Cesar y Genitor

Genitor – La suerte está echada

Al lomos de su caballo favorito, Julio Cesar atravesó a caballo el rio Rubicón para apagar los fuegos de la guerra civil. Un hombre popular cuyos rivales políticos, hombres de la alta nobleza, decidieron apartar de su poder debido a la creciente popularidad de Julio Cesar y los rumores que hacían preveer que aumentaría su poder…

Un caballo que los augures habían pronosticado haría al hombre que llevara sobre sus lomos a dominar el mundo. Una deformación física que sería convertida en señal de buena suerte. Un caballo cuyas patas tenían tres dedos y que al mirarlos parecían los pies de un humano.

Un caballo portentoso y un jinete destacado que cuidaba con esmero de su herramienta de batalla. Cuando la batalla podía ser peligrosa, Julio Cesar se apeaba peleando como un Legionario más y alejaba a su caballo del peligro. Monta, augurio, herramienta psicológica y gran tecnología de guerra, Genitor lo era todo.

Bautizado Génitor en honor a su padre que murió en el año 85dc cuando Julio Cesar tenía 16años su nombre significa en latín “creador”, “padre” o “reproductor”. Un poderoso título para un poderoso augurio que lo acompañaría el resto de su vida.

Julio Cesar hizo levantar una estatua de Genitor delante del templo de Venus Genetrix (el cual habían levantado en honor a su madre) para que las divinidades lo protegieran durante las batallas. La esencia espiritual de su madre y padre protegiendo sus andanzas, Caballo y Templo.

Cesar y Genitor
Cesar y Genitor

Las andanzas militares de Julio Cesar

Su poder, su estrategia y su gran popularidad le hirieron fortalecer su carrera política a la par de la militar, la cual con cada éxito alimentaba aún más su popularidad. Sus grandes batallas  extendieron el dominio de Roma sobre los territorios que hoy forman países como Holanda, Francia, Bélgica y Alemania. Fue el primer general romano en ingresar en los territorios de Britania y Germania.

Así mismo su popularidad fue potenciada por su faceta de orador y escritor que también le hizo famoso en campos como la política y la astronomía.

Fue esta popularidad la que hizo temer a Pompeyo su antiguo aliado la posibilidad de asalto al poder y ante ello trazó una estrategia para despojarlo. Fue entonces cuando Julio Cesar realmente se hizo peligroso para los políticos Romanos que le adversaban.

Dada esa situación decidieron apartarlo de la dirección militar antes que pudiera presentarse a cargo político alguno para dar tiempo a juzgarlo por supuestos crímenes de su primer consulado y finalmente apartarlo de la política. Ante tal circunstancia y ante la organización ilegal de tropas por parte de Pompeyo, Julio Cesar decide emprender una campaña militar que le llevaría a derrotar a las tropas de Pomepeyo en Hispania y seguirlo a Grecia, y luego a Egipto para descubrir que había sido asesinado tristemente. Julio Cesar se lamentaba de no haber podido ofrecer su perdón  y renovar alianza con Pompeyo.

Egipto, Cleopatras y Spalis. Un cambio de dirección

En Egipto pone en el reinado a Cleopatra a quien vio simpatizante con el poder Romano y con quien tiene un hijo quizás a manera de establecer una alianza política.

Es Cleopatra quien le regala otro caballo que sería legendario. Cleopatra le regaló una yegua de origen árabe. Fue precisamente con esa yegua, bautizada como Spalis, con la que Julio César realizó en tan sólo diecisiete días el viaje entre Roma y Porcuna (España).

A partir de entonces, y con los augures subidos a la cabeza, Julio Cesar sigue el camino del poder dictatorial y de por vida que le dio un momento importante de prosperidad a Roma pero a su vez le convirtió en un tirano a los ojos de quienes habían sido sus pares. Es así como se gestó una conspiración que terminó en el asesinato de Julio Cesar por parte de Bruto y los senadores romanos.

Se dice que la habilidad de Julio César montando caballos era extraordinaria. El historiador Plutarco cuenta que desde niño se entrenaba a caballo con las manos cruzadas a la espalda para ejercitar el equilibrio. También cuenta que ya mayor solía ir a caballo mientras dictaba cartas de forma simultánea a dos de sus escribientes. Era legendaria su capacidad de resistencia sobre un caballo.

Volviendo al Rubicón

Cesar atravesando el Rubicón a lomos de Genitor
Cesar atravesando el Rubicón a lomos de Genitor

Cuando Julio César cruzó el rio Rubicón durante la noche del 12 de enero del año 50 A.d.C. -según el calendario Juliano- para ocupar el poder en Roma lo hizo a lomos de Genitor y pronunciando su célebre frase “Alea jacta est” (la suerte está echada), enviando un mensaje claro, dominaría el mundo conocido. Estos augurios fueron fuertes y se hicieron realidad pero también le causaron la muerte al olvidar que un hombre es sólo un hombre aunque gobierne el mundo.

El vínculo entre el caballo y su simbología y el poder militar obtenido por Julio Cesar es una pequeña muestra de la importancia del caballo en la era antigua. Tecnología militar, compañero de batallas y definitivamente el arma psicológica definitiva ante la decisión de tomar el mundo.. Eso fue Genitor, el espíritu del padre de Julio Cesar.

Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Genitor

http://www.terranea.es/blog/genitor-caballo-julio-cesar/

http://oljasteam.blogspot.com/2009/08/historia-genitor-el-caballo-de-julio.html

 

Si quieres saber más sobre el mundo de los caballos consulta www.gustavomirabal.es y gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/venezolano-gustavo

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code