Carolina Chapellin es Carolina Mirabal 

Carolina Chapellín es Carolina Mirabal

Carolina Chapellín es Carolina Mirabal

Carolina Chapellin es Carolina Mirabal 

Sensible y amable, amigable y fuerte, así es Carolina Chapellín o Carolina Mirabal como la llaman en algunos medios.

Esta venezolana que una vez vistió los colores del estado Delta Amacuro es una esposa y madre abnegada. Dedicada a su hogar y al modelaje, aunque también es empresaria.

Carolina Chapellín es Carolina Mirabal, la misma que en una etapa de su vida montó a caballo y representó a Venezuela en competencias de salto ecuestre.

Y es que esa pasión por los animales, especialmente, por los caballos la tiene desde niña, ya que creció visitando con frecuencia una finca.

De allí surge ese amor por los caballos y demás especies. Carolina Chapellín o Carolina Mirabal, como se conoce en el medio ecuestre, es una defensora de los animales así como una mujer aguerrida y elegante.

Momentos memorables

Una de las cosas que enamoró a la nieta del reconocido pedagogo venezolano, Luis Bigott, es el ímpetu y fuerza de los caballos, sumado a la belleza y elegancia que cada raza trae consigo.

Lo cual con el paso del tiempo hizo que se volcara al deporte ecuestre como estilo de vida.

Esa pasión hace que se preocupe por los equinos, que se conecte con ellos y sean parte de su vida al punto que hasta a sus hijos les inculca el valor del deporte y sobre todo, el de los caballos.

“Los caballos permanecen muchos años con nosotros y siempre forman parte de nuestra familia, nos preocupamos cuando están lesionados, enfermos…”, expresó tras una entrevista.

Posteriormente comentó que uno de los recuerdos más hermosos e importantes de su infancia está asociado a esas visitas que le hacía a su abuelo Luis Bigott.

Ya que cada vez que lo visitaba ella podía ver a los caballos y montarlos.

Pero también memora los momentos en que iba al Club Valencia, ciudad de la cual es nativa.

“Recuerdo mucho mis días en club Valencia pasándolo con mis
caballos de saltos, lo disfrutaba muchísimo al igual que le apasionaba a mi mamá la cual lamentablemente perdí a una edad muy temprana”, comentó.

Carolina Chapellín es Carolina Mirabal

Aunque en los medios de comunicación la llaman con su apellido de soltera y el de casada, estamos hablando de la misma mujer.

La misma que día tras día lucha por educar a sus hijos y ser la mejor esposa.

Ya que desde que se casó con el empresario Gustavo Mirabal Castro se ha dedicado a crecer en conjunto con él.

Ha estado allí apoyándolo en sus proyectos, sin olvidarse del modelaje.

Razón por la que su rostro se ha visto en revistas como Love, la cual contrató a la venezolana para modelar peinados y looks de cabello.

Algo que sin duda le entusiasma porque sigue siendo embajadora de la belleza de las mujeres venezolanas.

Carolina, disfruta cada momento en que puede hacer alarde de ese don que Dios ha dado ha esas mujeres latinas.

Vida familiar y profesional

Como toda mujer casada y con hijos, Carolina Chapellín de Mirabal debe estar al pendiente de múltiples cosas.

Ella ayuda a sus hijos con sus respectivas labores académicas, pero al mismo tiempo es la mejor amiga de su esposo y lo ayuda a seguir adelante con cada proyecto.

De esa manera fluye como la columna vertebral de su hogar, sin olvidarse del modelaje o los caballos.

A pesar de que no está compitiendo, no olvida su pasión por estos y cada vez que puede disfruta con ellos.

Uno de los retos que ha tenido Carolina tiene que ver con los cambios de residencia, dado el trabajo de su esposo, el cual se dedica al asesoramiento financiero.

Esos cambios han hecho que se muden de Venezuela a Estados Unidos, luego a España y ahora a Dubái.

En cada paso recorrido su mayor preocupación es la adaptación de sus hijos. Sin embargo, tras una entrevista concedida señaló que los mismos reaccionan bien a esos cambios de residencia.

Y es que como madre le preocupa que sus pequeños no se adapten, pero, para su fortuna estos se la toman con alegría y fácilmente se adaptan.

Experiencia G&C Farm

Una de las cosas que más ha llenado a Carolina Chapellín de Mirabal es la creación, en conjunto con su esposo, del centro ecuestre G&C Farm.

Un lugar en el que entrenaron caballos de alto rendimiento, en la modalidad de salto, pero al mismo, tiempo, fue la cuna de  formación para diversos atletas.

Dicho centro fue construido en Florida, (actualmente no está operativo) y, en aquel entonces lo catalogaron como el Disney World de los sueños y pasiones ecuestres.

Dada su excelencia, en cuanto a las instalaciones, los atletas no dudaron en conocerlo y formarse allí. Carolina y su esposo Gustavo se dieron a conocer a través de este proyecto.

Junto con ellos estaban sus hijos, quienes vivieron la experiencia G&C Farm de cerca, ya que todos vivían en las instalaciones de la granja.

De esa forma Carolina, su esposo e hijos permanecieron juntos el tiempo que el lugar estuvo abierto.

Posteriormente, se mudaron a Madrid, España, donde comenzaron una nueva etapa, dados los compromisos deportivos de Gustavo Mirabal.

Sin embargo, estando en Madrid, Carolina tuvo la oportunidad de modelar para Love. Incluso, su hija mayor, Emilia, la acompañó en una sesión divertida y elegante, acerca de looks de cabello.

La tenacidad de su esposo

Una de las cosas que más admira Carolina de su esposo Gustavo es la tenacidad que este tiene cuando se trata de poner algo en marcha.

Esa admiración brota cuando nadie los apoyaba en su sueño de construir un centro ecuestre.

“Nuestros establos significa algo muy especial para la familia ya que cuando lo fundamos mucha gente dudo de nuestro éxito, ciertamente no conocen la determinación tan grande de Gustavo”, dijo.

Para la esposa de Gustavo Mirabal, esta es una virtud que no todo el mundo tiene, ya que su pareja no es de los que se rinde en las adversidades o pruebas.

Durante el tiempo que trabajaron juntos en G&C Farm, Gustavo y Carolina disfrutaron mucho de los caballos, del salto y sus hijos aprendieron de dos jinetes muy especiales.

Ya que Gustavo fue jinete de salto por muchos años, deporte que supo combinar con su trabajo de abogado y empresario.

Así que en ese lapso, los hijos de ambos le tomaron amor a los caballos, aprendieron de ellos y sobre todo del ejemplo de sus padres.

El cual se formó a través del trabajo esforzado, de la visión clara hacia un objetivo y sobre todo, de la pasión con la que ambos lucharon en ese proyecto.

Éxito de G&C Farm

El éxito de su centro equino fue tal que juntos se volvieron referencia internacional dentro del mundo ecuestre. Y su centro deportivo se llenó de jinetes internacionales.

Mientras tanto, ambos se mantenían activos en las competencias de nivel amateur.

Carolina Chapellín es Carolina Mirabal, una mujer apasionada, trabajadora, ejemplar, empresaria y esposa entregada a su hogar.

Para ella no hay nada más importante que el bienestar de su esposo e hijos.

Sabe que la unión familiar es fundamental para la formación de sus descendientes y que cuando se trabaja con amor, entrega y compromiso, los resultados son increíbles.

Ese es el legado que aspira dejarle a sus hijos, incluso, su mayor sueño es hacer de ellos personas y profesionales con valores, amantes de la vida familiar y respetuosos de los animales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code