Consecuencias de las compras compulsivas

Consecuencias de las compras compulsivas y los gastos hormiga

Consecuencias de las compras compulsivas

Consecuencias de las compras compulsivas

Comprar es algo natural, a todas las personas les gusta salir de casa a comprarse algo nuevo que si bien es para uso personal o del hogar, resulta emocionante.

Una vez que lo adquieren lo disfrutan y con el tiempo siguen repitiendo el ciclo. Es lo natural.

Sin embargo, para quienes comprar es algo más que un momento ocasional, es un problema grave.

Las compras compulsivas están clasificadas como el resultado de un trastorno abreviado con las siglas TCC (Trastorno de Compras Compulsivas).

Quienes lo padecen son personas comunes y corrientes entre los 18 y los 30 años, según estudios realizados en Estados Unidos.

Este síndrome, como lo califican clínicamente, ocurre cuando un individuo siente una especie de placer excitante que va más allá de comprar algo.

Es decir, entrar a una tienda y ver determinados artículos, es como ver a una persona que les agrade emocionalmente. Por lo que se dice, que puede ser tan alucinante como el placer sexual.

Así lo define el Centro de Adicciones y Salud Mental de Barcelona, España, un lugar donde tratan las adiciones y problemas psíquicos.

“Estos consumidores desbocados o compradores compulsivos son capaces de dilapidar más de lo que tienen y poner en peligro su trabajo y familia para satisfacer su ansia de comprar sin parar”, informa el Centro de Adiciones en su portal web.

La adicción a las compras

Para quienes comprar es un acto casi sexual e impulsivo, pasar por un centro comercial o una tienda es algo que les genera ansiedad.

Las compras son su droga, son una adicción, son lo que creen necesitar para sentirse bien consigo mismos.

No importa si lo necesitan o no, si ya tienen camisas de ese estilo, zapatos de ese tipo y relojes.

Esa impulsividad los lleva a comprar en exageración lo que afecta sus finanzas de manera considerable y por ende, su salud.

Razones de las compras compulsivas

Según estudios en esta área, los compradores compulsivos reaccionan de esta manera porque tienen baja autoestima y buscan llenar sus carencias emocionales con cosas materiales.

Dicen esos estudios, que por cada 5% de adictos a las compras, 4 son mujeres y 1 es hombre.

Eso dio como resultado o más bien, pone a la mujer como la más vulnerable por su estado de ánimo, la baja autoestima y la soledad.

Opinión de una experta

Mónica Fraca Villar, psicóloga y psicoterapeuta, y directora del departamento de adultos, pareja y familia de Psicólogos Pozuelo (Madrid), sostiene que:

La prevalencia se sitúa entre un 1% y un 11,3 %, y se observa que es más frecuente en mujeres que en hombres”.

La mujer aparece como la más vulnerable

El uso de cosméticos para verse más “bonita” “joven” “sin arrugas”, etc, hace que las damas estén en la constante búsqueda de todo aquello que las mantenga jóvenes.

A esto se le suma las campañas publicitarias en las que invitan a la mujer a verse siempre perfecta, lo que a muchas les genera estrés y la necesidad de comprar dichos productos.

La ropa, el calzado, el maquillaje, perfumes, bolsos y cremas, son por lo general los productos que más usan las mujeres.

Mientras que los hombres compran cosas por ocio y de tipo instrumentales, según la psicóloga y psicoterapeuta, Mónica Fraca Villar.

Consecuencias de las compras compulsivas

Las consecuencias se las compras compulsivas son muchas, siendo el endeudamiento, la más obvia.

Ciertamente, tras cada sonido de la caja registradora la persona siente placer y una aparente llenura que le causa felicidad.

No sucede lo mismo cuando le llega la factura de la tarjeta de crédito. El estrés, el no saber cómo pagar la deuda es peor.

La tristeza, la culpa y la depresión son otras consecuencias emocionales de las compras compulsivas.

