los ojos

Los ojos del caballo la clave para detectar el estrés

Los ojos del caballo son ahora un factor clave

los ojos

Un estudio científico reciente determinó que los ojos del caballo son un indicador de estrés.

Así que ahora podrás conocer si vuestro caballo está estresado con sólo mirarlo a los ojos.

Generalmente los dueños de estos animales, entrenadores y jinetes aprenden a conocerlos y saben cuándo se sienten ansiosos.

Pero el estrés puede comenzar de forma silenciosa y no precisamente el caballo tiene que estar dando patadas al viento.

Los científicos han descubierto que los parpados de los caballos son clave cuando se quiere saber si un equino está en un momento de estrés.

Lo novedoso de este descubrimiento es que no se trata de algo invasivo y por tanto el animal no sufrirá.

Por el contrario, implica una detallada observación para saber si el caballo tiene o no estrés.

Los ojos

Dicen por ahí que los ojos son el reflejo del alma y que a través de ellos se puede conocer cómo está una persona…

En este sentido, se ha descubierto que esta técnica funciona con los caballos.

Aunque el estudio realizado muestra la importancia de las contracciones de los párpados como indicadores de estrés.

Y eso es lo que hace interesante y novedoso a este estudio, puesto que sólo hace falta ver a los caballos con detenimiento.

A pesar de que hay otros métodos para saberlo como son los monitores de frecuencia cardíaca o los niveles de cortisol en la sangre.

Por lo que sólo basta con mirar al caballo y fijarse en la forma en como mueve los párpados.

“Con los humanos, ya conocemos los cambios de parpadeo cuando estamos bajo presión. Algunos estudios han demostrado que parpadeamos más cuando estamos alterados, mientras que otros descubrieron que parpadeamos menos”, explica Katrina Merkies, profesora en el Ontario Agricultural College de la Universidad de Guelph (Canadá).

La profesora añade a su explicación  que este mismo método querían aplicarlo en los caballos para saber si funcionaba…

“Queríamos ver si las tasas de parpadeo de los caballos también variaban”, detalló la profesora Merkies.

El estudio…

Para esta fase de estudio los investigadores tomaron como muestra a 33 caballos de diversas razas.

Una vez que todos los equinos estaban en el recinto los sometieron a escenarios levemente estresantes.

Los caballos eran provenientes de tres instalaciones de clases de equitación en el este de Ontario, Canadá.

Una de las formas de generarles molestia o inquietud fue quitándoles la comida por algunos minutos.

Durante la restricción de alimentos, las contracciones de los párpados aumentaron de dos a seis contracciones por minuto, dicen los investigadores.

Otra fase del estudio comprendió el lazar una pelota frente aun caballo para tratar de asustarlo.

De esa manera provocar una reacción motivada al estrés y el susto.

Posteriormente, en una siguiente fase, separaron un caballo de los demás…

De modo que los pudiera ver visualmente pero no estuviera junto a ellos durante unos minutos.

Por último, los científicos quitaron durante tres minutos la comida del caballo justo a la hora de comer mientras que sus compañeros sí podían comenzar a alimentarse.

Todo este proceso está en vídeos porque cada fase de la investigación fue grabada.

De igual modo estuvieron atentos a los movimientos de su cuerpo para saber cómo se expresan.

Observaron que hubo cambios en el movimiento de sus ojos y oídos, la inclinación de la cabeza y la inquietud general.

A medida que les alejaban el alimento descubrieron que el ver comiendo a otros ejemplares y ellos no, les resulta estresante.

“La retirada de alimentos fue algo nuevo, por lo que es probable que esa fuera la causa por la más se estresaron”, expresó la profesora Merkies.

El descubrimiento

Luego de todos esos ejercicios realizados analizaron los vídeos  y este es el resultado:

En el momento más angustioso para los caballos notaron que los animales parpadeaban menos pero movían más los párpados superiores.

durante el momento más angustioso, notaron que los animales parpadeaban menos pero movían más los párpados superiores.

Generalmente, los caballos suelen parpadear varias veces al día.

Sin embargo, ese parpadeo disminuyó a una media de cinco parpadeos por minuto durante el estrés en comparación con las ocho o nueve veces por minuto cuando estaban relajados.

Cuando no tenían alimento se estresaban

Los científicos determinaron que en los momentos en los que no estaban comiendo y veían a los otros caballos alimentarse…

Las contracciones de los párpados aumentaron de media de dos contracciones por minuto a seis contracciones por minuto.

Cabe destacar que con las otras pruebas los científicos no notaron el mismo comportamiento.

Por lo que se puede concluir que una de las cosas que más causa estrés en los caballos es el no comer.

De hecho, con las otras pruebas de estrés el comportamiento no fue igual que cuando se trató de la restricción de alimentos.

“No hay una técnica que nos diga todo, pero esta es otra herramienta que podemos aprovechar para comprender mejor a nuestros animales”, concluyó Merkies.

El comportamiento del caballo

El caballo es un animal que comunica con su cuerpo.

Su lenguaje corporal es el que muestra la forma en como se siente este animal.

La forma en como mueve las orejas, como camina, e incluso sus movimientos con las patas nos dicen algo.

Esto habla de si están alegres o tristes, si tienen hambre o sed, si están ansiosos o no, etc.

La manera en como el caballo se comporta es la que nos habla de si hay enfermedades o no se sienten bien.

Estos animales son muy inteligentes y siempre se hacen entender.

Generalmente son muy tranquilos, juguetones y no les gusta el encierro.

Además de no comer a tiempo, el hecho de estar mucho tiempo encerrados, sin que nadie los monte o ejercite, les causa ansiedad y pueden llegar a molestarse.

Si eso sucede entonces el mamífero empieza a relinchar, dar patadas y tornarse algo agresivo.

Sin embargo, si se le saca del establo a pasear, cepillar o caminar seguramente cambiará su actitud.

Miradas que matan

Las miradas son otro lenguaje. Y es que aunque el caballo se encuentre limpio y bonito si sus ojos están tristes algo pasa.

Ellos no pueden expresarse con palabras pero sus ojos ciertamente dicen mucho.

Ahora también reflejan si está estresado o no.

De cualquier modo basta con tener un contacto directo y cercano con el animal, mirarlo frente a frente y leer su lenguaje corporal.

Muchas veces cuando un caballo es víctima de maltrato su cuerpo nos dice que hay algo malo con él…

Se le ven heridas abiertas y con moscas husmeando a su alrededor, su cabeza está hacia abajo todo el tiempo, les cuesta caminar y sin duda muestran tristeza.

Aún así sus ojos también nos dicen que hay soledad, dolor y hasta cataratas.

Sí, esta enfermedad también le ocurre a los caballos.

Cuando un caballo presenta estos síntomas es porque no lo cuidan bien, no come lo suficiente o simplemente le pegan, lo someten y esclavizan para que trabaje.

Lo más triste de esto es que quien sufre es el animal, su dueño puede obtener unos cuantos reales por paseo que brinde a turistas más el caballo es quien paga los platos rotos.

Y su cuerpo es agente que revela el estado físico y emocional del caballo.

¡Aprendamos a leer su lenguaje!

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code