Lesiones tras caídas de caballo

Lesiones tras caídas de caballo

lesiones

Caerse de un caballo no es cosa sencilla, hay quienes han perdido la vida tras caerse de uno.

Sin embargo, hoy vamos a hablar sobre esas diferentes lesiones que pueden haber cuando alguien se cae de un animal como este.

Por ello, hay que tener en cuenta que cuando se monta a caballo hay que tener la indumentaria adecuada.

Y si eres un aficionado, debes contar con ayuda de un experto.

Cabalgar es bueno, agradable y relajante, pero cuando algo sale mal podemos estar frente a un aparatoso momento o quizá la muerte.

No es un juego.

Hay que montar con la protección adecuada y bajo supervisión cuando se hace sólo por paseo.

Incluso jinetes profesionales, con años de experiencia también se han caído alguna vez.

Lesiones tras caídas de caballo

Las lesiones más comunes tras caerse de un caballo son las siguientes:

Rotura de huesos, rotura de las costillas, clavícula o vértebras.

También hay casos en los que las personas llegan al hospital con luxaciones en el húmero por agarrarse de las riendas durante la caída.

Actualmente hay una gran polémica entre si es bueno o no sujetarse de las riendas.

Este acto suele traer consigo lesiones en los dedos y la columna.

Sin embargo, muchos jinetes lo hacen para frenar al animal y evitar golpes en la cabeza.

Incluso, en muchas ocasiones las personas que se agarran de las riendas caen de pie.

Vestuario correcto

Así como el esgrimista lleva su traje especial y su espada, la equitación requiere un vestuario adecuado.

Las botas, los pantalones de montar, guantes, casco y chalecos protectore son elementos vitales que todo jinete o amazona deben llevar al momento de subir a su caballo.

Incluso, para esas competencias al aire libre se sugiere a los atletas que lleven lentes de sol oscuros a modo de proteger sus ojos.

Estimados lectores, el uso de la indumentaria adecuada para la equitación o un simple paseo a caballo es fundamental.

Muchas lesiones que llevan a los jinetes hasta un hospital tienen que ver con accidentes craneales por no usar el casco.

Además de los pantalones y calzado, el casco protege la cabeza durante una caída.

Es necesario tomar conciencia de ello y darse cuenta que no se trata de un lujo sino una necesidad. Un instrumento que puede salvarte la vda.

Sabías qué el no usar el vestuario correcto genera erosiones en las pantorrillas, irritaciones en las piernas y las nalgas, además de traumatismos por golpes en la cabeza, etc.

Cuando los músculos se descompensan

Resulta habitual que cuando una persona practica la equitación ejercite varios músculos.

Sin embargo, hay otros que casi no son usados y tienen a entumirse o descompensarse.

Todo ello acarrea un tipo de lesiones que no podemos dejar por fuera en este listado.

Los abdominales, los glúteos y la espalda son esas zonas del cuerpo  humano que se tonifican con la equitación.

Más, en los jinetes profesionales o habituales, es común encontrar ciertas dolencias derivadas de montar a caballo, especialmente en la zona lumbar. 

Al punto que esos músculos que no se ejercitan o desarrollan causan problemas crónicos de espalda y/o bloqueos articulares en la columna vertebral.

En este sentido, para mejorar esa condición se debe trabajar para aumentar la masa muscular en esas zonas.

Es ahí cuando resulta vital un entrenamiento completo del cuerpo.

Atentos

Los bíceps, flexores de la muñeca y los dedos, los trapecios y los erectores de columna, son las áreas que más se trabajan cuando se monta a caballo.

Por tanto se deberían realizar paralelamente ejercicios que trabajen el tríceps, los extensores de la muñeca y los dedos, los pectorales y los abdominales.

De esta forma se pueden evitar lesiones por descompensación en dichas zonas de nuestro cuerpo.

Otras zonas que se maltratan

A continuación les contamos cuáles son las otras partes que se maltratan practicando la equitación y que por tanto hay que estar alertas.

