Salud financiera

Salud financiera y su importancia | Gustavo Mirabal

Salud financiera y su importancia

Salud financiera

Dos palabras que cambian la vida de las personas cuando comprenden el concepto: salud financiera.

Estos dos términos hacen alusión a la tranquilidad, la salud y el progreso personal y familiar.

¿Cómo es que encierran tantas cosas al mismo tiempo?

Estas dos palabras contienen en sí mismas una sabiduría que, de comprenderla, se puede vivir tranquilo sabiendo que nunca faltará nada en casa.

Una de las áreas que más problemas trae en las familias es precisamente la económica, tras una mala administración de los recursos, no alcanza para la comida, escasamente se paga la renta, etc.

Las cosas para los niños no están completas y la alimentación no es precisamente la mejor.

Estos escenarios cobran vida cuando el adulto, porque los niños no saben qué son las finanzas etc, no hace un uso correcto de sus recursos monetarios.

Cuando no hay una planificación y por ende, todo lo que ganan se les va como agua entre los dedos.

Generalmente eso sucede por dos razones:

1- La persona no sabe administrarse

2- Mantiene endeudado y por eso, apenas cobra tiene que amortizar.

Hoy vamos a conocer qué es la salud financiera y por qué es una frase de la que hay que estar consciente.

¿Qué es la salud financiera?

La salud financiera es la estabilidad que posee un individuo en todo lo que concierne al manejo o gestión de su dinero.

Incluso, es tan importante hacer buen eso de esos recursos porque a la larga generan beneficios en la salud física, así como el deterioro de la misma cuando no se aborda de la manera correcta.

Tener un desorden en la economía individual puede tener múltiples consecuencias que a la larga perjudican directamente el rendimiento personal, a continuación citamos unos ejemplos.

  • Una persona con mal manejo de sus finanzas puede sufrir de problemas relacionados con el estrés
  • Sus relaciones familiares tienen a deteriorarse
  • Su productividad en el trabajo disminuye
  • La persona cae en depresión porque el dinero no le alcanza o se le va pagando deudas y no puede disfrutar de él

El primer paso para saber si vas bien o mal – Rumbo a la salud financiera

Lo primero que debes hacer para saber si estás bien o mal es analizar cómo es tu comportamiento respecto a las finanzas.

Te animo a que te hagas las siguientes preguntas a modo de explorar un poco…

¿Gastas más de lo que ganas?

¿Tienes más deudas que ahorros?

¿Mantienes pidiendo créditos o préstamos para llegar a final de mes?

Estas tres preguntas son la base para tener un diagnóstico acerca de cómo se encuentra el estado de sus finanzas y por en de la salud financiera.

NOTA: El mal manejo de las finanzas repercute en la salud física, es por ello que se recomienda ser honesto con las preguntas hechas más arriba y tomar cartas en el asunto.

Lo principal para que las cosas cambien es reconocer que algo no está bien del todo y por lo tanto es preciso revisarse, analizar el comportamiento financiero que se haya tenido y finalmente dar un paso para cambiar.

Calcule el alcance de sus finanzas

Tome en cuenta este ejemplo, sencillo pero contundente, como asesor financiero, Gustavo Mirabal conoce que es vital formarse hábitos saludables como el ahorro, la inversión, pero antes que eso, hay que analizar cómo se están haciendo las cosas.

En este sentido, le invitamos a que saque cuentas, haga una lista de cuánto gana y qué debe.

Posteriormente calcule cuánto tiene ahorrado, incluso coloque en esa lista las cuentas en las que tiene saldo a su favor…

Todo esto es su balance en positivo y se dará cuenta de los recursos con los que cuenta.

Luego, haga otra lista en la que va a colocar todas sus tarjetas de crédito, incluya allí las hipotecas, los préstamos y su saldo…

Al final notará cuál es su saldo negativo, ese es el dinero que debe pagar con el tiempo.

Es momento de dar un vistazo a las facturas del mes, las más frecuentes – Salud financiera

En esta cuarta lista, la primera consiste en colocar cuánto ganas y cuánto debes; mientras que la segunda está relacionada con los saldos a tu favor, ahorros, etc.

La tercera tiene que ver con las deudas en tarjetas de crédito y el saldo a favor (a modo comparativo).

En esta lista número cuatro coloque las facturas que mes a mes llegan a su casa, de antemano le pedimos que omita los pagos  con tarjeta de crédito, préstamo e hipoteca.

Aquí va a colocar facturas de teléfono, electricidad, televisión por suscripción, internet, seguro de salud, servicio de gas, etc.

Una vez que la tenga hecha note la cantidad de dinero que debe pagar mensualmente.

Finalmente escriba cuánto es su ingreso mensual o al menos el promedio, después de impuestos, ahora hay que hacer un cálculo para conocer su estado financiero.

Veamos cómo está esa salud financiera…

Luego que tenga todas las listas completas haga un cálculo sumando todo y mirando cuánto es lo que en verdad usted dispone.

Si nota que debe más de lo que gana al mes, entonces deberá hacer unos ajustes y comenzar a pensar en mejorar sus finanzas.

Recuerde que el cuidado de su bolsillo es también el cuidado de su salud.

Un ejercicio financiero

Supongamos que su saldo positivo total son $ 20,000

Mientras que el saldo en contra o saldo negativo es de $ 30,000

Su gasto mensual en recibos (facturas) es de $ 2000

Y digamos que sus ingresos mensuales totales (después de impuestos) son: $ 4000

Ahora, reste sus facturas mensuales totales de tus ingresos.

Es decir, $ 4000 – $ 2000. Significa que le quedan $ 2000 para pagar su saldo negativo, comprar comida, medicina, ropa, etc. y reservarlos para la jubilación.

Ahora, tiene una idea más realista del alcance del problema. Usted tiene $ 2000 al mes para vivir y pagar su saldo negativo de $ 30,000.

Entonces, es momento de hacer algo, de tomar cartas en el asunto y comenzar una planificación financiera.

La base para unas finanzas saludables es la planificación

Si no sabe cómo hacer una le recomendamos contratar los servicios de un asesor financiero. Pero, si no tiene cómo pagarle al asesor le damos una idea acerca de cómo puede hacerlo en su casa.

Número 1: Sea sincero con usted mismo. Las finanzas personales son responsabilidad de cada quien. Cuando se es soltero y se vive independiente lo afectan a usted nada más, pero, si está casado y tiene hijos, sus buenas o malas decisiones afectarán a la familia.

No obstante pondrá en riesgo el bienestar y estabilidad de todos en casa.

Por tal motivo le instamos a que se organice.

Comience por despedirse de hábitos que lo lleven al derroche o a los gastos innecesarios, antojos que en vez de sumar, restan.

Haga un plan mensual en el que tenga las cuentas claras, en donde sabe cuánto gana, qué debe pagar y cuánto ahorrar.

Haga del ahorro un hábito, este es fundamental para resolver imprevistos, ese es su colchón financiero.

Finalmente, piense en invertir, busque la forma de hacer que su dinero se multiplique y cuando lo haga, pague deudas, ahorre un porcentaje y vuelva a invertir.

De antemano, le recomendamos analizar bien el negocio en el que va a invertir, no se asocie con personas que pongan en riesgo su capital.

Ponga el dinero a trabajar para usted y no trabaje usted para el dinero.

¡Feliz Semana!

Salud financiera

 

 

 

 

 

Enlaces de interés

www.gustavomirabal.es/ 

https://twitter.com/gmirabalcastro2  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code