Aprender a desaprender… Gustavo Mirabal

APRENDER  A DESAPRENDER, ÉSTE ES EL LEMA

Parece cosa extraña esta expresión de “aprender  a desaprender”. Pues por muy extraño que parezca, lo paradógico es que  es ley de vida.

Todos los días aprendemos algo y al poco tiempo nos damos cuenta que a eso que apredimos ya tenemos que incorporarle algo nuevo. La realidad es dinámica y cambiante. Las nuevas tecnologías  de la información y comunicación, cada vez tienen menos tiempo de obsolescencia y la necesidad  de actualizarnos se convierte en algo vital en los tiempos que corren. Sin embargo, es mucho lo que tenemos que reflexionar en este sentido.

Decimos en el sentido de desaprender, no sólo en relación con el uso de las  tecnologías, sino con todas la experiencias  de la vida.

Bien sabemos  que en la vida nos pasan muchas cosas cotidianamente, pero ello no significa que todas estas “cosas” signifiquen qu estamos  aprendiendo algo. Lo que realmente se convierte  en aprendizaje es lo que nos transforma internamente y nos permite trascender en el tiempo y en el espacio.

QUÉ ES UNA EXPERIENCIA

Hablar de experiencias, no es hablar de las  cosa que pasan, comentar las cosas  que les pasan a los demás; no es simplemente hablar de acontecimientos. Hablar de experiencias  es hablar de lo que vivimos en la vida y nos transforma, lo que nos  toca, lo que nos permite decir que somos diferentes.

Podemos habalar de ejemplos específicos  de situaciones que hemos percibido, dar nuestra opinión, pero esto no significa que estas  situaciones hayan transformado nuestra vida y nuestra manera  de ser.

Casi todos los día salimos  a la calle, otros  días nos quedamos en cas y vivimos infinidad de acontecimientos  en lo cotidiano: vamos al colegio, al liceo, a la un iversidad. Vamos  a hacer compras, vivimos los suplicios  del tráfico, escuchamos anécdotas, vemo y oímos discusiones, desacuerdos de la gente  en la calle.

Trabajamos, nos cansamos y retomamos nuestras  rutinas. Todo ello representa muchos hechos en nuestra vida, pero esto no significa que nos hemos transformado.

Una experiencia es una situación en la que podemos afirmar, algo parecido a lo siguiente: Desde que viví esa situación mi vida cambió para siempre; o por ejemplo: desde que  conocí a esa gente, siento que  soy otra persona;  nunca olvidaré que desde ese día mi vida se transformó; se que en ese momento yo volvía nacer…

Esto es una experiencia, lo que vivimos y transforma  nuestra manera de ver  el mundo, nuestro manera  de ser y nos permite trascender.

Aprender a desaprender en situaciones límites

Hablando de experiencias, si algo podemos llamar  experiencia, son justamante las sistucaiones límites, éstas  que nos mueven la vida y nos hacen preguntar por su sentido, o aquellas  en las  que la vida pende  de un hilo, por  razones  muy diversas, bien sea por enfermedades graves, por accidentes, por situaciones depresivas, por la pérdida de seres queridos, por el fracaso de proyectos en los que las personas  han puesto todo su empeño, entre otras múltiples situaciones.

Entonces nos toca aprender a desaprender, pregunándonos en principio,por el sentido de nuestras  acciones. Nos toca reconsiderar  nuestra manera de pensar y de actuar.

Cuando llegan esos momentos en los que sentimos ese vacío profundo  que nos inquiere y nos invita  a cambiar. Cuando tocamos fondo y conocemos el significado del deamparo y de la soledad, es entonces cuando comienza a cobrar significado el concepto de  la palabra experiencia.

La soledad  de la vejez, un tema necesario de abordar

 

No todas las personas  se detienen a pensar en esto, hasta que se viven situaciones en las que podemos pensar que nos encontramos en callejones  sin salidas. Sin embargo el espíritu de búsqueda y de lucha de muchos seres humanos, no lleva a reinventarnos y a cambiar de actitud.

Estas situaciones nos pueden llevar a considerar que es importante cambiar de actitud, reevisar nuestro propío sistema  de valores y nestra manera de asumir la vida… Comenzamos a descartar las cosa que no valen la pena y empezamos  a valorar, probablemente, las  cosas más sencillas, por las que vale la pena seguir adelante  y quenos permiten seguir adelante y sobrevivir…

No morimos  cuando dejamos  de respirar…

HAy una frase que hemos leído y compartido muchas veces ” No morimos  cuando dejamos  de respirar, comenzamos  a morir  cuando dejamos de tener un sueño que alcanzar “…

Una verdad como un templo, en el momento que dejamos  de tener proyectos, cuando no tenemos una causa por la que luchar, cuando no p’ensamos  en unuevo amanecer,  en una experincia diferente que le de sentido a nuestra existencia... En esos instantes  comenzamos  a morir, cuando nuestara vida pierde sentido. Por esto es importante entender el sentido de “aprender a desaprender”…

No es necesario llegar al ocaso de la vida para aprender a desaprender…

Referencias Bibliográficas

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code