caballos traumados

Caballos traumados – Cómo ayudarlos – Gustavo Mirabal

Caballos traumados

caballos traumados

 

 

 

Cuando algo fuerte sucede en el establo, en el camión de transporte o en una competencia es probable que tengamos caballos traumados.

Los traumas o sustos no son sólo para los humanos. Los animales también se asustan porque son seres vivos y sensibles.

Es por ello que ante una situación fuerte vuestro equino puede presentar incomodidad, fatiga, miedo, y sin duda traumas.

Algunas cosas que asustan a los caballos son: Los rayos y truenos durante una tormenta, un caballo molesto que esté todo el tiempo ansioso y dando patadas, un dolor, una caída, maltrato por parte de los humanos.

También los accidentes, gritos y golpes causan heridas físicas y emocionales en estos animales.

Como conclusión tenemos caballos traumados, heridos y temerosos.

Más hoy vais a aprender cómo trabajar con ellos.

Caballos traumados

Los traumas en los caballos pueden ser leves o severos todo depende de la intensidad con que se hayan presentado los hechos.

La sensibilidad de estos animales hace que perciban las cosas mejor de lo que otras especies lo hacen, razón por la cual podrían ser más vulnerables.

Por ejemplo, en una noche lluviosa los truenos hacen que estos se alteren y comiencen a sentirse ansiosos, con ganas de escapar o esconderse.

El problema se agudiza sin el caballo está en un vuelo rumbo a otro destino y las turbulencias son muy fuertes, los truenos muy duros y los rayos muy intensos.

No cabe duda que al bajar al caballo del avión se sentirá con miedo y no querrá que nadie lo toque.

Esto es normal porque se encuentra asustado, en estado de shock y teme que le hagan daño.

Sin embargo, no se le puede culpar esas son cosas que pasan y no se pueden cambiar.

Pero, lo que sí se debe hacer es ayudarlo a que supere ese miedo.

Hay que trabajar en su confianza a fin de que se sienta seguro en el avión la próxima vez que lo lleven de un lado a otro.

Síntomas de los caballos traumados

Un caballo que se encuentra impactado por equis circunstancia comienza a alejarse, retraerse, no quiere estar con otros caballos o con humanos.

Prefiere estar aislado y cuando se le busca para sacarlo del establo o llevarlo de afuera hacia el establo se levanta sobre sus patas traseras y relincha.

Se vuelve arisco y no quiere que lo toquen.

Incluso hay momentos en los que se torna agresivo con las personas que conoce, que pasan tiempo con él.

Si a vuestro caballo le notas síntomas como estos presta atención porque podría estar traumado.

Incluso la rebeldía aparece como un mecanismo de defensa.

El animal considera que con ese comportamiento nadie le podrá hacer daño.

Partiendo de ese escenario no se puede caer en su juego pero sí ponerse en su lugar para comprenderlo.

Hacer memoria de lo que ha vivido recientemente el animal para hallar la razón por la que actúa de esa manera.

Sólo así se podrá saber qué lo tiene actuando así.

Cómo ayudar a caballos traumados

Una de las cosas más comunes en caballos traumados es que no responden a las órdenes de sus amos, jinetes o entrenadores.

Se vuelven rebeldes y agresivos. Malhumorados y distantes.

Frente a esto lo que se debe hacer es volver a ganarse la confianza del animal. Recordarle que no se es una amenaza para él.

Una vez que el animal comienza a ceder intentará poner sus reglas y es allí cuando se tiene que decir quién es el líder de la manada.

Los caballos son animales sociables y afectuosos pero cuando están traumados el miedo los hace actuar de forma distinta, se activa su instinto de supervivencia.

El liderazgo no se gana con golpes sino con respeto

Para hacerle comprender a un caballo que eres el líder de su manada no tienes que golpearlo.

El uso en exceso de la fusta o el látigo sólo empeora las cosas. Tendrá miedo de acercarse a vosotros.

La única forma de decirle al equino quién es el líder es volviendo a lo básico: la doma en el corral.

Dar vueltas en círculos y hacer que el caballo trote hace que drene.

La clave está en que el adiestrador no debe rendirse si el caballo no colabora. Esas cosas toman su tiempo. Nadie doma un caballo por completo en uno o dos días.

