El Caballo como coterapeuta

¿Terapia con Caballos?

En la vida diaria se pueden presentar dificultades económicos, familiares, laborales, conyugales, de salud, así como muchas otras. Ante estos inconvenientes, tenemos dos opciones flaquear o buscar soluciones. En este sentido, les tengo excelentes noticias. La naturaleza a través de sus plantas, elementos, animales, etcétera, nos ofrece una gama de oportunidades para enrumbar o mejorar dichos problemas. He aquí la razón del caballo en esta entrega.

Enfocando la terapia en los animales, existe un mamífero, herbívoro, de gran porte, imponente, cuello largo y arqueado, poblado por largas trenzas, científicamente denominado: Equus ferus caballus, pero que todos lo conocemos simplemente como el caballo.

caballo como coterapeuta

Persona con discapacidad relacionándose con el caballo.

Utilidades preciadas del caballo

El caballo, además de utilizarse como medio de transporte o para competencias, puede ser un gran terapeuta complementario (sin sustituir otros tratamientos). Se ha comprobado sus múltiples beneficios. Se dice que Hipócrates (padre de la medicina), aproximadamente por el 460 a.C. recomendaba la equitación, para mejorar el ánimo de quienes no se podían curar.

Este tipo de terapia es llamada hipoterapia, equinoterapia o terapia asistida ecuestre, que es utilizada por algunos profesionales de la salud (psiquiatras, fisiatras, fisioterapeutas) con el propósito de contribuir a la rehabilitación neuromuscular, psicológica, cognitiva y social; en niños, adolescentes así como también en adultos, empleándose el caballo como herramienta terapéutica.

Equinoterapia

Según expertos, la equinoterapia es una terapia integral recomendada para personas con discapacidad intelectual o física. Para el caso de discapacidad física se desarrollará más el plano de la monta; y en el de las discapacidades intelectuales en aportar estímulos positivos.

La Asociación Salmantina de Equinoterapia (ASADE), manifiesta  que los efectos del caballo en personas con cualquier tipo de discapacidad son tan positivos que demuestran pequeños avances en este padecimiento. La terapia favorece la independencia, seguridad, movilidad y el equilibrio.

El caballo aporta su calor corporal (entre 37° y 38°C), que es superior al del ser humano (entre 35 y 37 °C), permitiendo la relajación de la musculatura y los ligamentos. Además, por el impulso rítmico que transmite este hermoso animal en su forma de caminar o trotar beneficia a que la musculatura se contraiga para dar tonicidad a los músculos, siendo positivo además para el equilibrio y la estabilidad del tronco y la cabeza.

Terapeutas de la ASADE advierten que como el caminar del caballo es casi igual al del ser humano, la equinoterapia ejercita la locomoción tridimensional porque, cuando una persona con discapacidad no puede caminar o camina con dificultad, al montarse sobre el caballo, el cerebro entiende al mismo ritmo como si estuviese caminando. Este proceso, con tiempo y práctica, se graba en las neuronas y el paciente va consiguiendo la estabilidad propia de la cadera y el equilibrio encima del cuadrúpedo.

En este orden de ideas, la terapia con caballos resulta muy útil, además de los beneficios arriba señalados, existen muchas otras razones para apoyarla, ya que ayuda a:

  1. Controlar las emociones, aportando confianza y seguridad en sí mismo.
  2. Fomenta el control del estrés.
  3. Favorece el trabajo en grupo, potenciando las capacidades de gestión y el liderazgo.
  4. Contribuye a mejorar la empatía.
  5. Favorece la relación del paciente con otras personas fuera de su círculo social, laboral o escolar y familiar.
  6. Aumenta el amor, el respeto y el cuidado de los animales.
  7. Se refuerza valores como la responsabilidad, el compañerismo, la amistad.
  8. Estimula el desarrollo cognitivo y la memoria.
  9. Favorece la comunicación no verbal.

Para finalizar, si desea emplear este tipo terapia alternativa, se recomienda la asesoría de personal capacitado para que no vaya a producir efectos contraproducentes. Es necesario identificar claramente el problema que se quiere mejorar, corregir o mitigar; sin descuidar la preparación, cepillado, higiene, control, alimentación del caballo.

Fuentes consultadas:

Si deseas leer artículos similares visita: http://www.gustavomirabal.es/equinoterapia/introduccion-a-la-equinoterapia/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code