Caballo Hidalgo

El caballo en la película Hidalgo

El caballo en la película Hidalgo

Desde que el cine emprendió camino el caballo también lo hizo. Pues los productores de cine incorporaron el caballo en unas cuantas películas. De allí la gran importancia de la evolución del caballo en la industria cinematográfica. Cientos de producciones se han llevado a cabo a nivel mundial que incorporan al equino en sus rodajes. Muchas veces incluso como protagonistas de la historia. Así que una de las películas que se han producido lleva por nombre El caballo en la película Hidalgo.

Hidalgo es un filme estadounidense del año 2004, perteneciente al género aventura. Estuvo dirigida por Joe Johnston y protagonizada por Viggo Mortensen, Zuleikha Robinson y Omar Sharif.

En la actualidad esta producción cinematográfica hace aproximadamente quince años que se estrenó. Pero que si la quieren ver es una gran película donde uno de los personajes principales gira en torno a un caballo. Sin duda alguna son películas hasta cierto punto muy emotivas que de vez en cuando nos arrancan las lágrimas. De allí que muchas personas aprendan a valorar a los animales en especial a los caballos.

Caballo Hidalgo
Caballo Hidalgo

Resumen de la película Hidalgo

El filme fue basado en un hecho real sobre la carrera de caballos de larga distancia más importante. Hidalgo es una historia épica de aventuras. También de acción que cuenta el camino que tiene que transitar un hombre para recuperar su dignidad.

En ella está inmersa el protagonista jinete y su caballo que se atreven a experimentar unas vivencias un poco arriesgadas. Pero que en el fondo salen muy bien parados. Esta convierte en toda una aventura donde se fortalecen los lazos de amistad del jinete con su equino.

Esta carrera, llamada el Océano de Fuego, se celebró todos los años durante siglos. Era una prueba de supervivencia de 3.000 millas por el desierto de Arabia. La cual constituía un verdadero reto que sólo los mejores caballos árabes podían superar, la raza más pura y noble, propiedad de las poderosas dinastías reales.

En 1890, un rico jeque invitó a un americano y a su caballo a participar por primera vez en la carrera. Frank T. Hopkins era un cowboy. A su vez un jinete de expediciones perteneciente al cuerpo de Caballería de Estados Unidos declarado el mejor jinete de la historia del Oeste.

El jeque quiso poner a prueba sus pretensiones. Enfrentando al jinete americano y su caballo, Hidalgo, contra los mejores caballos árabes y los mejores jinetes beduinos. Para Frank, en el Océano de Fuego no sólo estaba en juego su orgullo y su honor, sino también su supervivencia ya que tanto él como su caballo intentaban hacer realidad una hazaña imposible.

Por lo que estos hicieron un excelente papel en las carreras de las que participaron. En este episodio la dupla mágica pudo cultivar altos niveles de resiliencia para seguir adelante.

 

Datos resaltantes

Los productores de Hidalgo estaban encantados ante la perspectiva de rodar la película. Esta película se caracterizó por ser una mezcla de acción, aventuras y la historia del viaje de un hombre hacia su redención. Cabe resaltar, que el marco de la historia es una emocionante carrera de caballos, pero la genuina carrera es la que libra un hombre por perdonarse a sí mismo.

Lo anteriormente expuesto se traduce en una revisión interna profunda para superar las limitaciones impuestas por la mente. De allí que el protagonista toma ese impulso que lo lleva a experimentar una situación diferente. En esta por supuesto tiene mucho que aprender. Esa es en la parte la esencia de la película Hidalgo

Además el vínculo afectivo que se establece entre el jinete y el caballo Hidalgo es sublime. Pues ambos ponen todas sus energías en ganar la competencia en la cual estaban participando lejos de su tierra natal.

Hasta cierto punto estaban en desventaja en relación a los demás contrincantes pero el objetivo siempre fue dar lo mejor de sí y alcanzar la victoria, el honor y la gloria de tan semejante esfuerzo por parte de ambos.

