Eres lo que escuchas

Eres lo que escuchas – Gustavo Mirabal

Eres lo que escuchas

Eres lo que escuchas

El ser humano es el reflejo de muchas cosas. En una primera etapa de lo que ve y escucha en su casa.

A medida que crece su entorno influye en todas las áreas de su vida.

Y aunque haya gente que no lo crea la música es un mecanismo de modelaje. Un patrón. Un medio que enseña por medio de las letras.

No se trata de hacer sonidos agradables y emocionantes al oído sino de que el contenido de lo que se canta edifique, siembre algo bueno.

Todos los seres humanos escuchan música porque aún desde el vientre de la madre el bebé escucha lo que su mamá escucha…

La música es un lenguaje – eres lo que escuchas

La música es un lenguaje que nos habla de todo lo que sucede en la vida. Lo bueno, lo malo, la alegría, la tristeza, el amor, el desengaño.

Es por ello que es algo más profundo que un ritmo pegajoso. La música transmite emociones, sensaciones y sentimientos.

Detrás de cada pieza musical está un compositor, inspirado en cualquier que sea su situación personal, la cual es el motivo por el que escribe esa letra. Es decir, hay un sentimiento, una emoción.

Un dicho popular dice: Dime con quién andas y te diré quién eres… En este caso, puede ajustarse a algo como esto: Dime qué escuchas y te diré cómo piensas.

Cada ser humano es único y sin igual, con sus virtudes y defectos pero, dependiendo de lo que consuma así mismo serán los frutos que de.

Por ejemplo, si una persona ve y escucha sobre videojuegos la mayor parte del día, semanas, y años, ¿de qué os va a hablar? ¡Acertaste! Hablará de videojuegos.

De igual forma, si una persona escucha música de cantina, vive emborrachado y despechado. Todo lo que hable y haga está orientado hacia eso que escucha.

La música tiene mucha influencia en el ser humano.

Eres lo que escuchas

Cada acción repetitiva sea de manera consiente o inconsciente genera un hábito y el hábito forma el carácter.

El carácter define a la persona pero no significa que no pueda cambiar una conducta determinada.

Los seres humanos nacen con un temperamento y el carácter se forma a lo largo de su vida. La crianza y el entorno influyen mucho en ello.

Por eso, cuando una persona hace siempre lo mismo, escucha siempre lo mismo, dice siempre lo mismo, se lo cree y le cuesta romper ese patrón.

La música es un patrón de modelaje que da a los seres humanos momentos de sumo gozo, pero también le impulsa a tomar decisiones y comportarse de cierta forma.

La música influye en todo el cuerpo explican los científicos

Estudiosos del comportamiento humano y de los efectos de la música en el hombre certifican que ésta tiene mucha influencia.

Agregan que afecta la química del cerebro.

Hace que libere dopamina, una neurohormona liberada por el hipotálamo, relacionada con el placer.

Pero también tiene otros beneficios como estar presentes en los procesos de aprendizaje, comportamiento, actividad motora, el sueño, el humor, la atención.

Fijaros la imagen a continuación:

La música fortalece la memoria y el aprendizaje, es por ello que la utilizan tanto durante el periodo de crecimiento infantil.

Tanto dentro como fuera del vientre el bebé ya tiene contacto con la música. Ésta regula el nivel de hormonas relacionadas con el estrés.

La música recrea recuerdos y afecta la velocidad de las ondas cerebrales.

Los científicos sostienen que escuchar música durante sólo quince minutos podría aumentar los niveles de una familia de proteínas asociadas con la sangre y la producción de plaquetas, estimulación de linfocitos y la protección celular contra el SIDA, el cáncer y otras enfermedades.

eres lo que escuchas

El problema está en lo que escuchas

Hay una gran variedad de géneros musicales y el mercado le da respuesta a todos los gustos.

Sin embargo, el contenido de ese trabajo musical no es sano para las mentes humanas.

Géneros como el reguetón, la bachata, el trap hacen que la mujer quede como un zapato y sea tratada como objeto sexual.

Las letras de la mayoría de canciones en esos géneros denigran al sexo femenino y engrandecen al masculino.

Invitan al sexo sin amor y sin compromiso. Aunado a que promueven las relaciones sexuales sin protección y en cualquier lugar, con cualquier persona.

Lo único que venden es una vida de lujo con muchos autos, joyas y mujeres, pero en realidad es un mundo vacío que lleva a los niños, jóvenes y adultos a tener un concepto errado del amor.

 

El perreo no es amor

El amor no es un sentimiento, es una decisión.

Los sentimientos vienen dados por las emociones y muchas veces, así como llegan, se van.

Es por ello que el amar a alguien, casarse y vivir el juntos por siempre es una decisión.

Tristemente a través de música con letras degradantes, los hombres tratan a las mujeres como meros objetos desechables que usan y tiran a su antojo.

Por otra parte, las mujeres parecen haber perdido la compostura y ceden a una música que las pone como prostitutas.

A menudo se les ve en los vídeos musicales meneándose y en las fiestas comportándose como si no se tratara de ellas el mensaje de las canciones.

Como consecuencia hay una generación que tiene la mente corrompida. Que no ama, que no sabe lo que es el amor y tampoco le importa “porque lo que vale es el perreo”.

¿Qué ejemplo estamos dando?

Cómo decirle a un violador que deje de cometer semejante acto si todo en la sociedad guía y alimenta el apetito sexual de ese hombre.

El reguetón es pornografía auditiva, la bachata es pornografía auditiva, y ni hablar del trap y algunas canciones de salsa donde ya no hablan del sexo en lenguaje poético sino directo.

La pornografía auditiva es real, moldea las mentes, crea hábitos y hace una grieta en el carácter de la persona que la recibe día a día.

Porque el resultado de esta, es la subyugación de la mujer, la elevación del hombre como el macho y el desecho del amor como lo más puro.

Al porno auditivo sólo le importa vender una imagen carente de respeto y principios, a cambio de miles y millones de dólares.

Cada escena en los vídeos de reguetón y bachata, géneros en los que más se habla de sexo, igual que en el trap, se queda grabada en la mente de quienes lo ven y hace que en algún momento esos consumidores quieran hacer lo que vieron.

De allí se derivan violaciones, incestos, suicidios, asesinatos, depresiones, soledad, amargura y frustración.

La música es un lenguaje poderoso y quienes lo descubren saben que pueden influenciar para bien o para mal a otros.

Es un arma de doble filo que forma conductas, comportamientos, patrones de pensamiento, hábitos y carácter.

Para vida o para muerte

La música es en sí misma un instrumento para vida y para muerte.

Así como hay letras que edifican, llenan de fe, amor, alegría y esperanza, existen las que transmiten soledad, depresión, tristeza y ganas de morirse.

Y el ser humano es el reflejo de eso que escucha, de aquello con lo que se alimenta, tanto en lo físico como en lo emocional y espiritual.

Así que estimado lector: Eres lo que escuchas. ¿Qué estás escuchando? 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code