A menudo, quienes padecen este trastorno se deprimen luego de salir de la tienda y ver que gastaron una cantidad importante.

La culpa los hace sentir muy vacíos y desorientados. Sus presupuestos familiares se desploman.

Las deudas están a la orden del día y los cobradores bancarios asechando del otro lado del teléfono.

Consecuencias de las compras compulsivas

Consecuencias emocionales de quienes compran de manera compulsiva

Los compradores compulsivos a menudo tienen problemas familiares porque se gastan más de lo que ganan.

Además ponen en riesgo el presupuesto y planificación financiera de la familia.

Ya que hay gastos no previstos que pueden descompletar el capital ahorrado para los gastos escolares, el mercado, el pago de servicios en casa, etc.

Esto trae como consecuencia que haya discusiones entre los miembros, depresión, amargura e intentos de suicidio gracias al nivel de culpabilidad que siente el comprador compulsivo.

Según los expertos del Centro de Atención a las Adicciones de Barcelona, España,

“Al efímero placer le siguen los remordimientos, las peleas familiares por los gastos desmedidos, el sentimiento de culpa, la depresión y una ansiedad que sólo se apaga con un nuevo atracón consumista”.

Acotan que esta conducta “tiene cierta similitud con la bulimia, de ahí que a estos compradores feroces e insaciables se les ha llamado «compradores bulímicos».

Oniomanía, otra forma de llamar al trastorno de compras compulsivas

El término que muchos doctores emplean hoy día para referirse a este tópico es Oniomanía.

De hecho, la catalogan como una enfermedad clasificada dentro del campo de los Trastornos del control de los impulsos.

Afirman que como tal, comparte algunas características con otras conductas adictivas, como la ludopatía, la cleptomanía o la piromanía.

La diferencia entre un cleptómano y un comprador compulsivo es que el primero roba y no paga impuestos, mientras que el segundo paga impuestos y compra.

Sin embargo, cuando la deuda es demasiado no puede pagarla.

Cómo afectan las finanzas

Se supone que cada persona laboralmente activa tiene una planificación para saber de qué manera gastará sus ingresos.

Asimismo, tiene planeado qué hará con lo que le queda disponible tras pagar colegios, hacer mercado, etc.

Pero, cuando todo esto se ve afectado por gastos no especificados, gastos que no implicaban una necesidad real, esa planificación sufre problemas.

Comienza faltar dinero para cubrir las cosas básicas, las cuotas obligatorias mes a mes, etc.

Por tal motivo, las personas que son felices comprando en un momento dado, terminan teniendo problemas con su pareja, sus hijos y hasta con la justicia.

Ya que  llega el punto en el que no pueden pagar las deudas. Los montos en las tarjetas de crédito son muy elevados y el salario no da para tanto.

¿Qué hacer?

Lo primero es reconocer que se tiene un problema con las compras innecesarias. Reconocer que se necesita ayuda.

Hay grupos que ofrecen terapias en público y otros en privado y de forma personalizada. Sin embargo, es una decisión interna.

Lo que se debe hacer ante esta situación es comenzar a tomar terapias, poner en práctica los consejos y finalmente hacer un autoanálisis que permita conocer cómo y dónde comenzó todo.

Gastos hormiga

Otra de las cosas que pronto hablaremos es sobre los gastos hormiga y de qué manera influyen en las finanzas de las personas.

Por ahora, invitamos a leer otros post relacionados con la planificación y consejos financieros disponibles en esta página web.

Abajo les dejaremos unas recomendaciones. Recuerda que todo tiene solución en la vida y que si compras sabiendo administrar los recursos que posees, las cosas serán mejor.

 

10 consejos financieros que cambiarán tu vida | Gustavo Mirabal

Cambia tu mentalidad y cambiarán tus finanzas | Gustavo Mirabal

 

 

Enlaces de interés

www.gustavomirabal.es/ 

https://twitter.com/gmirabalcastro2  

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code