planificación financiera

Planificación financiera el secreto para tener éxito en tus finanzas | Gustavo Mirabal

Planificación financiera el secreto para tener éxito en tus finanzas

planificación financiera

Para tener éxito en nuestras finanzas es necesario aprender a planificarnos. De lo contrario no podemos administrar bien los ingresos.

Este artículo se centrará en la importancia de aprender a planificarnos para que nuestras finanzas sean sanas y se puedan multiplicar.

El secreto para el éxito en el campo financiero es la buena administración basados en una planificación correcta de los recursos.

Una vez que se haga y se ponga en práctica los resultados serán tangibles.

Para comenzar vamos a partir del concepto básico, a fin de comprender el tema a cabalidad.

¿Qué es la planificación financiera?

La planificación financiera es el equilibrio que se genera entre lo que ganas y lo que gastas.

Es el proceso mediante el cual estableces un análisis sincero de tus ingresos, en cuanto a lo que te llega, lo que sale y lo que realmente te queda.

Es decir, la planificación es la clave para que los recursos sean aprovechados de la mejor manera.

Hacer dicha planificación implica establecer metas, objetivos y por supuesto un tiempo en el cual se pretende ver resultados.

El propósito para saber por qué es importante hacer esto, es porque debes analizar qué calidad de vida tienes ahora, cómo está funcionando tu empresa, en qué estado se encuentra y cómo deseas estar en el futuro.

planificación financiera

Planificación financiera

El elaborar ese plan permitirá tener una ruta clara, una visualización del mapa en el que te vas a mover y el camino que habrá de tener el dinero dentro de la gestión financiera.

Ese plan es personalizado y debe garantizar el alcance de los objetivos financieros determinados previamente, así como los plazos, costes y recursos necesarios para que sea posible.

Este concepto nace en los años 70, en Estados Unidos, como respuesta a la necesidad que personas naturales y jurídicas tenían.

Todo con el propósito de ayudarles a tener una vida financiera más saludable.

Ya que a la hora de manejar dinero hay que tomar en cuenta todos los aspectos que pueden influir de una manera u otra en el crecimiento y multiplicación, así como en el estancamiento.

Cómo hacer el plan

Para llevar a cabo dicho plan es necesario contar con la ayuda de un asesor financiero, quien se encargará de mostrarle mediante una posición neutra, cuál es la mejor forma de hacerlo.

Y es que esa fase de planificación posee al menos cuatro etapas, las cuales resultan más sencilla cuando se tiene la ayuda de un experto en el área.

Las 4 etapas de la planificación financiera

La primera de ellas está relacionada con sentarse y mirar cuáles son los objetivos y metas reales que quiere alcanzar, sea persona natural o jurídica.

Dentro de este primer aspecto hay que considerar el nivel de prioridad de esos objetivos y saber con exactitud qué es lo que se está anhelando.

Etapa 2

En la segunda etapa se le debe colocar un tiempo estimado a esos objetivos a modo de ubicarlos en tiempo y espacio.

Toda planificación debe tener un inicio, un desarrollo y un cierre. No se puede dejar abierta a ver si algún día alcanzo la meta.

Se trata de aprender a organizarse y como muchas cosas en la vida, tienen un inicio y un cierre.

Cuando se trata de finanzas específicamente hay que ser directos, precavidos y contar con la asesoría adecuada para que los plazos a cumplir sean los correctos.

De ahí la importancia de que las metas planeadas sean reales. Muchas personas o empresarios suelen tener grandes ambiciones, aspiran crecer y consolidarse en un mercado.

Sin embargo, cuando su planeación está fundamentada en objetivos irreales, no tendrá el mismo efecto que si lo hace colocando los pies en la tierra.

En este sentido, se debe tener claro que una cosa es la expectativa y otra es la realidad. Aunque por supuesto se vale soñar.

Etapa 3

Como todo objetivo y más en el campo financiero implica una salida de dinero, una inversión, un gasto, etc…

Se debe hacer un presupuesto identificando las partidas que se necesitarán para alcanzar tales objetivos.

Esto puede implicar inversión en renta fija, variable, selección de fondos, planes de pensiones, etcétera.

Etapa 4

En la cuarta etapa se debe hacer un seguimiento y control de esos movimientos, inversiones, etc, que hayamos hecho.

Con esto se busca evitar desviarse de la ruta que lleve al objetivo u objetivos planteados.

Este tipo de labor es la que llevan a cabo los asesores financieros, quienes tienen el deber de analizar sus movimientos, ver los resultados…

Animarlo a seguir adelante si va en la dirección correcta y alertarlo cuando no se están cumpliendo los objetivos o el capital está en riesgo.

De ahí que el asesor y el empresario o persona natural que contrate su servicio esté bien compenetrado con la actividad que su cliente realiza.

De esa forma podrá orientarlo de la mejor manera.

Diseño de la estrategia

Una vez que se ha elaborado el plan es necesario tener una estrategia a aplicar.

La planificación se diferencia de la improvisación porque esta última no tiene un sustento firme y se basa en elementos volátiles que incluso pueden poner en riesgo a la empresa.

Mientras que la planificación conlleva a la organización, al orden de la empresa y por supuesto al análisis de la misma.

Un dato importante

El punto de partida para que la planificación financiera sea efectiva es analizar el estado actual de la empresa o de la persona natural que la hará.

Esto a fin de conocer cómo está, en qué estado se encuentra y comenzar a diseñar las posibles estrategias.

Una vez que toda esta información es recabada, nos adentramos a las etapas anteriormente mencionadas.

En resumen:

Se debe comenzar con un análisis actual de las finanzas de la empresa, luego se tienen que establecer los objetivos y el tiempo a cumplirlos.

Posteriormente, viene la aplicación de la o las estrategias para alcanzar tales objetivos.

Finalmente, se tendrá que proceder a la evaluación, seguimiento y medición de los resultados.

Esto permitirá saber si lo que se aplicó realmente funcionó, si se cumplieron los objetivos o nos salimos del camino y estamos divagando.

Incluso, esos resultados pueden mostrar si estábamos o no en el camino correcto, en las necesidades correctas, las prioridades correctas.

Debido a esto es que se requiere el acompañamiento de un asesor financiero.

Importancia de un asesor financiero

El asesor financiero es el profesional que le ayudará a vislumbrar en qué estado se haya su empresa o sus finanzas personales.

De modo que le ilustrará lo que le conviene y lo que no.

En este sentido, el asesor debe hacer el análisis actual, conocer cuáles son sus objetivos y ayudar a aterrizarlos, ver si son reales, posibles y de qué manera se pueden cumplir.

La asesoría de un experto en esta área, como son los asesores financieros, le permitirá obtener mejores resultados, plazos reales para lograr las metas y sobre todo…

Le da la garantía de que no estará solo en el proceso de planificación, medición y evaluación de resultados.

Contar con la guía de expertos en esta área le brindará seguridad y tranquilidad.

Y sobre todo, le permitirá alcanzar la sostenibilidad de la empresa en el corto, medio y el largo plazo.

planificación financiera

 

Enlaces de interés

www.gustavomirabal.es/ 

https://twitter.com/gmirabalcastro2 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code