JUSTICIA Y EXPRESIÓN LITERARIA

¿Qué relación tienen los conceptos de expresión literaria y justicia?

Hablar de literatura es hablar de la relación palabra  vida, En consecuencia, es poner en blanco y negro, la relación de todo el acontecer humano. No hay experiencia que  afecte más  a los seres humanos que la experiencia de la justicia.

Esto es  así, entre otras cosas, porque el concepto de justicia mueve  al mundo y en un amplio sentido. Si esto no fuera  así, no existirían las  tablas de la ley de Moisés en el relato bíblico, Ni se mencionaría en otros libros  sagrados  como El Corán por ejemplo.

De esta forma, el concepto de justicia  está presente  en la literatura en sus diferentes expresiones desde la época  de los clásicos  griegos y romanos. Prueba  de ello, la tenemos también en la importancia del derecho romano, en obras  de la literatura  española  como las escritas por Alfonso X, El Sabio durante  el Siglo XIV. Los textos de derecho más relevantes tienen sus orígenes  en textos clásicos  de la literatura universal.

Justicia y expresión literaria en diferentes obras

La expresión literaria

La palabra expresión quiere  decir salida, manifestación de una emoción de un sentimiento, de una  necesidad. En el entorno literario estas expresiones se manifiestan en la narrativa, en el teatro, en la poesía, en el ensayo creativo, crítico y reflexivo y,  en otras expresiones como el monólogo y el soliloquio. Estas últimas expresiones, muy propias  del fluir interior de cada una de las personas  que  escriben y de las personas  que logran escenificarlas en el escenario o en otros espacios.

Nos paseamos  por estas expresiones y no podemos evitar recordar la representación de obras  teatrales de Esquilo, muy relacionadas  con el tema  de la justicia, como Prometeo Encadenado, Las Euménides, en La Orestiada.

Esquilo, la tragedia griega y el concepto de justicia

Al recordar las obras de Esquilo, vienen a nuestra memoria, la fuerza increíble  de estas obras; la presencia intensa de las pasiones humanas, la lucha por el poder, pero también recordamos la presencia  de la desolación, de las luchas  de titanes y por supuesto, evocamos el inmenso cansancio que agota  a las almas después de estas terrible luchas.

Justicia y expresión literaria en la obra  de Esquilo

Prometeo se atrevió a robar  el fuego

El Poder le dice a Hefestos que Prometeo osó hurtar el preciado tesoro, el fuego de los dioses y es justo que pague por ello.  Le dice  que es imperdonable y que  tiene  que ser castigado por  ello:

Hurtó tu preciado don, el brillante fuego, padre de todas las artes, y lo entregó  a los mortales. Justo es, pues, que pague  a los dioses la pena merecida. Tal vez así aprenda  a resignarse  a la dominación de Zeus y cesar  en su oficio de favorecedor  de los hombres (Esquilo, 1969:7)

Prometeo Encadenado nos plantea la lucha eterna  del ser humano en ese enfrentamiento entre el ejercicio del poder, y la administración de justicia. Son los dioses los dueños de fuego, ¿por qué te atreves, insolente a proporcionárselo a los humanos?… He aquí la reflexión más importante, la que mueve las estructuras  psicológicas y morales  de las personas  que entran en contacto con mares más profundos en la crítica literaria y filosófica.

 

Qué se descubre  a través  de la obra  de Esquilo

Lo que  descubrimos  en la obra de Esquilo es la esencia  de la tragedia  humana y esta esencia está  relacionada precisamente  con el concepto de justicia.

No es nuestra intención hacer un análisis exhaustivo sobre los grandes  temas  que desarrollo esta autor clásico griego, pero sí queremos insistir en la importancia del drama que  encierra no sólo el concepto de justicia que de una manera sencilla podemos  decir que  significa dar  a cada quien lo que le corresponde.

También podríamos decir, otorgarles  a todas las personas los que  se merecen y entraríamos  en otra reflexión y nos haríamos otras preguntas  relacionadas  con el concepto de la meritocracia y nos alcanzaría el tiempo para terminar de dilucidar este concepto y su aplicación práctica en la sociedad actual

El dilema trágico

Lo que descubrimos a través de la idea de la justicia de las obras de Esquilo es el dilema trágico.  Esta idea está relacionada específicamente con la superación del dilema trágico, que siempre contiene un punto racional, como queda en evidencia en todas sus obras.

Los caminos tortuosos recorridos hacia el conocimiento y el restablecimiento del equilibrio final en cada una de sus obras, suponen dos caras de la compleja realidad humana que se complementan.

