La figura del caballo en el arte popular

La figura del caballo en el arte popular, galopa velozmente  en el imaginario de las personas  creativas.

Cabalga en las expresiones cotidianas, en las cosa más sencillas como diría el escritor y humorista venezolano Aquiles Nazoa.

Galopa de forma increible en la imaginación y en el mundo fantástico de los creadores en el universo de las más variadas expresiones  artísticas.

 

El caballo en el arte

Se suele decir  que   la representación del caballo en el arte se enmarca en la defincición del arte equino.

Es considerado por los especialistas  como el subgénero más importante de la animalística o género animalista (fundamentalmente en pintura y escultura).

No debe confundirse con el arte ecuestre o equitación (el arte de montar a caballo), ni con las demás manifestaciones de la hípica, deportivas o incluso artísticas, en las que es el caballo vivo, y no su representación, el vehículo de expresión artística.

El caballo en la literatura

En el universo de la expresión literaria el caballo ha tenido un protagonismo muy relevante.

En muchas de las expresiones del arte literario está presente como un motivo relevante, bien sea, como personaje principal o como co protagonista.

El caballo ha estado presente fundamentalmente  en la literatura épica, en las  grandes epopeyas de la literatura universal, como la Ilíada, La Odisea, Los Nibelungos, La Canción de Roldán.

Basta con recordar el emblemático “Caballo de Troya” de la Ilíada,  Babieca, el caballo (la yegua) del Cid Campeador, por  poner  sólo unos ejemplos.

No olvidemos la importancia  de las novelas  de caballerías, en las que las aventuras  desarrolladas  en este género literario estaban centradas  en un contexto muy específico.

Caballos y caballeros y sus actos heróicos protagonizaban una trama de acontecimientos  históricos y fabulados, que envolvió a buena parte de la humanidad durante los siglos XVI y XVII.

Posteriormente la figura de los caballos y el mundo equino en general ha poblado las expresiones literarias, tanto en prosa como en poesía, en fábulas, cuentos, novelas y otras expresiones literarias.

Esto sin decontar la importancia  del caballo de Troya en la obra épica  de la literatura  griega, conocidísismo en el Ilíada.

Convertido en un ícono de la literatura universal, El Caballo de Troya es estudiado y analizado como un símbolo en la cultura, en el mundeo de la política y en otros espacios significativos.

Posteriormente, a través  de diferentes épocas, el caballo  ha estado presente  en la literatura, como personaje en diferentes expresiones literarias y ha sido motivación de muchos escritores de literatura infantil.

En la literatura latinoamericana y venezolana ha trascendido el cuento de  La hostoria de un caballo que era bien bonito de Aquiles Nazoa.

La historia de un caballo que era bien bonito

Aquile Nazoa universalizo esta historia. La historia de un caballo bonito y muy amable fue escrita por Aquiles Nazoa, este escritor tan singular del siglo XX en la literatura  venezolana.

Esta historia  ha formado parte  de la vida de muchos niños y niñas venezolanos y latinoamericanos.

Este cuento poético  se integró a la vida de la mayoría de los cuenta cuentos venezolanos.

Creemos que no hubo un parque o una plaza en las que contaron los juglares y juglaresas del siglo XX, en donde  no se hubiera contado la historia de un caballo que era bien bonito.

Es una hermosa historia en la que se fusionan en una misma expresión, la poesía y la narrativa.

Sólo tendríamos que  leer o escuchar el inicio de este relato para  enamorarnos del personaje principal del mismo, el caballo que se alimentaba de jardines

Yo conocí un caballo que se alimentaba de jardines.

Todos estábamos muy contentos con esa costumbre del caballo

y el caballo también porque como se alimentaba de jardines,

cuando uno le miraba los ojos

las cosas se veían de todos los colores

en los ojos del caballo. (Nazoa, 2012:253)

Este cuento forma parte de una hermosa experiencia literaria y ha sido inspiradora de artistas populares

Estos artistas la han dibujado, la han pintado en acuarelas, e inclusive  la han elaborado en hermosas esculturas de barro, de cerámica, de madera, entre otras expresiones y materiales.

Tapiz de la historia de un caballo que era bien bonito

 

La figura del caballo en la arte popular y en los juguetes tradicionales

En muchas  culturas  encontraremos la presencia del caballo como parte  del imaginario colectivo.

Esta presencia se ve reflejada especialmente en la experiencia lúdica, en los juegos populares, en esa experiencia que se transmite de generación en generación y que forma parte de lo que conocemos como cultura de tradición oral.

El caballo está presente  en los juegos y juguetes  tradicionales de la infancia. A través de sus caballos y carruseles, presentes en el circo, se tr trnsportan los sueños, las canciones.

Éste es uno de los temas fundamentales, que transporta a los más pequeños a un universo de fantasía y de aventura.

A los adultos los conecta con su infancia, lo que es uno de sus objetivos  fundamentales.

Por ello decimos muchas veces que el trabajo que realizan los artistas populares al elborar estas figuras  de caballos de juguetes, los convierten en magos galopantes.

Han recorrido el mundo transmitiendo sus saberes y su oficio artístico como jugueteros.

Le han dedicado un espacio importante al mundo equino.

Construyen una colección de caballos de diferentes colores y motivos, trasmisores de historias y cuentos  que tocan la sensibilidad  de grandes y chicos.

Mario Calderón artista venezolano ha sido uno de los más reconocidos en el arte de construir juguetes y caballos  de madera.

MARIO CALDERÓN, ARTESANO GALOPANTE

Nació en Caracas, en  mayo de 1955. Estudió música y medicina  hasta octavo semestre en la Universidad  de Los Andes. Buena parte de su vida la ha dedicado a la construcción de juguetes de madera. Ha sido artesano por naturaleza. Ha hecho de su oficio un verdadero arte, al punto que  convirtió su casa en el estado Mérida, en un museo, la Fundación Casa del Juguete.

En el año 2014 fue reconocido con el premio Excelencia de la UNESCO. En su vieja casa exhibe no sólo sus juguetes de madera, entre los que destacan sus  propias tallas de caballos,  también exhibe  carros de hojalata, muñecas de trapo o soldaditos de plomo, representaciones propias sobre manifestaciones  tradicionales como los diablos danzantes de Venezuela, los velorios de cruz, la fiesta de los chimbangueles de San Benito, entre otras expresiones.

Pero unos de sus trabjos más hermoso y reconocidos  son sus caballo y grandes arruceles de madera.

REFERENCIAS BIBLIOGFRÁFICAS.

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code