentirán más independientes en su cotidianidad.

5- Les enseña valore que los acompañarán toda la vida — beneficios de la equitación en niños

La equitación le enseña a los niños una serie de valores que los acompañarán durante toda su vida.

Valores que podrán aplicar en cualquier área en la que se desenvuelvan más adelante.

De esa forma, serán niños que saben lo que es la responsabilidad, apreciarán la naturaleza y los animales.

Aprenden a ser solidarios, bondadosos, compasivos y a tener un sentido del deber.

Ya que una de las cosas que se les inculca a los pequeños es el deber de cuidarlos, alimentarlos, bañarlos, etc.

Otro de los beneficios de la equitación en niños es la disciplina.

Este valor le acompañará toda la vida y le permitirá alcanzar sus metas, sus objetivos. Le guiará por un camino en el que tendrá que trabajar de manera ardua.

Porque desde chico aprendió en un establo que, el reconocimiento no se gana sin esfuerzo y que las victorias vienen acompañadas de la disciplina, el respeto y la constancia.

Beneficios de la equitación en niños

Enlaces de interés

www.gustavomirabal.es/ 

https://twitter.com/gmirabalcastro2  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code