Cría y reproducción de los caballos – Gustavo Mirabal

Cría y reproducción equina

cría

La cría y reproducción equina es un proceso que conlleva experiencia y precisión.

Dicho proceso debe ser realizado por una persona con el conocimiento necesario.

No cualquiera puede supervisar la cría y la reproducción.

Se sabe que estos procesos toman su tiempo y tienen una duración, también implican detalles.

Es por ello que quienes participan en este proceso tienen que estar altamente capacitados.

De lo contrario van a generar problemas en la vida de los caballos.

Cría y reproducción

La cría y la reproducción equina se lleva a cabo desde hace muchos años.

Sea con fines deportivos o comerciales.

Aunque no se puede dejar por fuera a quienes crían o reproducen caballos para obtener alimentos o productos de cuero.

A continuación vamos a contarte lo que tienes que saber al respecto. Al menos aspectos generales para que nadie os engañe.

Aspectos generales

La reproducción equina tiene que ser supervisada al igual que el proceso de cría.

Puesto que estos animales aunque en su fase inicial se levantan y caminan dependen de su madre.

Y esta a su vez del entorno en el que se encuentra.

Allí es donde entra el humano como agente preparador del ambiente para que la yegua de a luz en las condiciones ideales.

Asimismo el potrillo requiere supervisión y ayuda en caso de que lo amerite.

Otro aspecto que se debe considerar es la edad apropiada para que el caballo se reproduzca.

Recordemos que los caballos entran en su fase madura cuando cumplen los dos años.

Por lo que la edad para embarazarse en los caballos es a los cuatro años, cuando ya están aún más maduros y fuertes.

Incluso es a los cuatro años que los equinos llegan a la madurez sexual.

En ocasiones hay ejemplares que tienen la capacidad de iniciar su edad reproductiva a partir de los 18 meses, en plena pubertad.

Mientras que en el caso de las yeguas, estas deben esperar la edad indicada para iniciar su proceso de reproducción, ya que es mejor esperar que terminen todo el proceso de crecimiento.

Los caballos tienen o pueden tener, en su mayoría, una sexualidad prolongada, en el caso de las yeguas podrá extenderse hasta más de los 15 años y los ejemplares machos pueden llegar a ser fértiles durante toda su vida.

Luis Javier Sánchez Navajas, experto en cría equina, la temporada ideal para comenzar el proceso de reproducción es en la primavera.

Dicha temporada se puede extender hasta el verano.

“Esta temporada es la más indicada, ya que las hembras se encuentran en un momento de mayor receptividad y la segregación de hormonas se estimulan con mayor facilidad”agrega el experto.

Natural y artificial

La cría y reproducción equina se puede realizar de dos formas: natural o artificial.

Cuando hablamos de reproducción artificial nos referimos a la inseminación.

La cual es muy utilizada sobre todo cuando se trata de combinar genes para crear un determinado caballo.

Una de las cosas que sorprende en el mundo equino es la capacidad de combinar razas a modo de obtener un mejor caballo.

Con características similares a las de sus padres, es por ello que se trata de una labor muy seria y delicada a la vez.

Se debe tener mucha experiencia, intuición y pulso para que todas las cosas salgan bien.

La supervisión nunca debe faltar en dicho proceso porque el macho puede lastimar a la yegua con un movimiento.

Gestación de la yegua

Si el embarazo de una mujer dura 9 meses y pensamos que es largo….

El de la yegua lo supera, pues el periodo de gestación de esta tarda 11 meses.

Es decir que los criadores tienen que esperar casi un año para ver nacer al potro.

Una vez pasadas aproximadamente seis horas del contacto sexual entre la yegua y el caballo, esta es fecundada y a partir de ese momento se da inicio a la etapa del desarrollo del embrión.

Pasados quince días después del contacto sexual entre la yegua y el caballo no se evidencian cambios físicos.

Pero sí emocionales y de comportamiento hacia los machos.

Para comprobar si la yegua está en embarazo o no se tiene que esperar 21 días.

Al cabo de este tiempo el embrión ya tiene el tamaño adecuado y puede ser detectado mediante una ecografía o un tacto rectal.

El rol del criador

Como bien decíamos al inicio de este artículo el criador tiene un rol fundamental.

Porque será quien actuará en casos de emergencia y debe estar preparado, tiene que saber qué hacer y en qué momento entrar en escena.

Este le brinda  al caballo y a la yegua un acompañamiento en dicho proceso; también se encarga de velar por la reproducción de los mismos.

Así como de comercializarlos para fines deportivos o comercializar directamente los productos que se deriven de los animales; como la leche, el estiércol, cuero, carne, etc.

Los criadores suelen mezclar las razas para influir en las características que quieren que tenga el animal.

Esto a fin  de crear campeones de carreras, saltos, concurso completo, etc.

Los criadores se encargan de crear las condiciones necesarias para que los caballos puedan crecer y vivir.

Pero a su vez estos deben cumplirle a los equinos con las siguientes características:

  • Las instalaciones tienen que ser aptas y confortables.
  • La estadía será mucho más agradable para la yegua y el caballo si en el lugar donde están hay una zona de hierbas amplia y seca.
  • Los caballos suelen adaptarse mejor al clima oceánico; ya que es en este clima que los alimentos crecen al ritmo adecuado; de lo contrario, no habría suficiente alimento; y si el clima es muy húmedo, existe el riesgo de que lo caballos desarrollen parásitos. La humedad estancada es enemiga de los caballos.
  • El criador tiene que asegurarse de la existencia de un veterinario cerca por cualquier emergencia con la salud de los caballos.
  • Este tiene que velar para que en el área haya una hectárea de pasto por caballo; por supuesto, esta cifra varía de acuerdo al tipo de caballo, y si recibe alguna otra ración de comida extra.
  • Los criadores siempre deben estar atentos a las patas de los caballos; ya que estas son propensas a enfermarse.

Espacios adecuados…

Los caballos deben estar en espacios adecuados para su tamaño y comportamiento.

Ya que estos suelen jugar y saltar alto con gran fuerza, por lo que el techo del recinto donde se encuentren tiene que ser más alto que ellos.

Esto evitará que se lastimen.

En el caso de la cerca que delimita el área de los caballos, esta debe ser bastante alta; también debe ser resistente porque tienen mucha fuerza y debe tener visibilidad.

La cerca no debe contener alambre de púas, ya que puede ocasionar heridas a los caballos.

Es importante que la zona determinada para los caballos se cuente con un espacio acogedor donde puedan protegerse del clima lluvioso o frío.

Así como supervisar que no haya árboles espinosos que puedan causarle heridas a estos animales.

Como podéis ver la labor de cría y reproducción es ardua, requiere paciencia, pasión y entrega.

Es por ello que no se puede tomar a la ligera y mucho menos ponerse a inventar cuando no se sabe nada del tema.

 

Artículos relacionados: 

https://www.gustavomirabal.es/wp-content/cache/all/caballos/cria-y-reproduccion-de-caballos-2/index.html

Para conocer más sobre este empresario y atleta venezolano haz clic:

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo/

https://gustavomirabalcastro.online/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/lo-que-esconde-gustavo-mirabal-castro-ii/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/que-esconde-gustavo-mirabal-castro/ 

https://www.americasbestracing.net/owners/peacock-racing-stables-llc

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code