Bondades de la equitación

Bondades de la equitación…

bondades de la equitación

La equitación es el arte de montar a caballo pero también es un deporte provechoso para la salud.

A continuación les contaremos cuáles son las bondades de esta disciplina deportiva.

Bondades de la equitación

Este deporte que tiene sus orígenes en los tiempos remotos de la humanidad influye mucho en la salud.

Practicarlo supone un gran ejercicio cardiovascular, comparable a los del ciclista o corredor.

Ayua a tonificar los músculos, mantener una postura correcta y despejar la mente mientras corres sobre el caballo.

Así que también posee beneficios sicológicos. Tenemos pues que la equitación es un deporte muy completo.

Se dice que incluso es semejante a la natación por la cantidad de esfuerzo físico que implica.

El dato

Los abdominales, glúteos, piernas y espalda son los músculos que se tonifican con la equitación.

Además, el jinete mejora su equilibrio, postura y la movilidad. Cuando una persona practica la equitación, mantiene una buena postura corporal y esto evita posibles lesiones en un futuro.

Rendimiento

Aunque en un paseo el desgaste es más bajo, en recorrido con obstáculos se pueden quemar fácilmente 600 calorías por hora, al tiempo que se mejora el equilibrio y la coordinación.

Beneficios físicos

-Se fortalecen los músculos de la espalda, piernas, abdominales y glúteos.

-Nos ayuda a mejorar el equilibrio y la coordinación de nuestro cuerpo.

-Beneficios cardiovasculares. Se fortalece el corazón y se queman calorías.

-Ayuda a mantener una postura recta.

Beneficios sicológicos

Siendo conscientes de que se está sobre un caballo, hay que concentrarse, por eso, la equitación es un perfecto estimulante para la concentración.

Aunado a que es un deporte que se suele hacer al aire libre y se disfruta de la naturaleza cuando hace buen tiempo.

Esto último provoca que el jinete, amazona o un simple aficionado se relaje, se olvide del estrés.

Sabías qué…

Los griegos en su época aconsejaban practicar este deporte por sus bondades físicas y sicológicas.

Se basaban en que la equitación mejora el estado anímico e incluso es recomendable para personas que sufren autismo.

Según ellos nos hace tener más autocontrol, autoestima y seguridad en nosotros mismos.

“Tener que estar controlando a un caballo, que actúa de forma imprevisible, hace que en el día a día podamos coger las riendas a nuestros problemas”, decían.

Otra de las ventajas que ofrece este deporte es que puedes comenzar a practicarlo a cualquier edad.

Mientras se esté sano, no importa los años que se tengan para aprender a cabalgar sobre un caballo con técnicas.

Incluso, si se quiere llegar a un nivel profesional sólo se deben tener las ganas y estar dispuestos a trabajar duro a fin de obtener los resultados que se buscan.

Al igual que todo deporte, la equitación requiere constancia, disciplina, concentración y destreza. Elementos cruciales que forman la vida de todo deportista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

https://www.gustavomirabal.es

https://www.tiendahipicapinol.com/diferencias-entre-salto/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code