El recorrido no fue para nada sencillo pero se dice que cuanto más difícil es el obstáculo más grande es la satisfacción de lograrlo. Por lo que se supone que es un mensaje para el mundo en tiempos difíciles como los que se atraviesan hoy en día.

Encarnación del papel protagonista del personaje que acompaña al caballo Hidalgo

El papel principal de esta historia donde resalta el protagonista frank t Hopkins y su gran caballo heroico llamado Hidalgo viene representado por la estrella de cine Viggo Mortensen  quien tiene una brillante trayectoria en el mundo cinematográfico.

El protagonista de la película Océano de Fuego o como es mejor conocida Hidalgo. Este fue un excelente  jinete, Frank T. Hopkins defendió hasta el fin de sus días la raza del caballo Mustang.

Lo que quiere decir que fue un activista que defendía la raza Mustang a capa y espada. El sentido de pertenencia que tuvo con esa raza en particular fue gigante.

La sincronía de los actores que trabajan con los caballos en las películas debe ser el adecuado. En este caso el rol protagónico que ejerce el actor Viggo Mortensen es genial.  Así mismo, una gran ventaja es que este  actor estadounidense tiene un gran amor por los equinos. Por lo que se le facilita establecer ese vínculo intimo que encarna en el papel de la película Hidalgo.

Una herencia que recibe las películas en las que participa con caballos es que termina quedando en la vida real con estos bellos animales. Como ejemplo en la película del Señor de los anillos se responsabilizó de brindar una  excelente vida a dos caballos. Pues lo mismo ocurrió con el caballo principal que encarno el papel de Hidalgo.

Sin duda alguna queda siempre acompañado de gran talento equino.

Aparte de su gran sensibilidad y amor hacia los caballos la estrella de cine Viggo Mortensen es un jinete de altura. Es decir un hombre que incluso puede tener las competencias para el mundo de la equitación

En síntesis

Sincronía perfecta entre el actor Viggo Mortensen y el legendario Frank T. Hopkins. Pues coinciden en su gran amor a los caballos. Hidalgo como caballo surge como un punto de encuentro entre el hombre real y el que ejerce su representación en la película.  Ambos muy buenos jinetes de una historia que quedara grabada en la memoria de quienes vieron la película.

El caballo sigue marcando su camino en las producciones de películas. Un rumbo que marco desde hace muchos años y que sigue evolucionando al ritmo que lo hace el cine. Uno de los roles que admirar de estos animales. La gran inteligencia que poseen lo proyecta en sus actuaciones impecables.

Cabe resaltar que incluso ha incursionado en el mundo del teatro aunque no es muy común se puede disfrutar de estos eventos en algunas ciudades de España. Por otra parte el show de los caballos de paso es otro ejemplo de la perfecta coreografía que realizan estos hermosos caballos.

Sin duda alguna mucho que aprender de estos animales, pues en cualquiera de las facetas que desempeñan nos impresionan por su fidelidad e ímpetu.

Hablemos de la película

Esta historia llevada a la pantalla grande por Disney, y que puedes ver en Netflix, es muy emocionante.

Está muy relacionada con la confianza que un jinete debe desarrollar con su caballo puesto que en los mejores o peores momentos el binomio debe mantenerse unido.

Quizá el mensaje de este filme es precisamente el hecho de que sí se puede desarrollar una relación de amistad y lealtad con el caballo.

Y que el animal responde a los estímulos y exigencias de su amo porque este a su vez le trata con amor, le tiene paciencia y ayuda a sentirse bien.

El reto para ambos en Hidalgo es mantenerse unidos a pesar del calor, los inconvenientes, la carrera en sí que es bastante larga y tediosa.

Tediosa porque se corre bajo el inclemente sol del desierto. Además que según el reglamento de la justa, si un compañero osea otro competidor se lesiona o el caballo sufre un percance no pueden ayudarlo.

Literalmente los tienen que dejar morir en el desierto. Lo cual le da un carácter un poco cruel al asunto.

