Viva Venezuela nuestra patria querida – Gustavo Mirabal

“Viva Venezuela mi patria querida”. Con estas palabras comienza una de las canciones  más populares del grupo musical Un Solo Pueblo de Venezuela.

Artículo # 100 de la serie:

Gustavo Mirabal en Venezuela

!Viva Venezuela, mi patria querida!

Ésta no sólo es una frase expresiva. No es  solo la emción que nos produce hablar con orgullo sobre  nuestro  país. Y sí, aafirmamos: “Viva Venezuela nuestra patria querida” por su gente, por la humanidad que contiene en sí misma, en toda la expresión de la palabra.

En todo caso, es una expresión que muchos venezolanos y venezolanas han pronuciado con el transcurrir del tiempo, al conocer su hermosa geografía, al degustar  su comida exquisita, pero sobre todo al percatarse de lo valiosa y trascendental que puede ser su gente, capaz de superar barreras, para muchos insalvables.

Un paisaje infinito

Viva  Venezuela nuestra patria querida, porque  tiene una amplísima geografía desde  su gran capital, Caracas, rodeada por el Ávila esa montaña  a la que le han escrito tantos poetas y pintado tantos pintores, como Cabré, conocido así, como “el pintor del Ávila”.

Manuel Cabré nació el 25 enero de 1890 en BarcelonaEspaña, hijo del escultor catalán Ángel Cabré i Magriñá (1863-1940) y de Concepción A. de Cabré. Desde muy niño residió en Venezuela, llegando con su padre quien había sido invitado por el Presidente Joaquín Crespo para llevar a cabo trabajos en las obras públicas de Caracas. A los 14 años de edad ingresó en la Academia de Bellas Artes de Caracas, donde su padre regentaba la cátedra de escultura.

EL Ávila de Manuel Cabré

El Ávila ha sido inspiración de pintores, pero también de músicos y poetas

Para muestra un botón, recordemos todos la famosa canción  de Ilan Chester que  dio a conocer  anivel mundial, la hermosa montaña que abriga  a la cidad  de Caracas.

Ávila de nuestro espíritu, eso eres para los caraqueños

 

Juan Antonio Pérez Bonalde
(Caracas, 1846 – La Guaira, 1892)

De pronto, al descender de una hondonada,
“¡Caracas, allí está!” dice el auriga,
y súbito el espíritu despierta
ante la dicha cierta
de ver la tierra amiga.
Caracas, allí está; sus techos rojos,
su blanca torre, sus azules lomas
y sus bandas de tímidas palomas
hacen nublar de lágrimas mis ojos.
Caracas, allí está; vedla tendida
a las faldas del Ávila empinado,
odalisca rendida
a los pies del sultán enamorado.
Hay fiesta en el espacio y la campiña,
fiesta de paz y amores:
acarician los vientos la montaña;
del bosque los alados trovadores
su dulce canturía
dejan oír en la alameda umbría;
los menudos insectos en las flores
a los dorados pistilos se abrazan;
besa el aura amorosa al manso Guaire,
y con los rayos de la luz se enlazan
los impalpables átomos del aire.

Fragmento de Vuelta a la patria (1877)

Los paisajes de Venezuela nuestra patria querida

Sus paisajes van más  allá de lo geográfico, de sus mares, costas, llanos y montañas. el paisaje más hermoso de Venezuela está  en su gente y en sus prolíficas  expresiones culturales.

Es un paisaje  que pasa  por la actitud serena y meditativa de sus poblaciones  andinas mérida, Táchira, Trujillo; pasando por la actitud  dicharachera de los orientales en su diferentes  estados, como Sucre, Nueva Esparta, anzoátegui y por el sincretismo sociocultural de la gente  del estado Zulia y de los llaneros.

El espíritu ocurrente  de los venezolanos, la salida airosa y humorística frente  alas dificultades. Lo que puede tener muchas lecturas, pero forma parte  de nuestra idiosincracia.

Todo ésto y más formaparte del país que ammos. Por ello, decimos con frecuencia que viva Venezuela, nuestra patria querida.

