Proceso de doma ecuestre

Doma Ecuestre

La Doma Ecuestre

Vínculo hombre-equino
Vínculo hombre-equino

La relación del ser humano con los equinos trasciende, desde distintos vínculos. Vínculos de orden afectivo, así como con fines terapéuticos y sobre todo lograr la movilización que se ha hecho de manera histórica. Con la finalidad de lograr dichos vínculo se realiza el proceso de la doma ecuestre.

Sin embargo, lograr que suceda esta interacción implica de fondo un trabajo complejo y paciente. Esto prepara al caballo para tareas específicas que benefician al hombre.

A tal fin, existen personas con gran capacidad, conocimiento y en su mayoría con amor hacia los caballos que se especializan en la doma ecuestre, y se denominan como domadores.

La doma ecuestre se entiende como un conjunto de actividades que desarrolla el domador para condicionar al caballo. Esto permite que en su naturaleza pase de ser un animal salvaje a un ejemplar puede montar un humano.

De conformidad, una vez que el animal se siente cómodo con el jinete, inicia un mayor adiestramiento. El adiestramiento avanzado prepara al equino en disciplinas concretas.

Condiciones necesarias para la doma ecuestre:

Uno de los aspectos indispensables en estas actividades de entrenamiento, es que el domador se gane la confianza del animal. De esta manera el caballo no lo considerará un peligro y le permitirá el vínculo.

De no ser así, es probable que el animal se pueda alterar con facilidad y generar mayores consecuencias.

Otro aspecto a considerar, son los cuidados indispensables como la alimentación y los controles médicos. También es fundamental que el lugar donde viva el animal esté en condiciones higiénicas. De igual forma es muy saludable que el caballo comparta con otros animales puesto que esto le brindará mayor seguridad.

Tipos de Doma Ecuestre:

Ahora bien existen diferentes métodos para lograr que un ejemplar goce de pasividad, al momento de ser montado por un ser humano. A continuación presentamos algunos tipos de doma:

Doma tradicional:

La doma tradicional o doma gaucha, el cual ha sido utilizada a lo largo de la historia. La doma tradicional se caracteriza por realizarse de la siguiente manera:

1- El animal es atado, sus ojos son cubiertos, se les coloca toda la indumentaria (riendas, bridas, estribos, y montura).

2- Seguidamente, el domador monta al equino haciendo uso de zapatos con espuelas; posteriormente le quita la venda.

3- Finalmente, el domador azota al equino reiteradas veces y hace uso de las fuerza de sus piernas. El caballo se altera con la intención de que el animal se agote rápidamente, y empiece a obedecer.

Tras la representación de este escenario, se logra apreciar que es una actividad muy violenta y riesgosa tanto para el domador como para el caballo, que puede detonar serias consecuencias que afecten incluso las condiciones físicas de ambos.

Doma natural:

En segundo lugar, en la doma ecuestre se tiene la doma natural, o también llamada racional o india, este método difiere del anterior puesto que busca comprender más al equino.

Proceso de doma ecuestre
Proceso de doma ecuestre

Esta comprensión hace que el domador establezca vínculos de manera paulatina en el potro, a través de expresiones de cariño, cepillado de dientes, limpiar sus cascos, entre otras.

Básicamente, se busca que el domador desde los cuidados interactúe con el animal y se gane su confianza. Sin embargo se requiere actividades como:

El animal es llevado a un corral circular, donde compartirá unas horas con el domador; seguidamente debe desensibilizarse al caballo, tocándolo en todo el cuerpo.

En el caso de ser utilizado para equinoterapia es necesario que poco a poco conozca los objetos y note desde este proceso que no representan ningún peligro para él, por lo tanto el caballo debe olerlos y sentir las texturas correspondientes.

Así también, luego de la situación anterior, se le coloca un lazo en su cuello, es decir es cabestrado.

Allí es pertinente, que el domador comience a realizar desplazamientos, y poco le enseñe distintas voces de mando para que haga marcha y trotes.

Por último las dos acciones de este tipo de doma ecuestre consisten en que el domador se monte al animal sin montura una vez que esté más coordinado. Para luego incorporar la silla.

Finalmente, ante todo se debe velar por la integridad del caballo como animal que merece ser tratado con respeto. Quizás los métodos requieran un poco más de paciencia y tiempo pero mantendrán los vínculos que nacen desde la doma ecuestre.

Referencia:

Térranea, Correduría de Seguros (2018). [Página Web en Línea]. Doma de caballos: ¿En qué consiste y qué tipos de doma hay?. Disponible: http://www.terranea.es/blog/doma-de-caballos/ [Consulta: 2018, Julio 16].

Para conocer más visita gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo , www.gustavomirabal.es y https://www.gustavomirabal.es/el-mundo-equino-gustavo-mirabal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code