LA JUSTICIA EN ESQUILO – GUSTAVO MIRABAL

Quién fue Esquilo

Esquilo fue uno de los máximos  representantes  de la literatura  griega clásica. La justicia de Esquilo es la característica que lo hace universal.

La presencia de este valor en su obra es una de las características emblemáticas  que le ha permitido trascender como un clásico de la literatura.

El concepto de justicia está presente en la obra de Esquilo, prácticamente  en la totalidad  de las mismas.

Recordemos en primer lugar,  la obra que lo catapuló, su Prometeo Encadenado. Prometeo había cedido el fuego a los seres humanos,éste  fue su error y sucondena.

 

La idea de justicia y democracia

En el contenido de las obras de Esquilo pueden apreciarse varios aspectos relacionados con su fundamentación democrática. Pero,  resaltan sobre todo, sus
planteamientos sobre la justicia, presente en todas ellas.

Podríamos decir que es el fundamento de toda su obra. Una justicia que aparece cuando se supera el dilema trágico. Una idea de justicia que será básica para comprender los resortes democráticos que tributan sus obras.

La justicia y el orden divino

Según Henrique Herreras, El autor trágico vislumbra el orden divino al haber asimilado algunas referencias filosóficas, como la concepción del Cosmos y su significado de una realidad como un «todo». armónicamente organizado. En ese todo, cada parte ocupa el lugar que le corresponde.

Y en la mitología, Díke es hija de Zeus y Themis, del cielo y de la tierra, o sea, del todo. Por eso, su misión será observar las ciudades para cuidar si algún hombre comete desorden.
Entonces, el sentido de la justicia  nos lleva a volver a restablecer el orden roto por la hýbris, es decir, la pasión descontrolada de los mortales. Esquilo recoge esta concepción, y propondrá una superación del dilema trágico.

Las Euménides

La obra literaria y la tragedia griega

Si bien se puede leer de forma independiente, Las euménides es la obra que culmina la Orestíada, la única trilogía de Esquilo que se conoce en su totalidad y que incluye también Agamenón y Las coéforas.

Qué se cuenta en la obra

Aparece el fantasma de Clitemnestra asesinada, que despierta a las durmientes Erinias, instándolas a que sigan persiguiendo a Orestes.

La primera aparición en escena de las Erinias es terrible, obviamente con un gran dramatismos: cantan al unísono conforme se van despertando, el désmios hymnos un canto que encadena mágicamente, al objeto de castigar a Orestes.

Detalles de la tragedia

Buscan el olor de la sangre que les llevará a seguir el rastro de Orestes. Según la leyenda, en el estreno de la obra esto impresionó tanto que provocó miedo y angustia en el público, hasta el punto de que una mujer embarazada, llamada Neaira murió en ese mismo lugar.

Pero la intervención de Apolo salva a Orestes que expulsa a las Erinias, ofendidas por la intervención de un dios para la defensa de un asesino de su propia madre.

Como diosa suplicante

La escena se traslada a Atenas. Cuando las Erinias localizan a Orestes en Atenas, la escena es nuevamente inolvidable: Orestes se ha abrazado a una pequeña estatua de Atenea como suplicante.

Las Erinias lo rodean oliendo la sangre de su madre asesinada en el aire. Una vez que lo ven, pueden distinguir también riachuelos de sangre que empapan la tierra bajo sus huellas.

La diosa aparece en escena y decide que un jurado de doce atenienses juzguen al suplicante.

Las Erinias que aceptan que se realice un juicio y dicte sentencia, protestando no obstante por el hecho de se dicten leyes nuevas que impidan el castigo inmediato y sin contemplaciones de los crímenes de sangre.

 

Cierre de la trilogía

Es el colofón de este tríptico troyano, que es considerado generalmente como su cima creativa. En el mismo se cierra la cruenta trilogía sobre el trono de Argos y la cadena de crímenes en el seno de la familia real.

Orestes, atormentado por las Erinias como castigo por dar muerte a su madre, ha huido a Delfos para purgar su culpa y buscar la protección de Apolo.

El Dios Apolo, defensor de Orestes

Apolo actúa de abogado de Orestes mientras las Erinias actúan como abogado de la fallecida Clitemnestra.

Las diosas  de la venganza

Las Erinias, diosas de la venganza de sangre, sostienen que, si no se condena a Orestes, en la ciudad cualquiera se sentirá libre de cometer cualquier tipo de acto por venganza propia.

Durante el juicio, Apolo convence a Atenea de que, en un matrimonio, el marido es más importante que la mujer, señalando que Atenea nació sólo de Zeus y sin intervención de una madre (Zeus se tragó a Metis).

Pese ala presencia del concepto de venganza, la benevolencia y la justicia en Esquilo, son una constante  en la tragedia griega.

El “derecho a la venganza”

Antes de que se cuenten los votos, Atenea vota en favor de Orestes. Apolo y Atenea sostienen que los dos homicidios tienen diferente gravedad.

El hijo tiene la misma sangre que el padre porque él lo ha generado y por lo tanto tiene el derecho de vengarse.

De esta manera se corta así por fin la cadena de crimen, venganza, crimen, mediante un juicio donde intervienen, jueces humanos y no la implacable venganza sin consideraciones de los dioses. Consideraciones en las que la Justicia en Esquilo se hace evidente de forma constante.

Atenea  y la persuasión

Después del recuento, los votos son iguales en cada lado. Atenea intenta convencer a las Furias de que acepten su decisión.

Las Erinias, increpan a Atenea por vulnerar viejas leyes. Pero, al final, ellas se someten. (Sin embargo, en Ifigenia en Táuride, de Eurípides, las Erinias siguen acosando a Orestes incluso después del juicio).

Atenea  y el arte de nombrar

Atenea entonces les da otro nombre, Euménides (‘benevolentes’), quienes se comprometen a mostrar su lado más benigno a Atenas.

Las Erinias serán entonces honradas por los ciudadanos de Atenas para asegurar su prosperidad.

La benevolencia

Atenea también declara que en adelante los empates entre los jurados deben resolverse en beneficio del acusado, siendo absuelto, puesto que la misericordia debe prevalecer siempre sobre la severidad.

Palas Atenea, adeministradora  de justicia

El dios insta a Orestes a trasladarse a Atenas para que un tribunal, el Areópago ateniense asistido por la diosa Atenea, administre justicia en su caso e intente poner fin a la violenta sucesión de asesinatos cometidos por los de su estirpe.

He aquí cómo está presente la justicia en Esquilo y en toda su obra

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

https://www.gustavomirabal.es/derecho/justicia-y-expresion-literaria/

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code