derecho al trabajo

Derecho al trabajo – Gustavo Mirabal

Derecho al trabajo

derecho al trabajo

Todo ser humano en el mundo tiene derecho al trabajo para poder pagar aquello que necesita para vivir.

El hombre no puede vivir del viento tiene que producir, emplearse en un oficio o crear su propia empresa.

Todo ello gira entorno a su bienestar personal y familiar ya que el sustento económico es vital para un hogar, les brinda estabilidad.

El trabajo hace que las personas se sientan bien consigo mismas porque no hay nada mejor que disfrutar del fruto de su esfuerzo.

Sin embargo, este derecho al trabajo se ve violentado cuando la persona no puede acceder a un puesto de empleo, cuando es denigrado o maltratado.

El trabajo como un derecho

Cuando se habla del trabajo como un derecho también nos referimos al derecho laboral.

Existe en el mundo un conjunto de leyes y normativas que apoyan el esfuerzo del ser humano el cual debe estar acorde a sus capacidades.

Este es un derecho que tiene gran impacto en la sociedad y es vital para la vida del hombre.

El derecho laboral es aquel que se encarga de regular, controlar y legislar sobre los diferentes temas relativos al mundo laboral.

Esto implica los derechos y las obligaciones de las partes que componen el mundo laboral (tanto empleados como empleadores).

Asimismo las condiciones de pago y remuneración.

Derecho al trabajo

Se entiende como derecho al trabajo al acto de permitir toda acción que tenga por fin el generar algún tipo de producto o servicio, que requiera del esfuerzo, capacitación y energía de un individuo.

Obviamente ese esfuerzo debe ser compensado con una remuneración que no solo estimule a la persona sino que le brinde una mejor calidad de vida.

El problema se presenta cuando el patrono no quiere reconocer el trabajo de sus empleados y comienza a hacer recortes en los pagos, licencia de vacaciones, etc.

En el momento en que comienza una explotación laboral se violenta el derecho al trabajo.

Puesto que este derecho no solo implica una remuneración para el trabajador sino otros derechos como el poder descansar, de acuerdo a las normas de la compañía, trabajar en horario decente.

El empleado tiene una vida propia que mantener y para ello necesita salud, tiempo y dinero, tres cosas con las que el hombre se siente completo.

Sin salud no hay fuerza para el trabajo. Sin tiempo libre no hay descanso ni esparcimiento, sólo frustración, amargura y apatía, y sin dinero el hombre se siente decaído porque lo necesita para sostenerse dentro de la sociedad.

Derecho a una vida digna

La vida digna no tiene nada que ver con riqueza o posesiones sino con la calidad de vida de una persona según sus recursos.

La dignidad del ser humano está basada en el respeto a su ser, sus derechos y deberes aunado a sus capacidades.

De hecho, de acuerdo a sus capacidades es que todo ser humano se forja su futuro.

Hay quienes no se preocupan por estudiar y trabajar, entonces viven en la miseria y se conforman con lo poco o nada que tienen.

Mientras otros le hacen frente al sistema y se preparan académicamente, buscan ayuda y tienen hambre de crecer para tener una mejor calidad de vida.

Es cierto que muchas personas en el mundo no tiene acceso a un empleo porque su sistema social está muy cerrado pero también la actitud ayuda mucho.

Estudios de la ONU sobre el derecho al trabajo

Durante el 2019 la Organización para las Naciones Unidas publicó en su portal web un artículo sobre la importancia del acceso al empleo y uno de calidad.

Como bien decíamos el hecho de garantizar el derecho al trabajo en una persona se está abriendo la puerta para que un individuo o familia puedan costear sus necesidades.

Pero lamentablemente hay países donde las condiciones no están dadas, por equis motivo, para que las personas trabajen.

Las cifra de desempleo no bajan sino todo lo contrario y eso se debe a que quienes tienen la potestad de abrir las puertas las cierran.

En este sentido surgen alternativas no muy lucrativas que permiten a los individuos percibir un ingreso económico pero no alcanza.

“Estos trabajos tienden a ser informales y se caracterizan por un salario bajo, inseguridad y poca o inexistente protección social y derechos laborales”, explicaba en rueda de prensa en Ginebra, la directora general adjunta de políticas de la Organización de Internacional del Trabajo, Deborah Greenfield.

Se deben crear empleos formales y de calidad

Durante el año pasado (2018) “la mayoría” de los 3300 millones de personas ocupadas carecían de la suficiente “seguridad económica, bienestar material e igualdad de oportunidades”, según Deborah Greenfield.

La funcionaria agrega, que los progresos en la disminución de desempleo a nivel mundial no evidencian “una mejora de la calidad del trabajo”.

“Tener empleo no siempre garantiza unas condiciones de vida dignas”, dijo el director del departamento de investigaciones de la Organización Internacional del Trabajo, Damian Grimshaw.

Grimshaw añadió que a pesar de tener empleo hay 700 millones de personas que viven en condiciones de pobreza extrema pese a tener trabajo.

Tales resultados de sus investigaciones están plasmados en el estudio: Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2019.

Greenfield sostiene que la cuarta parte de las personas que tienen empleo en países donde los ingresos se caracterizan por ser de renta media o baja:

“No ganaron lo suficiente para escapar de la pobreza moderada o extrema. En los países de rentas bajas incluso crece el número de trabajadores pobres porque el crecimiento de la fuerza laboral supera la creación de puestos de trabajo pagados dignamente”.

Todavía falta conciencia

Hombres y mujeres tienen derecho al trabajo. Ambos poseen la capacidad para trabajar.

Aunque ciertamente las cosas que requieren de mayor fuerza generalmente las hacen los hombres, no se puede despreciar el valor que tienen las mujeres para el trabajo.

Es por ello que en el estudio publicado por la Organización Internacional del Trabajo hacen mención a la importancia de la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres.

“Mientras el porcentaje de participación femenina en el mercado laboral fue de un 48% en 2018, su contraparte masculina se situaba en un 75%. Así, alrededor de tres de cada cinco integrantes de los 3500 millones de trabajadores de los que se compone la fuerza de trabajo mundial eran hombres”, señalan en el portal web de la ONU.

Por ello mientras los empleos formales van disminuyendo los informales van en asenso.

De acuerdo con el informe de la Organización Internacional del Trabajo en 2019 la alta diseminación del empleo informal es otra de las tendencias preocupantes.

“Ya que afecta a 2000 millones de trabajadores, una cifra que representa al 61% de la población activa mundial”.

Desempleados en el mundo

La Organización Internacional del Trabajo calcula que en 2018 había unos 172 millones de desempleados en el mundo que supusieron una tasa de desempleo del 5%.

Según con las estimaciones del organismo ese porcentaje debería mantenerse a un nivel similar durante los dos próximos años.

Si esto se cumple es probable que la tasa de desempleo incremente porque también aumentará el número de la población activa.

De acuerdo con sus estudios es probable esa cifra aumente un millón de personas por año, con lo cual se llegaría a los 174 millones de desocupados el año 2020.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

derecho al trabajo

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code