Rafaelel Alberti y el arte ecuestre

El poeta español Rafael Alberti, reconocido como uno de los más grandes poetas  del literatura españoles, escribió poesía vinculada  con el arte ecuestre.

Rafael Alberti y el arte ecuestre se fusionan en una expresión única de la cultura española, donde la belleza poética galopa en versos extraordinarios…

Algunos versos del poema de Rafael Alberti

“Quién no los ve y a quién no les extasía / vuestro rítmico paso, vuestra pura, / perfecta nitidez, vuestra mesura, / vuestro sentido de la geometría? / Sois las medidas, exaltadas luces / que brotan de los campos andaluces”

Sólo el arte nos salva

Caballos, danza, música, jinetes, unidos en un sentir que los mueve, al compaz de las melodías, con la emoción que sólo se alimenta  con el arte. Hemos visto muchos espectáculos y éstos de la danza ecuestre nos conmueven particularmente. No sabemos por qué razón tan especial nos mueven tanto y recordamos que alguien dijo alguna vez que “sólo el arte nos salva”. Creemos que esto es verdad. Lo creemos porque independientemente  de todas las adversidades, de todos los duelos, de todas la tragedias personales y universales, es en el arte y conel arte donde logramos palsmar los sentimientos, donde podemos hacer catarsis y compartir estas emociones.

Ver la danza de los caballos, observar la fusión emocional que se establece entre jinete y animal, danzando, crerando figuras y coreografías, tal como si dibujaran el mundo en su expresión nos produce una reacción dfícil de describir.

Nos produce ternura, nostalgia y alegría  al mismo tiempo. Este es el fin primordial del arte: emocionar, mover la fibra interior  de quien se acerca, de quien lo conoce. El arte problematiza, conmueve,  nos hace preguntas, nos golpea, nos fascina.

 

Rafael Alberti, poeta de la generación del 27

 

Rafael Alberti fue uno de los poetas más reconocidos de la Generación del 27. Su activismo político le obligó a exiliarse hasta el comienzo de la democracia en España. En 1927, con ocasión del tricentenario de la muerte de Luis de Góngora, aquel grupo de poetas decide rendir un homenaje en el Ateneo de Sevilla al maestro del barroco español. Aquel acto supuso la consolidación de la llamada Generación del 27, protagonista de la edad de plata de la poesía española.

 

Batalló y a galope constante luchó por transformar  su realidad. A continuación, algunos  de sus poemas:

A galopar

Las tierras, las tierras, las tierras de España,
las grandes, las solas, desiertas llanuras.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
al sol y a la luna.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
A corazón suenan, resuenan, resuenan,
las tierras de España, en las herraduras.

Galopa, jinete del pueblo
caballo de espuma
¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
que es nadie la muerte si va en tu montura.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo
que la tierra es tuya.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

Metamorfosis del clavel

Al alba, se asombró el gallo.

El eco le devolvía
voz de muchacho.

Se halló signos varoniles,
el gallo.

Se asombró el gallo.

Ojos de amor y pelea,

saltó a un naranjo.
Del naranjo, a un limonar;
de los limones a un patio;
del patio, saltó a una alcoba,
el gallo.

La mujer que allí dormía
le abrazó.

Se asombró el gallo.

 

VEN

Ven, mi amor, en la tarde de Aniene
y siéntate conmigo a ver el viento.
Aunque no estés, mi solo pensamiento
es ver contigo el viento que va y viene.

Tú no te vas, porque mi amor te tiene.
Yo no me iré, pues junto a ti me siento
más vida de mi sangre, más tu aliento,
más luz del corazón que me sostiene.

Tú no te irás, mi amor, aunque lo quieras.
Tú no te irás, mi amor, y si te fueras,
aún yéndote, mi amor, jamás te irías.

Es tuya mi canción, en ella estoy.
Y en ese viento que va y viene voy,
y en ese viento siempre me verías.

Rafael Alberti y el Arte Ecuestre

Poeta y poesía ecuestre, acompañada  de palbras, de versos, de emociones. Galopando en un sol sentir, en expresión unívoca, en canto y lanto, en alegría y nostalgia. Es galopar por la tierra andaluz, conociendo su paisaje y sintiendo el brío de sus caballos.

De frente o de perfil, blancos…Inocentes. Así define los caballos Rafael Alberti, en el inicio de su poema dedicado a la Escuela andaluza de Arte  Ecuestre. Así humaniza y llena de vida  al mundo equino, imprimiendo característcas que nos ponen en contacto con la inocencia, con la ternura que provocan estos animales, que  no pocas veces logran conmovernos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.es/pin/642114859350359734/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.facebook.com/492119137931001/posts/545764639233117/
https://www.wattpad.com/story/129398546-g-c-farm-gustavo-mirabal-castro-en-venezuela
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code