Y al mismo tiempo pareciera que no tiene nada de compañerismo deportivo.

De hecho en una de las escenas, al inicio de la carrera, se ve como un caballo se lesiona una pata delantera y poco tiempo después el jinete le clava un puñal.

Con esto termina su participación en la justa y el caballo muere. Cosa que impacta al protagonista del filme porque este viene de ser un cowboy en Estados Unidos y goza de empatía por su equino.

Sólo van los mejores

Curiosamente esta película nos deja ver que a esa carrera tan exigente solo van los mejores 100 jinetes.

Pero no de todo el mundo sino de esa zona geográfica, árabe. Incluso los caballos son de raza Árabe.

Más la buena actitud y rendimiento del jinete estadounidense hace que desde el otro lado del mundo «le echen el ojo» y lo inviten a esa carrera.

Aunque no fue nada sencillo porque tuvo que enfrentarse a momentos incómodos por ser americano y abordar un caballo Mustang.

A menudo se ve en el filme que le dicen cosas para provocarlo y abandone la carrera. Más este hace caso omiso de ello.

También podemos ver en la cinta de Disney que el premio para el ganador es de 100 mil dólares americanos.

Cifra sumamente alta que resulta atractiva para todos los concursantes.

Adicional a esto se tiene que el protagonista es amedrentado por ser norteamericano y se burlan por momentos. Aún así él afirma que sólo fue para competir y no tiene ningún interés oculto.

Cabe destacar que su Mustang no fue eximido de las amenazas, burlas e intimidación.

Hay un momento en el que le dicen firmemente al jinete que su caballo no puede montar ninguna yegua árabe porque si lo hace lo matan.

Y es que para los árabes los caballos son muy sagrados, por lo que de enrasar un Mustang americano con un árabe sería fatal para su cultura y tradiciones.

Lucha de poder

Una de las cosas más claras en esta cinta es la lucha por el poder ya que el ganador no sólo se lleva los 100 mil dólares sino también el reconocimiento.

El poder y el control son elementos que quedan evidenciados.

La carrera es tan extenuante que el quedarse sin agua es fatal.

Pero ese no es el único problema al que se enfrenta el protagonista y su caballo.

Como es típico del desierto hay tormentas de arena que amenazan contra la vida de los jinetes y sus caballos.

De hecho, la razón por la que no exceden los 100 jinetes es porque es una carrera peligrosa. Aunque ya 100 caballos y 100 corredores es demasiada gente.

Los retos de la carrera

Esta carrera trae consigo muchos retos porque implica que el jinete tiene que estar preparado física y mentalmente.

Además que tiene que saber controlar las emociones ya que tanto sol puede provocar alucinaciones.

Sin mencionar los largos trechos que tenían que caminar halando al caballo para evitar el desgaste del animal.

La piedad y la clemencia no son cosas características de esta competencia.

La carrera comprendía el paso por Siria, Irak y por supuesto Arabia. Todo por un trayecto desértico donde los competidores quedan totalmente a la deriva.

Y de morir tan sólo dicen: murió en la tormenta.

Por si fuera poco los jinetes tienen prohibido cruzar palabra con una mujer durante la parada de descanso.

Vida en peligro

Hay una escena en la que el protagonista corre peligro al ser acusado de acostarse con la hija del jeque principal.

Obviamente todo era un mal entendido pero no todos lo vieron así. Por lo que el padre de la joven lo amenaza e intenta agredirlo físicamente. Más este en una maniobra sabia lo envuelve hasta lograr que no le haga daño.

La situación se complica cuando un grupo de vándalos irrumpe en el campamento donde estaban descansando todos y secuestran a la hija del jeque.

La carrera sufre un pequeño giro ya que el protagonista se suma a la búsqueda de la damisela.

Y como recompensa el padre le asoma la idea de dársela en casamiento.

Por lo que el cowboy empieza la búsqueda de la joven para rescatarla y devolverla sana y salva a su padre.