Las rodillas

“La postura en plie junto a llevarlas pegadas al cuerpo del animal, hace que los ligamentos sufran”, refiere el portal noticaballos.com

Por eso es importante hacer ejercicios de calentamiento, estiramiento antes de subirse al animal así como después de culminar la jornada.

Músculos de las piernas

“Los aductores de los muslos debido a su uso para sujetarse y manejar al caballo, pueden sufrir bastante y producirse roturas fibrilares”.

“Los músculos de los gemelos y el tendón de aquiles, según como se use el estribo, pueden lesionarse”, dice una publicación en noticaballos.com

Las caderas

Debido a la apertura de piernas necesaria para montar a caballo y dependiendo del golpeteo que sufra el jinete, puede llegar hasta luxar las caderas en ciertas ocasiones.

A pesar de todo, no podemos pensar que la equitación es mala o que no aporta beneficios físicos al cuerpo, lo que pasa es que como todo deporte requiere de práctica y entrenamiento diario.

Los músculos del ser humano tienen memoria y mientras más los eduques mejor será la respuesta de estos.

Así que no hay que tener miedo de subirse al caballo y comenzar a cabalgar, pasear, competir etc, sólo no podemos olvidarnos de la indumentaria adecuada, del ejercicio previo a la jornada y posterior a esta.

Pueda que resulte agotador o fastidioso pero en realidad si no se trabajan aquellos músculos descritos anteriormente estaremos haciéndonos un daño.

Y de paso un daño innecesario, porque es algo que se puede controlar, educar y mantener.

La disciplina es la clave tanto para domar al animal como para hacer que el jinete crezca en su carrera como deportista.

NOTA:

La salud ante todo. En caso de padecer problemas de espalda es conveniente consultar con un médico antes de practicar equitación.

Paseo aparatoso

Recientemente conocí la historia de una pareja que salió a pasear a caballo en Andalucía, España.

La jornada estaba hermosa, era la celebración de su segundo aniversario de bodas, comieron, festejaron.

De repente, llegó el momento de la sorpresa…

La esposa había reservado un paseo a caballo para ambos.

Cuando llegaron al lugar para dar el paseo todo era romántico, aunque el miedo a caerse estaba presente en el esposo.

A pesar del clima espectacular que los rodeaba y la disposición de la guía para dirigirlos por el sendero, no contaban con el hambre del caballo.

¡Sí! El caballo tenía hambre…

Lo cierto es que cuando emprendieron el recorrido el animal se desenfocó y bruscamente bajó su cabeza para comer pasto.

Esto trajo consigo que la mujer saliera volando por encima del caballo y se lastimara el cuello.

Afortunadamente su espalda, glúteos y cabeza están bien.

Pero sus manos y cuello estaban un tanto adoloridos.

El miedo del esposo se hizo realidad y Revuelo, el caballo que provocó la caída, causó un verdadero revuelo en esta velada romántica que culminó con un chequeo médico y un favorable diagnóstico para la esposa quien había planificado la jornada.

Es importante que después de la caída especialistas revisen a la persona.

Hasta Maddona se cayó

Sí, hasta la cantante de pop Maddona, conocida en el mundo entero, se cayó cuando montaba un caballo nuevo en Inglaterra.

La caída le provocó varias lesiones y tuvo que hacer fisioterapia para recuperar el movimiento de su mano y costillas.

El tiempo que tomó a la “reina del pop” en recuperarse fue de 8 semanas. Tras la caída la cantante se rompería varios huesos.

Entre esos tres costillas, la clavícula y una mano.

El profesor Chris Morán del Centro Médico de Queens, en Nottingham, informó en aquel entonces que esas lesiones son muy frecuentes y que la intérprete estaría bien.

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:

http://www.gustavomirabal.es

http://www.mirabalasociados.com

https://www.globalchampionstour.com/profiles/riders/5665/gustavo-mirabal/gallery/

https://www.globalchampionstour.com/profiles/riders/5665/gustavo-mirabal/ 

http://gustavomirabal.com/

http://gustavomirabalcastro.online/

https://www.instagram.com/gustavomirabal.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

A %d blogueros les gusta esto: