Caminar Montar Rodeo – Gustavo Mirabal

Caminar Montar Rodeo

caminar montar rodeo

Tres palabras contestó Amberley Snyder el día que le preguntaron qué quieres a futuro luego de sufrir un accidente automovilístico.

Esas palabras son: Caminar, Montar, Rodeo.

El reto apenas empezaba, esta mujer estaba acostumbrada a competir en las carreras de barriles en el rodeo estadounidense.

Esta es una de las tantas disciplinas dentro del deporte ecuestre.

Un día tras salir de casa se distrae por un instante y su auto termina dando vueltas en el aire.

Por poco pierde la vida en ese aparatoso accidente que la deja paralítica de la cintura para abajo.

Asustada, frustrada, y un poco desorientada llama a su padre y le cuenta lo que le ocurre, sin saber que no podía caminar.

Llegan los paramédicos e intentan levantarla pero ella no puede mover las piernas porque no las siente.

Su dolor se hace más intenso y finalmente entre varios hombres la cargan para llevarla hasta el hospital.

Una vez allá, su madre, es la primera en saber que su pequeña campeona de 18 años no volvería a caminar.

Una vez que la joven se entera entra en un proceso de frustración que la hace sentir incapaz.

Soltar el orgullo

A partir de ese momento todo el orgullo de la atleta tiene que caer. Ahora enfrentaba un nuevo rodeo y no precisamente de barriles.

Se encontraba en una encrucijada y tenía que tomar la decisión de asumir esa nueva faceta o dejarse morir.

Para los atletas el deporte que practican suele serlo todo. Por ello, cuando por alguna razón deben dejarlo se frustran en gran manera.

Amberley Snyder no fue la excepción. Estaba resignada a la idea de que no volvería a caminar y por lo tanto, no tenía sentido vivir.

Pero allí es cuando la madre de la joven jinete, con amplia experiencia y reconocimientos en el rodeo ecuestre, toma las riendas y motiva a su hija.

El principal reto que tuvo esta mujer es hacer que Amberley reaccionara, dejara de lamentarse y viera que aún está viva y puede lograr grandes cosas.

La historia de estas dos mujeres es inspiradora, ya que, aunque Netflix tiene en su gigante lista de reproducción de películas un filme alusivo a la historia de Amberley, no se trata de una cinta más, sino de algo real.

Vamos a conocer su historia más a fondo, con algunos detalles acerca de lo ocurrido.

El accidente

El 10 de enero de 2010 la vida e historia de Amberley Snyder cambió por completo.

Pasó de ser una joven con grandes ambiciones y triunfadora del rodeo de barriles en Norteamérica, a ser una mujer frustrada (por un tiempo), puesto que quedó paralítica.

El accidente de auto fue muy grave y por poco pierde la vida en él.

Su historia pudo ser distinta, pero por alguna razón le ocurrió ese hecho que cambió el curso normal que traían las cosas.

Tras ese impacto tan fuerte, sus vértebras T12 fueron aplastadas contra una cerca.

Lo cual ocasiona que la joven jinete pierda total movilidad de la cintura para abajo. Sin embargo, encuentra algo muy valioso en esta nueva etapa, su vida.

Al cambiar su mundo y manera de hacer las cosas, llega el momento de repensarse, le tocó desaprender para aprender.

Valorar las cosas que tenía y poco a poco, reconoció que el cambio de actitud es necesario.

Con la ayuda de su madre, la jinete tuvo que olvidarse de aquellos días en los que un segundo lugar en una competencia era absurdo y comenzar a valorar los pequeños detalles de la vida.

Muchas veces tuvo que batallar contra sus propios pensamientos negativos y su orgullo. Siendo estas quizá las peleas más duras, ya que la silla ahora era su montura.

La influencia de su madre

La madre de Amberley Snyder fue la pieza clave en la recuperación de esta atleta norteamericana, nacida el 29 de enero de 1991.

Ella, a pesar del dolor que como mamá sentía, no se rindió y motivó a su hija a levantarse, a dejar la actitud de derrota y salir adelante, tomando en cuenta que estaba viva.

Y aunque no fue una tarea fácil, porque no es sencillo lidiar con la frustración ajena, la madre de Amberley Snyder no se rindió.

La ayudó en todo momento con tal de que la meta de su hija: Caminar montar rodeo se hiciera posible de alguna manera.

Reportaje

A continuación os compartimos este reportaje sobre Amberley Snyder.

Caminar Montar Rodeo

No fue sencillo levantarse de la cama o la silla de ruedas.

Se trató de un proceso muy duro en el cual hubo muchas lágrimas, dolor, frustración.

Pero, el cambio de actitud y buenos especialistas en el área de terapia hicieron que la joven jinete pudiera dar unos pasos, por supuesto con toda la indumentaria requerida.

Más esta no logró volver a caminar.

Empero, su padre, le regala una montura, tomando en cuenta que desde los 3 años Amberley montaba a caballo. Era justo allí que había aprendido el equilibrio.

Amberley Snyder vuelve a la silla ecuestre para reencontrarse a sí misma en una versión distinta.

Antes competía porque el rodeo lo era todo para ella. Ahora ella era, sin darse cuenta, la gran motivación para quienes estaban en su misma situación.

La joven jinete se volvió un ejemplo a seguir.

Amberley Snyder vuelve a competir

Un día cualquiera Amberley Snyder recibe una llamada para una entrevista, ya que su historia llamó la atención de la prensa.

Al final de la sesión de preguntas, la periodista le dice que por favor de un par de vueltas sobre su caballo.

Una vez que la joven sale a la pista, su caballo, Poder, recuerda viejos tiempos y sale corriendo haciendo de cuenta que estaba rodeando barriles.

Tal fue la sorpresa que la joven recupera su espíritu competitivo, suelta el temor y se atreve a competir nuevamente.

Para sorpresa de todos, Amberley Snyder, regresa al rodeo de barriles y hace tiempos increíbles en las carreras.

Se vuelve la favorita del público y su nombre vuelve a estar en los pedestales más altos del mundo deportivo ecuestre.

Cartas de fans comienzan a llegar a su casa, y la joven sabe que ha vuelto, que está viva y tiene una oportunidad para disfrutar, sentir y triunfar.

Un regreso espectacular

Las personas no se explicaban cómo es que Amberley Snyder podía montar a su caballo Poder luego del accidente.

Todos le habían dicho que no volvería a caminar, que se quedaría postrada en esa silla de ruedas por siempre.

Más gracias a la ayuda y apoyo incondicional de su madre y resto de familia, ella se sobrepone, vuelve al rodeo de barriles y se convierte en campeona.

Una que inspira miles de personas en el mundo. Una que se ha presentado en competencias importantes como:  The American Rodeo, donde hizo un tiempo de 15.3 segundos.

Para el año 2016, la atleta se situaba entre las 5 mejores para la Asociación de Rodeo Pro Rocky Mountain de los Estados Unidos.

Ese mismo año gana la tarjeta de la Asociación de Rodeo Profesional de Mujeres.

Actualmente compite en el Circuito RAM Wilderness.

Motivadora

Bajo las premisas: Caminar Montar Rodeo, Amberley Snyder es ahora una motivadora que va contando su historia y testimonio acerca de lo que se puede hacer teniendo una discapacidad motora adquirida.

De hecho, ahora publica un video semanal en las redes sociales en el cual hace referencia a las cosas que le cuesta hacer cuando se vive acompañada de una silla de ruedas.

La jinete profesional también escribió un libro para niños titulado: Walk, Ride, Rodeo.

Ese es el mismo nombre de la película en Netflix.

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code