Regreso a la carrera

En esa aventura por rescatar a la joven Frank no está en la carrera, pareciera que se suspende hasta que regrese.

Mientras todos en el campamento esperan noticias de la hija del jeque principal.

Una vez que logra ubicarla comienza una batalla por su libertad en la que otros pierden la vida.

Afortunadamente el vaquero norteamericano sale ileso de aquel ataque y rescata a la joven.

Acto con el cual se gana el respeto de la tribu árabe y especialmente del jeque que hacía pocas horas quería matarlo.

Posterior a esto la carrera se reanuda y viene la parte más fuerte de la competencia porque requiere mayor resistencia tanto del jinete como del caballo.

En este sentido, Hidalgo, el caballo del protagonista, Frank, comienza a sufrir por el calor infernal que sacudía aquellos desiertos de Arabia, Siria e Irak.

Aunado a que por la envidia de los otros competidores hubo momentos de saboteo en los que debieron correr para salvar sus vidas.

Y es que el norteamericano con su hermoso caballo Mustang-Pinto, empieza a ganar fuerza y respeto al punto que se vuelve un peligro para los caballos árabes.

Por lo que diseñan un plan para herir al caballo y al vaquero, pero especialmente para dañar al caballo a fin de que no ganen la carrera.

Vivir o morir

Además de las tormentas de arena, de las balaceras que se formaron en algunos tramos de la competencia y tormenta de plaga el vaquero siguió adelante.

Hubo momentos en que tanto el jinete como el caballo sintieron desfallecer y estuvieron a punto de morir en el desierto dada la deshidratación.

Es en ese instante en que no aguantan más es que el vaquero tiene que tomar una dolorosa decisión.

Pero no sin antes dejarnos un mensaje de solidaridad, puesto que antes de ese momento, había ayudado a otro competidor que había caído en una fosa de arena caliente semi movedisa.

A pesar de que el otro jockey le dijo que ayudarlo estaba contra las reglas el americano decide rescatarlo y darle la oportunidad de vivir y seguir compitiendo.

Lo cual demuestra que el norteamericano sólo estaba allí para competir pero sin dejar de lado sus principios y valores pues más importante es la vida que todo el dinero que ganaría.

Esto hace que aquel jinete se sienta halagado y se deja ayudar e incluso vuelve a competir gracias a la ayuda de Frank.

Plan para destruir a Frank e Hidalgo

Más adelante le tienden una trampa al vaquero con tal de agredir al caballo Mustang, y efectivamente este cae.

El caballo resulta herido y sin saber qué hacer o a quien pedir ayuda, aparece aquel hombre al que rescató de la arena caliente.

Como dicen por ahí lo que se siembra eso mismo se cosecha.

Éste ayuda a ambos para salir del hueco donde estaban, pero lamentablemente esta acción le cuesta la vida porque en represalia lo matan.

Recordemos que ayudarse entre jinetes estaba prohibido. Es una mera carrera de resistencia donde sobrevive el más fuerte, aún con saboteo y todo.

Aunado a la rabia que le tenían al vaquero por ser americano y no árabe, así como a su caballo, porque a pesar de que era un poco más pequeño que los demás ejemplares era muy fuerte.

Representaba peligro para sus equinos y esa era la razón fundamental por la que querían sacarlo de la competencia a como diera lugar.

Y ya que el vaquero no aceptó la oferta de retiro hecha por una de las competidoras más influyentes, quien incluso le propone sexo…

El vaquero queda expuesto a un plan de venganza que buscaba acabar con su caballo y salir malherido.

Lo cierto es que Hidalgo era una amenaza para la yegua de aquella dama influyente y adinerada.

Por lo que esta quería deshacerse de él.  No le importaba si el animal sufría, si el americano moría.

Todo lo que ella quería era ganar la justa y quedarse con el honor de que su yegua era la mejor de toda la región árabe.

La mujer apuesta muchas cosas con tal de que Hidalgo y su vaquero queden fuera de competencia.

