Toño Serrano domador de caballos

Toño Serrano domador de caballos salvajes | Gustavo Mirabal

Toño Serrano domador de caballos salvajes

Toño Serrano domador de caballos

“Al caballo no se le vence, al caballo se le convence”. Esta es la premisa bajo la cual trabaja el domador de caballos español, Toño Serrano.

Un hombre que con más de 40 años tiene gran experiencia con la doma equina y cada vez, gana más reconocimiento en España.

Su técnica de relajación sorprende a quienes lo ven durante un show en vivo.

Y es que tiene el récord de domar caballos salvajes en 20 minutos o media hora cuando mucho, a veces el proceso puede tardar 21 minutos. Algo que para muchos es imposible.

Esa manera de tratar a los caballos y comunicarse con ellos, sorprende a quienes lo ven porque consideran que los ejemplares que le prestan para que haga su evento, son salvajes o indomables.

Sin embargo, quedan atónitos cuando este logra domarlos sin ejercer ningún tipo de violencia sobre ellos.

Esa habilidad, que consideran un don, hace que sea un hombre muy conocido en su país y que además sea visto como uno de los mejores domadores de caballos.

Vamos a conocer un poco más a fondo su técnica y en qué consiste su show para domar caballos en tan poco tiempo.

Toño Serrano domador de caballos

Toño Serrano, donde todo comenzó

Desde muy pequeño este hombre quería ser domador de caballos.

Su primer encuentro con los equinos fue cuando su madre lo llevó a un parque de atracciones y se montó sobre un poni.

Desde entonces quedó enamorado de aquel pequeño caballo y decidió ahorrar para comprar uno.

Sus padres no tenían los recursos financieros para comprarle el poni, así que él se dispuso a guardar pesetas para más adelante tener el suyo.

Esta hazaña lo llevó a madurar muy rápido y experimentar el valor del dinero así como de una inversión.

Con esa actitud llega a los 14 años donde, con 50.000 pesetas reunidas, se compra su primera yegua.

Animal que le fue imposible domar, sin embargo, se mantuvo firme en su sueño y se volvió más testarudo.

Él usó esa frustración para capacitarse más en el área ecuestre y seguir intentando domar un caballo; Esa tenacidad es la que hace que siga adelante y no abandone lo que tanto quería.

De esa manera, marcó su rumbo en la vida y se aventuró a conocer más de cerca a los caballos.

Con el paso del tiempo conoce a Gabriel Pellicer quien le enseña las nociones básicas.

“Es un gran aficionado al mundo ecuestre y ejerció de maestro en el picadero Tres Ríos. Allí empecé a echar una mano a los particulares que acudían”, destacó.

Un salto a la independencia

En el 2010 dio un salto hacia su independencia como domador de caballos.

Por lo que se hizo autónomo para potenciar sus técnicas como adiestrador.

“Fue un auténtico ‘boom’ porque se sucedieron las llamadas”, dijo. 

Recordó que entre las personas que lo llamaron para conocer su trabajo porque estaban intrigados con su técnica, talento y don natural para conectarse con los caballos, estaba Álvaro Domecq.

Álvaro Domecq es un rejoneador y ganadero, cuya familia es apasionada por los caballos y además tenían basta experiencia en dichos animales.

Es decir, esta familia sabía mucho de equinos y competía con ellos en diversos certámenes. Por lo que, la llamada fue algo muy bueno para Toño Serrano.

“No se creía que fuese tan bueno como le habían dicho y al comprobarlo -acudió a la finca para educar un caballo salvaje- me ofreció que me hiciese cargo de su cuadra”.

Desde entonces su nombre se hace conocido en el mundo ecuestre y otras familias también competitivas y conocedoras de caballos lo contactan.

La técnica

Entre esas personas que lo contactan se encuentra nada más y nada menos que Fermín Bohórquez. Gran exponente del hipismo español.

Cuando éste lo vio quedó impresionado. Por lo que su nombre y su trabajo cobraron aún más fuerza y reconocimiento.

De esa demostración es que nace el concepto de: “Al caballo no se le vence, se le convence”, lema que le ha permitido acercarse a estos animales con total libertad y tranquilidad.

Su técnica está basada en una comunicación a través del lenguaje corporal y mental.

El viaje más sorprendente

Como era de esperarse, la forma en que trabaja Toño Serrano hace que quieran conocerlo y por eso, ha viajado a diversos lugares de España presentando su trabajo.

“He estado en Teruel, Huesca, Badajoz, El Rocío… Pero de entre todas mis demostraciones me quedo con una que hice en 2015 en el Algarve portugués”, comentó.

Y es que ese año hizo algo que para todo el público presente era imposible.

Ante él estaba un caballo al que nadie había domado. Era el ejemplar indómito.

Pero, cuando estuvo frente a Toño Serrano, el equino se calmó sorprendentemente y tras 21 minutos, estaba sentado sobre el animal.

 “Los presentes, alrededor de 7.000 personas, se frotaban los ojos”, contó Toño, visiblemente emocionado.

Desde ese momento, se propuso ahondar más en las técnicas de doma y, sostiene, que actualmente busca crear una especie de conexión mental con el animal.

A fin de lograr que este le obedezca y se tumbe al suelo o se arrodille.

Explica que la comunicación que se puede lograr con ellos muy grande.

Por tal motivo, lo han llamado de países latinoamericanos así como de China para que trate con caballos salvajes o de muy mal carácter.

 “Mi intención es seguir progresando hasta diseñar el mayor espectáculo ecuestre del mundo”, apuntó. 

Animales rescatados

Una de las bondades de Toño Serrano domador de caballos salvajes es que a pesar de hacer un gran trabajo, tiene pocos ejemplares en su casa.

Y los que posee son de una procedencia muy clara: Rescate.

Toño Serrano ha rescatado a varios caballos que iban rumbo al matadero porque sus dueños no los querían.

“Siempre uso el mismo procedimiento. Me hago cargo de animales que van a ser sacrificados porque sus dueños no han sabido aprovecharlos. Creen que no son válidos cuando no es así”, matiza, lamentando la “bestialidad” de determinados seres humanos.

Zaragoza es esa tierra que tanto ama Toño, por lo que dar un espectáculo allí es muy especial. Y, en este sentido, sueña con organizar un acto multitudinario junto a la Federación Aragonesa de Hípica.

El show de doma natural de Toño Serrano llama la atención porque no involucra maltrato hacia el caballo.

Todo lo contrario, pretende generar una conexión con el animal, a partir de una comunicación corporal y mental, no en vano algunos le dicen, el encantador de caballos.

Precisamente esa técnica que conlleva una especie de hipnosis es lo que le ha dado un plus a la carrera de Toño, quien busca que el caballo y él se conecten de una forma especial.

Al punto que hasta el caballo más salvaje se pueda relajar y responda con tranquilidad al entrenamiento de doma.

Toño Serrano ha tranbajado muy duro para estar donde está.

Siempre cuando se le pregunta por sus inicios, cuenta que tuvo que trabajar recogiendo caracoles, para poder pagarse el poni.

Ese trabajo constante, apasionado y complejo es  lo que hoy día ha formado los valores en su vida y generación.

“Me baso en los atributos naturales del caballo, en su base real, que es algo que la gente no suele conocer”. Incluso los profesionales del mundo equino, asegura. “No conocemos ni un 5 por ciento de un caballo”, asegura.

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.gustavomirabal.es/

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code