CABUDARE, LA CIUDAD DONDE DUERMEN LOS SUEÑOS

 

Artículo #52 de la serie

Gustavo Mirabal en Venezuela

Con un buen desayuno y en compañía de San Antonio

Vista de la ciudad  de Cabudare

 

Nuestros apreciados  viajeros no descansan en su afán de recorrer el país y conocer  sus maravillas.

Esa mañana muy temprano en Cabudare, capital del municipio Palavecino, nuestros amigos se encontraron en un restaurante muy conocido en la zona, disfrutando de un delicioso desayuno criollo  con arepas de chicharrón, sentados en una mesa a los pies de una imagen de San Antonio que quietito en su rincón espera con su niño en brazos y su varita de nardo, a que cada  13 de junio lo saquen de paseo en procesión para recorrer la ciudad al ritmo del tamunangue, las oraciones y el fervor.

Cómo es Cabudare

Cabudare es una población sencilla pero muy dinámica, que funciona como ciudad dormitorio para un gran volumen de población que trabaja en Barquisimeto.

Debido al creciente proceso migratorio hacia la zona, se han construido residencias en áreas que antiguamente se dedicaban al cultivo de la caña de azúcar. Existen algunos sectores que todavía se utilizan para la agricultura, no obstante, la creciente expansión urbana obliga a la utilización de los mismos en ese sentido.

Los  mayores atractivos lo representan sin duda el Parque  Nacional Terepaima y la parroquia Agua Viva ubicada en las faldas de las majestuosas montañas del parque, hacia donde nos dirigimos ahora –  les informó  la tía Carmen al salir del restaurante.

La abuela y sus tallas de madera

 – ¿Y cuando regresemos del parque podremos pasar por Agua Viva?, tengo entendido que allí se consiguen magníficas tallas de madera y figuras de barro y  quiero ver si consigo algún pesebre que me guste.

– Por supuesto Abuela Isabel Teresa, vamos a pasear  primero un poco por el parque para que lo conozcan y luego los llevaré a conocer la ruta artesanal de Agua Viva.

Llegando al Camino Real

– Muchachos, estamos entrando en lo que llaman  el Camino Real, creado por los aborígenes que poblaban la zona, utilizado luego durante la colonia y la época de la independencia. Y donde se han encontrado restos arqueológicos.

–  ¡Fantástico! – exclamó Gustavo.

– ¿Y cuando fue creado este  parque? – pregunto la abuela Isabel teresa mientras observaba extasiada los parajes de exuberante vegetación que ofrece el parque.

Lilia Vera: “Yo vengo regando flores por  todo el camino real”

– Esta zona fue decretada Parque Nacional en 1976 con el propósito de preservar importantes muestras de los ecosistemas y espacios geográficos característicos de las estribaciones de la cordillera Andina, proteger sus cuencas hidrográficas y su biodiversidad.

Los tesoros de Terepaima

 Terepaima no solo resguarda ambientes donde subsisten especies amenazadas, sino las nacientes del río Sarare, que drena hacia el estado portuguesa  y contribuye a alimentar el embalse de Las Majaguas, de gran importancia para el desarrollo agrícola e industrial del estado Portuguesa – comentaba el guía turístico.

– ¿Y la fauna? ¿Y por aquí podemos encontrar caballos?, preguntó Gustavo.

– En este parque no existe un inventario de fauna que nos permita describir con exactitud la biodiversidad del parque. Paradójicamente la información que se tiene de la fauna del parque proviene de los estudios que se han realizado del impacto de la cacería ilegal en el parque.

Especies en extinción habitan en el parque

 

Gracias a las apreciaciones de algunos científicos o habitantes de la zona,  se sabe que varias especies de fauna en peligro de extinción  habitan en el parque. Como  el oso frontino, o el paují copete de piedra por poner algunos ejemplos.

Habitan también algunos felinos como el jaguar  y el puma y otros mamíferos como la lapa, el cachicamo, el mono araguato, el rabipelao,  el mapurite, el mono capuchino, el oso melero, el venado, y el báquiro.

 

También se pueden encontrar especies de reptiles como la cascabel, la mapanare y la tigra cazadora, les informó la tía Carmen gran amante de la naturaleza  y  en consecuencia ferviente ecologista y gran conocedora del tema.

