El éxito de Carolina Chapellín

EL ÉXITO DE CAROLINA CHAPELLÍN, ESPOSA DE GUSTAVO MIRABAL CASTRO

El éxito de Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro

El éxito de Carolina Chapellín

El éxito no se mide por cosas materiales sino por la calidad de persona que se es. Los triunfos son el resultado del esfuerzo y la manera en como afrontas la vida.

Todo esto es lo que puede definir el éxito de un ser humano. Lo material se acaba y los títulos académicos no definen a la persona.

En este sentido, Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro, tiene claro que su éxito más grande es el de ser madre y ser parte de la vida de sus hijos, estar con ellos representa un tesoro invaluable.

Para esta empresaria, modelo y emprendedora mujer, la familia y el amor son lo primordial en su vida.

En cada entrevista que le hacen, ella resalta la importancia de estar junto a sus cuatro hijos y esto se debe a que ella perdió a su madre cuando tenía 15 años. Y como todos saben, es una pérdida grande.

Generalmente las personas se sienten protegidas por sus madres, se vuelven las mejores amigas y encuentran en ella un refugio.

Por eso es que, el éxito de Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro, es estar presente cuando más lo necesitan.

Ser madre, el regalo más grande -el éxito de Carolina Chapellín

Carolina Chapellín cuenta que tras perder a su madre vino una etapa muy difícil porque toda persona anhela tener a su mamá hasta que es anciana.

“Eso fue muy doloroso para mí y por eso crecí con la idea de tener una familia, varios hijos y estar allí con ellos. Hacer lo que mi madre no pudo hacer conmigo”.

Esta es la razón por la que, cuando se le pregunta a esta ex amazona por lo que más interesa en la vida y ella responde:

“Que mis hijos logren sus sueños, que sean personas felices”.

La esposa de Gustavo Mirabal Castro, venezolano, empresario, es además una digna representante de la belleza venezolana.

Y es que Venezuela tiene fama de poseer las mujeres más bellas del mundo, el triunfo de varias jóvenes en el concurso de Miss Universo así lo demuestran.

Entre esas mujeres hermosas tenemos a Dayana Mendoza, Miss Universo 2008;  Stefanía Fernández, 2009; María Gabriela Isler, 2013.

Entre otras que son orgullo venezolano.

A sus 23 años, Carolina Chapellín también concursó en el máximo certamen de belleza de su país: El Miss Venezuela.

Allí representó al estado Delta Amacuro. Sin embargo, aunque no ganó dicho certamen. El modelaje es uno de sus fuertes.

Hoy día sigue posando frente a las cámaras y luciendo radiante, por lo que, es catalogada como digna representante de la belleza venezolana.

El éxito de Carolina Chapellín

¿Quién es Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro? -el éxito de Carolina Chapellín

Es una empresaria, ama de casa y sobre todo amante de los caballos, cuya vida es símbolo de pasión por su familia y el mundo ecuestre.

Su esposo es también jinete de salto ecuestre, retirado en este momento. Dedicado al asesoramiento financiero en los Emiratos Árabes Unidos.

Juntos son un equipo increíble capaz de hacer realidad sus sueños puesto que tienen en común la pasión y el amor por los caballos.

Curiosamente desde que eran niños estaban rodeados de estos animales y aprendieron a montar, a cuidarlos, conocerlos y hacerlos parte de su vida.

Al punto que se dedicaron durante un buen tiempo a competir en la disciplina de salto y posteriormente se enrumbaron hacia un proyecto que los impulsó en suelo norteamericano.

Se trata de G&C Farm, una granja dedicada al entrenamiento de caballos para el alto rendimiento y al mismo tiempo, un espacio donde jinetes de alto nivel reforzaran sus técnicas.

No obstante, en dicho lugar los nuevos talentos encontraron apoyo y profesionales de talla olímpica.

Algunos de ellos son Rodrigo Pessoa, uno de los mejores jinetes de América Latina, de origen brasilero y ganador de medallas olímpicas por equipos e individual.

Con una amplia experiencia en el mundo a caballo, orgullo de Latinoamérica, una persona que sabe cómo tratar a los caballos, comprenderlos y sobre todo crear el vínculo que se necesita para triunfar.

Y es que en el deporte ecuestre lo vital es que el jinete y el caballo tengan una relación que como dice el propio Gustavo Mirabal “debe haber una complicidad entre ambos a modo que sean un verdadero binomio”.

Precisamente, esa es una de las cosas que el caraqueño ama del mundo equino. El hecho de conocer tanto a un animal y llevarsen bien juntos.

Los caballos animales que siempre han estado presente

Originaria del estado Carabobo, Carolina Chapellín creció en un ambiente donde los caballos no eran animales lejanos que aparecían solo en los cuentos.

Al contrario, su abuelo el pedagogo e investigador Luis Bigott tenía una finca a la que ella siempre iba para estar en contacto con la naturaleza.

Fue en ese lugar donde creció su amor por los animales, especialmente por los equinos, a los que aprendió a cuidarlos, así como las tareas que se llevan a cabo en un establo.

Experiencia que le sirvió para años más tarde apoyar a su esposo Gustavo Mirabal Castro en la creación de su granja en Wellington, Florida.

La granja un sueño hecho realidad – el éxito de Carolina Chapellín

Gustavo soñaba desde pequeño con tener un lugar donde entrenar sus propios caballos y es que ese deseo nace al ver que su padre tenía al caballo campeón de los años 80: Tropigold.

Para ese entonces, Gustavo Mirabal Bustillos estaba al frente del Instituto Nacional de Hipódromos en Venezuela.

Y era normal llevar a su hijo a las carreras de caballos. Allí bajo ese escenario es que nace la idea de ser como uno de esos jinetes.

Lleno de sueños y muchas ganas, el pequeño Gustavo Adolfo comienza a soñar con tener su propia cuadra y que sus caballos sean los mejores.

Tan buenos como Tropigold, el caballo que lo inspiró.

La mira en los Juegos Olímpicos y los Juegos Mundiales Ecuestres

Con todo el trabajo que Carolina Chapellín y su esposo realizaron en su granja buscaron hacerse un nombre y lo lograron.

Asimismo, dada la excelencia de su trabajo el éxito de Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal y de este caraqueño, consiguieron que su granja fuera campeona de exhibición.

Su objetivo era entrenar a jinetes para los Juegos Olímpicos, los Juegos Ecuestres Mundiales y Campeonatos del Mundo.

Incluso, uno de los atletas que pasó por el entrenamiento de alto nivel en G&C Farm, es Andrés Rodríguez.

Un venezolano que consiguió el cupo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Pero, lamentablemente ese sueño de representar a Venezuela en la máxima cita del deporte se truncó debido a un accidente de tránsito en el que perdió la vida.

Aun así, rescatamos su trabajo como atleta y la pasión con la que luchó para alcanzar ese cupo.

Así como Andrés, otros lograron mejorar su posición en el ranking mundial de la Federación Internacional Ecuestre.

Entre ellos se encuentra el también venezolano Pablo Barrios.

De este modo, el legado equino de Venezuela, que por cierto ha dado a luz grandes jinetes como Javier Castellano, Emisael Jaramillo, Gustavo Ávila y Gustavo Arroyo, etc.

El éxito de Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro es el trabajo en equipo con su amado y la capacidad para amar a su familia, criar a sus hijos y al mismo tiempo crecer en su área profesional.

 

 

Enlaces de interés:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code