El proceso de adiestramiento de un caballo se toma varios días o semanas dependiendo del temperamento del animal. Sin embargo, día a día el caballo muestra un avance.

Lo interesante de volver al corral es que el caballo, si el entrenador no se rinde, podrá relinchar, levantarse en dos patas, mostrar señales de rebeldía y al final de la jornada reconocer que el humano es el líder.

El secreto para que ese caballo vuelva a ver al hombre como su guía es que este le muestre que puede cuidarlo y enseñarlo.

No hacen falta golpes y gritos con palabras feas. Tan sólo firmeza y resistencia cuando el animal se ponga inquieto.

El corral realmente ayuda a que el caballo se enfoque nuevamente.

Cómo superar el miedo a los humanos

Si el caballo tiene miedo a las personas es porque alguien lo maltrató tanto que lo traumó.

En ese caso el adiestrador tiene que demostrarle que no todos los humanos son malos o tienen malas intenciones con él.

Ganarse el respeto del animal es el paso a seguir. Nuevamente el corral funciona.

El ponerlo a dar vueltas y hacer que trote mientras se le ofrece una disculpa en nombre de quien lo ha herido funciona.

El caballo comprenderá que no todos son malos y que puede confiar. Además si le das unas zanahorias o manzanas también lo verá bien.

De igual forma si un niño es el causante de ese miedo en el caballo. La terapia que ayudará para los caballos traumados superen ese miedo es acercándose.

El niño que sea usado para esa terapia tendrá que mantenerse fuera del corral para que si el caballo se altera no le haga daño.

En este sentido ayudará que el niño le hable y le de comer. Lo acaricie mientras le da la comida.

Así el animal sentirá que este pequeño no es como el que lo maltrató.

Consejos para que el caballo supere el miedo al salto o a las carreras

Cuando se trata de un caballo atleta no se puede olvidar que a pesar de ser un deportista sigue siendo un caballo.

Él necesita volver al campo y compartir con otros equinos, comer tranquilo y a su ritmo, pastar en paz.

Esto harpa que se relaje y se divierta siendo lo que es: un caballo.

El problema ocurre cuando el animal es forzado a entrenar arduamente sin receso, cuando sus dueños se obsesionan y lo explotan.

El animal se resiente y no colabora. Lo cual afecta al jinete porque el caballo no rinde igual.

La obsesión humana puede llegar al punto de desecharlo cuando lo que este necesita es un descanso.

Tras aparecer estos casos el caballo tiene que ser tratado con calma.

No se le debe forzar. Hay que dejarlo que vuelva a ser él mismo.

Y si el problema que tiene el animal es producto de una caída mientras saltaba obstáculos o corría se debe trabajar en la seguridad del caballo.

Pero no en la seguridad externa sino en la interna. El animal tiene que saber que está salvo en la pista y que no volverá a ocurrirle daño.

La paciencia en estos casos es vital porque todos los caballos son distintos, tienen su propio ritmo. Aprenden a su modo y velocidad.

No se les debe forzar porque de lo contrario se rehúsan al adiestramiento.

Reflexión

A menudo se habla sobre lo asombrosos que son los caballos ayudando a las personas.

Se habla de la equinoterapia como la salvación para muchas vidas que tienen traumas físicos y emocionales, hasta psicológicos.

Pero poco se comenta en las redes sociales de los traumas que pueden sufrir los caballos tras algo que impactó sus vidas para mal.

Es por ello que este artículo recoge una serie de consejos que ayudará a vuestros caballos al momento de estar realmente asustados.

  • Si el caballo tiene miedo no lo juzgues. Estudia su entorno, a su dueño y rutina
  • Cuando un caballo teme a las tormentas se le debe infundir confianza y tranquilidad
  • Si el caballo tiene miedo a las personas es porque lo maltrataron. En ese caso se debe enseñarle que no todas las personas le quieren hacer daño
  • Cuando el caballo no quiere hacer caso y es desobediente llévalo al corral. Haz que camine en círculo y luego trote, al cabo de un rato date la vuelta y camina, si el caballo os sigue significa que ya reconoció que el humano es el líder.

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code