Nuestras  playas hermosas, desde la costa central, el oriente y el estado Zulia.

Son lugares  de ensueño, inspiración de muchos artistas. No culminaríamos  nunca de dar ejemplos de todo lo que ha representado y represntan las playa y la costa venezolana.

Nos  contaron que…

El Parque Nacional Mochima, es un espacio natural conformado por 53 islas de diferentes tamaños y formas, aguas transparentes cuyo fondo es muy rico en corales, exóticos manglares y arenas muy finas.

Playas que invitan al descanso por su estratégica ubicación, alejadas del bullicio

Yasí, como Mochima, tantos  lugares exóticos de la costa venezolana, presentes en Ocumare de La Costa, La ciénaga, choroní, Chuao, entre otros espacios  del estado Aragua, así como en el estado Miranda, Carabobo, entre otros.

Nos han comentado que…

El nombre de Ocumare viene de la voz cumari. Cuentan que así llamaban los indígenas a una planta que usaban para elaborar las hamacas.

Nos contaron también que la economía de los pobladores de Ocumare de la Costa se sustenta en la pesca artesanal y en la agricultura, particularmente en el cultivo del cacao.

Nos contaron que los integrantes de la Hermandad de los Diablos Danzantes, cumplen promesa y comienzan sus ensayos con un mes de anticipación, para prepararse física y espiritualmente.

Más allá de sus playas  y de sus costas.

Pero además de las playas y de un universo infinito de costumbres y aventuras en la costa, reiteramos que “Viva Venezuela nuestra patria  querida” porque nos envuelve un universo de personajes simbólicos  que han foramdo parte de la literatura oral y de la literatura escrita de nuestro país, como todo lo que ha representado la figura de Luz Caraballo en la literatura y en los Andes  Venezolanos.

Recordaremos  a continuación, algunos episodios y textos comentados por nuestros viajeros favoritos, la abuela Isabel Teresa, Gustavo y María Gabriela.

La figura alta de Luz Caraballo apunta el camino

Después de haber recorrido varios pueblos y de haber probado la comida originaria de los mismos, la abuela Isabel Teresa, Gustavo y María Gabriela se dirigieron al Parque y monumento a Luz Caraballo, ubicado a la orilla de la carretera trasandina, a una altura de unos 3.400 metros sobre el nivel del mar. A lo lejos se  aprecia la estatua de  Luz: una figura alta, delgada, de semblante triste,  con su dedito índice apuntando al cielo.

Esa que se ve ahí,  es Luz Caraballo, dijo la abuela Isabel Teresa. Entonces María Gabriela  apuró el paso, subió  rápidamente la escalinata e inició unas carreras alrededor del pedestal empedrado,  precisamente  donde está ubicado el monumento y donde unos niños recitaban:

Los Deditos de  mis manos,

Los deditos de  mis pies,

Uno, dos, tres, cuatro, cinco,

Seis, siete, ocho, nueve, diez…

La abuela en cambio, se había ido  acercando despacio y justo trataba de recordarle a María Gabriela que no corriera, cuando el ¨guía turístico¨,  le llamó la atención.

 Los merideños saben cuidar  a los turistas

  • A nosotros, los merideños, nos gusta que nuestros turistas disfruten de nuestras montañas y del frío. Pero si siguen mis consejos nada malo les pasará. ¡Hay que caminar lentamente y permitirle a nuestro cuerpo que se acostumbre a la altura y al poco oxígeno!

Bueno y así pódríamos seguir habalndo del compromiso, la solidaridad y la responsabilidad de los venezolanos y las venezolanas.

UN SOLO PUEBLO Y UNA SOLA CANCIÓN

Finalmente quisiéramos compartir  una canción que popularizó el greupo de música popular, Un Solo Pueblo…

ES TANTO Y TANTO LO QUE PODEMOS DECIR TODAVÍA AL REPETIR VIVA VENEZUELA NUESTRA PATRIA QUERIDA

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code