Qué es la justicia  para Esquilo

Si el Dios Zeus es compendio de las ideas que rigen el mundo, la justicia es para Esquilo el elemento estabilizador de los desequilibrios que amenazan al mundo de los hombres: la injusticia y sus correlatos, la culpa y el castigo.

La justicia es garantía de un bello destino para el hombre. Este planteamiento queda bien explicitado en Las Suplicantes, donde se ve claramente que los egipcios representan la hýbris ya que, por la fuerza, quieren obligar al grupo de doncellas de Argos a contraer matrimonio contra su voluntad.

Pronto intuimos que Zeus no ve con buenos ojos la prepotencia e hýbris de los egipcios. Pero la situación no conduce a una simple deducción de una justicia divina, como pueda parecer a primera vista, porque no es sólo Zeus quien se percata de ello, 16 M.

En las suplicantes

Esquilo también  se cuida mucho y demuestra una clara mentalidad democrática, piensa que el pueblo de Argos ha de dar su consentimiento para ayudar a las suplicantes.

Las Suplicantes: justicia y expresión literaria: teatro

La asamblea popular interviene cuando Danao (padre de las suplicantes) decide pedir ayuda para sus hijas. A la decisión de dicho pueblo le conduce un impulso de justicia al advertir la impiedad de los egipcios.

Qué  siente  el pueblo de Argos

El pueblo de Argos siente compasión por el débil, aún a pesar de peligrar su relación pacífica con los egipcios. De ahí que se perciba que en la obra está presente la idea de la justicia como igualdad universal, porque la injusticia es cometer violencia del fuerte frente al débil.

El mensaje  de las suplicantes

Éste es el mensaje principal de Las Suplicantes: la justicia es una ley universal de la humanidad, no la propiedad de unos pocos. Un planteamiento que no traslada a la polis, donde cualquier abuso sobre cualquier ciudadano es injusto.

A la luz de esta interpretación específica,  debemos considerarla un poco más allá, para poder encontrar un equilibrio buscado por Esquilo, el que reconoce tanto el principio del poder (en este caso, el rey de Argos quiere persuadir al pueblo de su idea de justicia) como ciertos derechos fundamentales (importancia de la asamblea en esta decisión, aquí convencida por un «buen argumento»).

La justicia querida por los dioses

Toda injusticia, según Esquilo, es impiedad, ya que la justicia es defendida y querida por los dioses. La idea tradicional, por tanto, de la justicia como límite y medida en el actuar por temor al castigo divino sigue estando presente en todas las tragedias de Esquilo.

La injusticia  como violencia

Pero, hay, además, otros elementos en la idea de Justicia de Esquilo que se separan de lo tradicional y que nos muestran la relación clara existente entre sus tragedias y la nueva situación democrática, es la relativa a la igualdad universal: la injusticia es cometer violencia del fuerte frente al débil.

 Justicia  como conciliación

También la justicia, para Esquilo, es conciliación entre autoridad y comunidad, y, por último, fe y confianza en la solución del llamado dilema trágico.

Esquilo, en realidad, intenta describir un estado de equilibrio y concordia, dentro de una idealización de lo que desearía que fuese la democracia de su época.

Justicia y democracia

Pero, además, la democracia precisa de unos cimientos, de unos principios activos, esto es, de unas reglas básicas que rigen su funcionamiento y solucionan conflictos.

¿Cuáles son los aportes que

justifican el sentido de justicia edificante en Esquilo?
Que  nos  diéramos  a la tarea  de precisar con exactitud cada parte de la obra en la que se evidencie este principio, no sería asertivo de nuestra parte, pues la idea no es cercenar opiniones.

Pero si se podría afirmar que la obra, en su totalidad, nos produce la sensación de ironía, como si los personajes y el autor dramaturgo trataran de cuestionar una realidad que, no lejos de ser la suya, acoge a la humanidad entera, de antes y después de la era arcaica y del surgimiento de la literatura  clásica.

Expresión literaria y justicia se toman de las manos

En consecuencia, a medida que uno se lee la obra, esta misma sugiere la necesidad de que un cambio sea generado. Lo que acurre de forma  más intensa y más allá de la lectura  de la obra, cuando se ve la representación en teatro.

No por cuestiones del azar, sino, más bien, como parte de un principio indeleble, de la justicia en su máxima expresión, para que el desarrollo de la Polis pueda surgir y sobreponerse a las ataduras de la voluntad de un hombre, de sus pasiones, flaquezas y afecciones, sin distinciones entre gobernantes y lacayos.

Expresiones  todas  que nos mueven frente  a la concepción de la justicia y el  disfrute, análisis reflexivo y crítica  de la obra literaria.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/

https://www.biblioteca.org.ar/libros/141832.pdf

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code