caballo de Terapia

El caballo de Terapia

El caballo de Terapia y sus características.

En la actualidad está muy en boga las terapias alternativas para paliar algunas enfermedades o condiciones especiales en los seres humanos. Siendo la equinoterapia uno de ellos. Por lo tanto la pieza clave para la ejecución de esta es el caballo. Por esta razón hablaremos de los aspectos fundamentales que debe cumplir un caballo de Terapia, para el idóneo funcionamiento del tratamiento planificado por el equipo a cargo.

La equinoterapia utiliza el caballo como instrumento terapéutico. Los impulsos vibratorios que emite el lomo del caballo se utilizan como estímulo motriz para el cinturón pélvico y la columna vertebral del paciente en la hipoterapia. La conformación corporal y el entrenamiento correcto del caballo de terapia desempeñan un papel sumamente importante para la exitosa realización de esta.

Elección del caballo para la Equinoterapia

Si hay algo fundamental en la terapia asistida con caballos es la correcta elección, entrenamiento y cuidado de los propios animales que participan en las sesiones. Pues muchas veces se encuentran caballos que son aptos por su carácter y educación. Sin embargo muestran deficiencias en su lomo como: contracciones musculares, lomo dolorido, lomo pando o ambos. A pesar de sus buenas características interiores se recomienda no utilizar esos caballos para la equinoterapia porque no cumplirán con la función clave del proceso, que es la transmisión de los impulsos rítmicos de su lomo y que son la base fisioterapéutica de la equinoterapia.

El lomo del caballo

Es el punto clave para realizar satisfactoriamente la hipoterapia. Se debe observar con atención el desarrollo y funcionamiento de los músculos lumbares del caballo porque justo ahí el paciente recibe los estímulos terapéuticos.

caballo de Terapia
caballo de Terapia

Razas de caballos idóneas para la Equinoterapia

En relación a las múltiples razas de caballos existentes, hay algunas que poseen aspectos que favorecen para que sea el caballo sea elegido como un instrumento terapéutico, bien sea por su tamaño como los ponies  o los caballos de sangre fría de origen europeo como el cuarto de milla y razas pequeñas como el Haflinger.

Las características físicas del caballo de terapia son:

  • Se requiere un caballo no muy grande, con movimientos suaves, rítmicos y regulares.
  • De conformación rectangular en lugar de cuadrado, porque ofrece suficiente espacio en su lomo para realizar la monta gemela.
  • El lomo del caballo debe ser muy musculoso para poder trabajar sin albardón.
  • Debe tener suficiente resistencia para aguantar el peso de dos personas.
  • Una morfología adecuada: proporcionado, de dorso fuerte, simétrico
  • Paso simétrico, amplio y rítmico
  • Una altura adecuada para el tipo de paciente que lo va a montar. Lo ideal es que la cruz no supere los 1,60 de altura.

Conducta del caballo de terapia

En relación al temperamento y la personalidad del caballo juegan un papel importante en el trabajo terapéutico. Un buen caballo de terapia exhibe un temperamento tranquilo y demuestra a la vez suficiente sensibilidad a las ayudas del jinete. El caballo debe ser confiado y absolutamente manso en el trato con humanos. Además demostrar disposición y capacidad para el aprendizaje.

En general, el caballo debe tolerar el ruido y los movimientos bruscos que pueda realizar la persona que esté encima de él, estar acostumbrado a que le toquen en cualquier parte de su cuerpo, y habituado a los objetos que se puedan utilizar durante la terapia, como son los aros, juguetes, pelotas. Debe mantenerse quieto cuando suba y baje el jinete, debe tolerar bien el contacto con la piel, la presencia de varias personas a su lado o animales domésticos que se empleen también en la terapia y de personas corriendo a su lado.

Entrenamiento

Para el entrenamiento de un caballo de terapia hay que dedicar muchas horas, no sólo para que el caballo se habitúe a todo aquello que se pueda realizar en terapia, sino también para que se acostumbre a los terapeutas y se genere un vínculo de confianza entre caballo y terapeuta. A pesar de ello, es un trabajo muy recompensado y disfrutado.

Fuentes Consultadas:

http://www.terapiasalpaso.org/el-caballo-de-terapia/

https://psicologiayequinoterapia.wordpress.com/2014/02/28/caracteristicas-del-caballo-de-equinoterapia/

Gross, E. (2006). Equinoterapia: la rehabilitación por medio del caballo. Sevilla.

Editorial: Trillas.

Para más información visita:

https://www.gustavomirabal.es/equinoterapia/el-caballo-como-coterapeuta/

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code