Venezolanos exiliados en Madrid

Venezolanos exiliados en Madrid – Gustavo Mirabal

Artículo #4 de la serie

Gustavo Mirabal en Madrid

Venezolanos exiliados en Madrid

Venezolanos exiliados en Madrid

Madrid es una ciudad cosmopolita que atrae a millones de personas en el mundo año a año.

Algunos la visitan y se van a casa mientras que otros se enamoran tanto de ella que se quedan.

Su estadía es por tiempo indefinido y viven felices en la capital española por la calidez de su gente.

Muchas tradiciones hacen que los turistas quieran disfrutarla por más tiempo…

Entre esas tenemos el salir a trotar en las mañanas, ir a comprar el periódico, sentarse en los bancos de las plazas o parques a leer, etc.

En los países suramericanos es poco probable ver este tipo de cosas. El día a día hace que la gente tenga el tiempo medido.

Siempre andan apurados y viven al paso del reloj…

Cosa que no ocurre en Europa donde la gente trabaja, estudia, los niños van a la escuela pero siempre hay un break.

Hay oportunidad para tomarse un manchado (café con más leche que café), un Colacao (bebida achocolatada), una manzanilla.

Dinámicas distintas

La dinámica en los países tercermundistas no es la misma que en la de uno europeo.

Hay costumbres que con el tiempo se han ido perdiendo y esto ha restado calidad de vida; Muchos viven sólo para trabajar y pagar las cuentas.

Es decir, ya poco se ve en América Latina personas leyendo la prensa en las plazas, saliendo a comprar el periódico temprano, haciendo ejercicio en la calle, etc.

La inseguridad es uno de los factores que mueve al hombre para emigrar de un lugar a otro donde se siente protegido.

La era digital

Aparentemente la era digital en la que vivimos actualmente acapara de tal manera que muchos han cambiado el papel por el smartphone.

Esto ha hecho que hoy día las personas en vez de mirarse a los ojos observan más a su celular.

En Madrid aún se ven personas trotando desde las 6:00 am, adultos mayores comprando los periódicos…

Y aunque muchos de ellos no saben manejar un teléfono inteligente sí saben hablar cara a cara entre ellos.

Cosas como estas hacen que la capital de España sea atractiva, además de que ofrece todo lo que se busca:

Buenos cafés, bares, restaurantes, una gastronomía exquisita, teatros, y paisajes naturales espectaculares a lo largo de toda la ciudad.

Pero lo que más envuelve a un extranjero que visita España es la seguridad con la que se camina, con la que se vive.

Y si a los europeos les gusta una vida tranquila, a los latinos aún más…

Venezolanos exiliados en Madrid

El latinoamericano es por naturaleza aventurero y soñador esto ha hecho que busque ciudades para invertir su vida, su conocimiento…

En este sentido, los venezolanos tienen un rol protagónico en este momento de su historia como pueblo.

Desde hace algunos años los jóvenes han empezado a buscar nuevas oportunidades para trabajar y superarse profesionalmente.

Lo cual ha dado como resultado una enorme diáspora por América Latina, Estados Unidos y Europa.

¡Conchale vale!

Hoy día en las calles madrileñas se escucha con más frecuencia el acento venezolano.

Esos ¡Conchale vale! ¡Sí se puede chamo! ¡Que de pinga esta vaina! son más comunes que para el año 2000.

Esto se debe a que un gran número de venezolanos se encuentran exiliados en Madrid.

Jóvenes y no tan jóvenes, en su mayoría profesionales, con familia española han solicitado la nacionalidad.

La actual generación de venezolanos está en busca de un crecimiento mayor y por eso ha emigrado a distintos países.

Una de las cosas que más llama la atención de la comunidad venezolana radicada en Madrid es la facilidad de hablar el mismo idioma.

Aunado a que España es uno de los países más económicos en cuanto a alquiler de vivienda, comida y vestuario, de Europa.

Francia, especialmente París, es mucho más costosa, por ser la capital del amor; Un pollo a la brasa para dos personas en un restaurante cuesta 50 euros en adelante.

Mientras que ese mismo pollo en España sale en menos de 20 euros y viene con patatas o yuca.

Y si vais a sitios menos refinados lo puedes conseguir en unos 10 euros con yuca y patatas.

Sumado a que hay regiones como Andalucía en la que las cosas son mucho más económicas, en cuanto a vivienda, comida y ropa.