Y casi lo logra.

Una ayuda inesperada

Frank tiene un momento en que desiste, estaba solo en medio de la nada, en un gran desierto, con mucho calor, sed, hambre, deshidratado.

Mientras que Hidalgo no podía más. Estaba exhausto, acalorado, sin fuerzas.

Con una gran cicatriz en uno de sus costados por la herida causada tras aquella trampa.

Lo cierto es que en ese instante el vaquero se apropia de sus orígenes indios piel roja americanos. Su madre era india.

Y decide elevar cánticos de su tribu pidiendo ayuda. Esa fue la última carta que usó como recurso tratando de evocar una especie de ayuda.

Cuando termina no pasa nada. Pero sí aparece el rival principal de la contienda que viene a retarlo y burlarse porque ve al Mustang en el suelo.

De repente el caballo se levanta como renovado y entonces ambos vuelven a la carrera.

Ya faltaban pocos kilómetros para arribar al sitio donde aguardaba el pueblo y el jeque para recibir al ganador.

Esta última parte es la más emocionante del filme de Disney porque vemos a tres caballos corriendo a toda velocidad por el desierto.

A todas estas Hidalgo viene en el último puesto y de pronto cobra ánimo para pasar a sus rivales.

Sorprendentemente el caballo vejado, burlado y menospreciado por los árabes arremete con todas sus fuerzas y deja atrás al favorito de la justa.

Frank y su caballo Hidalgo llegan en primer lugar. El americano gana la carrera y se lleva a casa los 100 mil dólares estadounidenses que estaban en la bolsa para el ganador.

Finalmente no se queda con la hija del jeque a pesar de que éste de alguna manera le dice que será su invitado.

El vaquero decide regresar a Estados Unidos y hacer algo impactante, que no te vamos a contar para no arruinarte el final de la película.

Lo que sí te podemos decir es que Frank se volvió un defensor de los Mustang hasta el final de sus días.

Conmovedora reflexión

Esta película es muy hermosa y emocionante, te vas a sorprender con el final porque es algo que no esperáis.

Sin duda lo más valioso de esta cinta es la lealtad del caballo a su amo, que sin importar las circunstancias siempre estuvo ahí para él.

Bastaba un silbido para que Hidalgo llegara corriendo desde donde estaba Frank para auxiliarlo.

Y por si fuera poco durante su estancia en el desierto fue el caballo más fiel.

El que a pesar de estar herido se levantó y caminó junto a su amo.

Cabe destacar que Frank también le tenía respeto y cariño. Lo cuidó, lo defendió y hasta lo curó aplicando calor en la herida que le habían causado.

Sólo así es que el equino sobrevive porque de lo contrario habría muerto desangrado en pleno desierto.

La receptividad que tenían ambos era extraordinaria y admirable. Hidalgo es el mejor y más bonito recuerdo que seguramente le quedó a Frank de toda su aventura.

 

Hidalgo
Hidalgo, el hermoso Mustang color pinto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas

https://es.wikipedia.org/wiki/Hidalgo_(pel%C3%ADcula)

http://www.thecult.es/Critica-de-cine/oceanos-de-fuego-hidalgo-2004.html

https://www.gustavomirabal.es/uncategorized/el-caballo-cinematografico/

http://gustavomirabal.com/

http://gustavomirabalcastro.online/

https://www.instagram.com/gustavomirabal.es/

https://www.linkedin.com/in/gustavomirabalcastro/

https://twitter.com/mirabalgustavo0

https://www.linkedin.com/today/author/gustavo-mirabal-castro

https://twitter.com/gmirabalcastro2

https://www.flickr.com/people/[email protected]/

https://www.wattpad.com/497522292-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela-g-c

https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela

https://www.wattpad.com/story/126114109-gustavo-mirabal-castro-y-la-caridad

http://www.pelotabinaria.com.ve/beisbol/mostrar.php?ID=miragus001

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/el-verdadero-gustavo-mirabal-castro/

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code