Pelajes de caballo

Pelajes de caballo Parte II

Se denomina  pelaje, color, o capa al grupo conformado por pelos, adheridos a la piel, que recubren la mayor parte del cuerpo del caballo. La densidad de estos pelajes o colores de los caballos, varía según el tipo de región y clima. En los climas fríos y húmedos, el pelaje es abundante y denso, mientras que en los cálidos, son de pelo corto.

Según algunos autores el pelaje se divide en simple, cuando el caballo presenta pelos de tonalidad uniforme (color negro, blanco y alazán). El pelaje compuesto, es cuando el caballo con pelos de colores mezclados en diversas variedades.

Pelaje simple

Negro: presenta variación en la intensidad de tonos. Entre estos tonos encontramos el peceño o mal teñido, morcillo, azabache, nevado y mohino.

Pelajes negro
Pelajes negro

Blanco: El caballo de color blanco es aquel que carece de pelos de otro color y su piel también blanca, de lo contrario será considerado como tordo. La mayoría de estos caballos provienen de mantas tordas (grises). Al envejecer automáticamente se tornan blancos.

Alazán: Es el caballo con pelo rojo similar a la canela tostada, cabos y extremos con similar tonalidad. Entre las diferenciaciones de alazán encontramos, pálido, claro, oscuro, dorado, cobrizo, guinda, vinoso y pelo de vaca.

Pelaje compuesto

  • Tordos: Caballos con pelos blancos y negros. En ocasiones blanco y alazán, podría prevalecer el blanco.
  • Castaño: Caballo con color semejante al fruto maduro. Posee cabos y extremos negros.
  • Bayo: Color dorado pálido que tira a blanco, parecido al color de la paja, con cabos y extremidades negras. Los bayos podrían confundirse con los alazanes claros y con los castaños lavados. A su vez, existen tres tonalidades, bayo claro, bayo obscuro y el ordinario. Es necesario resaltar, que se califican de bayos dorados, los que presentan manchas redondeadas algo más obscuras en la grupa. Las variedades dependen de las cebraduras y pelos negros con amarillos.

Consejos para cuidar el pelaje del caballo

La limpieza es un paso importante para mantener el pelaje del caballo en perfectas condiciones. Aunque no es necesario bañarlo con frecuencia. Al contrario, se recomienda reducir el número de baños al mínimo, ya que el uso de jabón o champú puede resecarlo.

Por otra parte, el pelaje del caballo debe ser cepillado a diario si es posible. Esto servirá para eliminar el polvo y el lodo. Así como también las células muertas. Además, la piel podrá transpirar de forma correcta y eso hará que se generen los aceites naturales que le darán ese brillo característico.

Fuentes consultadas

http://jineteycaballo.blogspot.com/2014/03/colores-de-los-caballos-o-pelajes-del.html

https://www.gustavomirabal.es/caballos/pelajes-de-caballos/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code