Exiliados invirtiendo

La inversión que están haciendo los venezolanos exiliados en Madrid y el resto de España tiene que ver con esfuerzo, trabajo, sudor.

La vida de emigrante está llena de altas y bajas.

La ventaja de Madrid es que tiene un clima estupendo, aunque en verano es bastante calurosa.

Muchos venezolanos trabajan haciendo delivery, cuidando personas mayores, lavando autos, etc.

Dejaron sus profesiones en Venezuela para ir en busca del sueño español y lo que están cosechando es una generación aguerrida, valiente y esforzada.

Una generación más consiente, que valora lo que tiene y trata con respeto al prójimo.

Glovo

Sobretodo en el 2018 el número de trabajadores con acento venezolano en la empresa española Glovo ha aumentado.

Y es que esta empresa de mensajería se ha convertido en una de las principales fuentes de empleo para los venezolanos exiliados en Madrid.

Sea repartiendo comida o implementos de alguna tienda que contrate el servicio de transporte, es una buena opción para esos venezolanos ricos en juventud y fuerza laboral.

“En días buenos logro hacer cuatro, cinco pedidos en una hora. Con eso me gano unos 1.200 euros de media al mes. Me da para vivir en Madrid y para ayudar a mi familia que sigue allá (en Venezuela)”, contó a ALnavio Carlos, un enfermero venezolano que emigró a España.

Glovo tiene un sistema que funciona a través de la acumulación mensual de puntos.

Lo que permite al mayor portador de puntos tener mejores ingresos.

A medida que un repartidor obtiene más también gana la oportunidad de hacer el delivery en los mejores horarios, determinados por la empresa.

Así como tiene la opción de entregar más paquetes.

Para trabajar en Glovo se debe tener moto, vehículo o bicicleta.

Aquellos venezolanos que no tienen carro ni moto hacen las entregas en bici, lo cual les ayuda a hacer deporte pero implica más esfuerzo.

Y en esta temporada de verano resulta más trabajoso porque deben soportar las altas temperaturas madrileñas, las cuales llegan a los 40 grados.

En este sentido, los venezolanos exiliados en Madrid llevan siempre su hidratación y una bolsa de frutos secos.

Carlos e Iván

Carlos, de 29 años, oriundo de un pueblito de Venezuela. Trabajaba como enfermero en su país, pero, salió en busca de algo diferente.

Actualmente tiene la vida de lujo y hace entregas a través de Glovo en Madrid.

“Por suerte tengo abuelos españoles, pude obtener la nacionalidad, tener mis papeles en orden, y ponerme a trabajar”, explicó a ALnavio.

“Al principio fue terrible. Empecé trabajando dos, tres horas porque no tenía la condición física para más. Y al final pedaleaba hasta diez horas seguidas haciendo más de 60 kilómetros diarios en bicicleta”, dijo Iván, un ingeniero mecánico, sobre su experiencia en Madrid y en Glovo.

Posteriormente comenta:

“En Glovo te relacionas fácilmente, haces panas (amigos). Como la mayoría son venezolanos, pues te dan consejos sobre cómo vestirte, cuáles son las mejores zonas, qué tienes que comer, qué beber”.

Historias como la de Carlos e Iván se repiten en muchos venezolanos ricos en fuerza laboral, juventud y conocimientos profesionales.

Todos han salido de Venezuela buscando un crecimiento diferente. La vida es la mejor universidad, las materias las escogemos nosotros mismos.

Glovo viene a ser un instrumento para darle apoyo a los venezolanos exiliados en Madrid.

Pues aún aquellos que se encuentran en proceso de legalización de sus documentos tienen la posibilidad de formar parte de dicha empresa.

La experiencia de trabajo resulta divertida para algunos y para otros no tanto, pero el hecho de que una empresa le brinde empleo a un extranjero recién llegado es algo muy positivo.

En cifras: Venezolanos exiliados en España

Para el año 2013, según https://www.dw.com, la cantidad de venezolanos exiliados en Madrid era de  4.609.

Mientras que en la actualidad la cifra aumentó a 46.825 en 2018. Número que tiende a incrementar en 2019.

Pues aún no se sabe con exactitud cuántos están en la capital de España.

Lo que sí se sabe es que Madrid es uno de los destinos favoritos y a esta le siguen Barcelona, Valencia y Tenerife.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es

http://gustavomirabalcastro.online/

https://www.instagram.com/gustavomirabal.es/

https://www.linkedin.com/in/gustavomirabalcastro/

http://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/ 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code