Oso frontino

Gustavo y María Gabriela siguen preguntando      

 

– ¿Y aquí vive gente tía? – preguntó María Gabriela mientras disfrutaban del almuerzo que la tía Carmen y la abuela Isabel Teresa habían preparado para comer en el parque. Una suculenta parrilla de chivo con yuca y ensalada criolla.

– Existen numerosos caseríos tanto dentro como en los alrededores del parque. La principal actividad económica de estas poblaciones es el cultivo del café y otros rubros agrícolas, así como la ganadería de caprinos y vacunos.

 

Las antenas  de comunicación

 

En la cima de aquella montaña, la zona más alta del parque ¿la ven? existe desde hace tiempo una estación de antenas de telecomunicaciones, de grandes dimensiones, tanto de las empresas televisoras como de telefonía del país, ese es el pico Terepaima, región conocida también como “Las Antenas” precisamente por lo que les acabo de decir.

 

El sitio cuenta con albergue para el personal que trabaja en la estación, el cual sube a diario para las labores de mantenimiento por una carretera de tierra que cruza el parque y permite desplazarse desde la urbanización Agua Viva en Cabudare, hasta el lugar de las antenas, carretera que también es frecuentada por visitantes del parque como nosotros. Les explicó la tía Carmen, profunda conocedora de las características y de los problemas del parque.

– ¿Y podemos subir ahora tía? Pregunto con entusiasmo Gustavo.

– ¡Va si e’ caray!, como si fuera tan cerquita. Mejor nos quedamos aquí terminando nuestro almuerzo y contemplando el paisaje. ¿A quién habrá salido este muchacho tan aventurero?- dijo La tía Carmen haciéndole un guiño a la abuela Isabel Teresa.

 

De Agua Viva y de impaciencia se trata…

 

– Hablando de Agua Viva, creo que ya se está haciendo tarde, ¿Qué les parece si vamos hasta allá apenas terminemos de almorzar? Quiero ver si encuentro las figuras para mi nacimiento – preguntó con cierta ansiedad la abuela Isabel Teresa.

– Si, por supuesto Isabel Teresa pero aún estamos a tiempo, disfrutemos con calma de nuestro almuerzo, que por cierto nos quedó muy rico,  Y luego iremos hasta allá, no te preocupes que eso queda cerca  –  manifestó la tía Carmen.

– ¿A quién habrá salido esta señora tan impaciente? Dijo Gustavo haciéndole un guiño a María Gabriela.

Todos soltaron una fuerte carcajada ante el comentario de Gustavo.

 

María Gabriela, como siempre escribe su diario

Querido Diario, buenas  noches. La experiencia del paseo de hoy me gustó mucho, nunca había visitado Cabudare y sus alrededores. Vimos unas montañas preciosas y la compañía de la tía Carmen es muy agradable.

La abuela Isabel Teresa y la tía Carmen se llevan muy bien y Gustavo, como siempre, pregunta por los caballos  donde quiera que va… Uy, pero esta vez preguntó y no le respondieron…

Seguro que hay muchos caballos por estos lares, sería muy extraño que  los hubiera, lo que pasa es que  el tiempo se nos quedó corto. Ya veremos los demás días porque  todavía tenemos mucho por conocer del estado Lara. Bueno, hasta mañana Diario querido.

Nos informaron que…

El día 10 de noviembre de 1813, el Libertador Simón Bolívar, marchaba sobre Barquisimeto y el día siguiente hizo su entrada a Cabudare, al ver los excesos criminales cometidos por las tropas realistas,  dictó bajo una Ceiba que aún se conserva, un decreto dándole el título a Cabudare de Parroquia Civil, declarando a sus hijos en posesión de todas las garantías y derechos, que los españoles les habían arrebatado.

Y nos dijeron que…

El Parque Nacional Terepaima debe su nombre a un vocablo aborigen que significa “montaña que mana leche” debido al color blancuzco de las aguas de Río Claro.

También nos contaron que…

El Parque Nacional Terepaima se encuentra un poco deteriorado, debido a las lluvias y otras circunstancias, como el factor humano. Por ello cuando subamos al Parque Terepaima recordemos aportar nuestro granito de arena, colaborando con su preservación.

REFERENCIAS  BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code